DEPORTES › ARGENTINA PIERDE 2-0 EN LA SERIE SEMIFINAL DE LA COPA DAVIS QUE SE DISPUTA EN LYON

Francia nos tiró al piso la ilusión

Se dio el peor escenario posible. Primero, Juan Mónaco cayó en cuatro sets ante Michael Llodra y, luego, David Nalbandian tampoco pudo ante Gael Monfils, que se impuso en cuatro parciales. Hoy a las 10 jugarán Zeballos–Schwank ante Llodra–Clement.

La ansiada Copa Davis volvió a quedar lejos para Argentina. El equipo pierde 2-0 antre Francia luego de las derrotas de David Nalbandian y Juan Mónaco, y deberá ganar los tres próximos partidos para lograr la hazaña. Para ello, la dupla integrada por Horacio Zeballos y Eduardo Schwank intentará hoy dar el primer paso cuando se enfrente a Michael Llodra y Arnaud Clement, a partir de las 10 (televisan Canal 13 y TyC Sports). La estadística no favorece a Argentina en su intento de revertir la situación en Lyon, ya que nunca pudo dar vuelta una serie con este parcial.

Mónaco perdió el primer duelo 7-5, 4-6, 7-5, 6-3 en tres horas y 22 minutos de juego con Llodra, en un partido de gran nivel. Y el tandilense aceptó luego la derrota. “Está claro que no pude hacer mi juego. Sabía que iba a atacar mucho, siempre lo hace y lo hizo muy bien, demasiado bien, sobre todo cuando estaba arriba en el marcador. Además, sacó perfecto y fue agresivo. No puedo restarle méritos, Llodra fue un justo ganador”, reconoció Mónaco. Asimismo, el argentino aseguró: “Me preparé de la mejor manera y estaría satisfecho si hubiera ganado. Ahora no puedo analizar bien el encuentro, recién perdí y aún tengo demasiada bronca”. “Estoy tranquilo –argumentó Mónaco– porque desde la primera a la última pelota dejé todo de mi tenis y de mi físico para poder ganar el partido.”

En el primer set, el tandilense evidenció un juego intenso y dinámico para intentar contrarrestar el poder ofensivo de su rival, que buscó presionar permanentemente con su servicio y su volea. Mónaco logró quebrar en el tercer game (2-1), pero cuando estaba 4-3, una inoportuna doble falta perjudicó al argentino. El francés, de 30 años, le quebró el servicio, algo que volvió a lograr estando 6-5 arriba, para adjudicarse el primer parcial.

Sin embargo, Mónaco no se de-sanimó y apoyado por el aliento de los hinchas presentes levantó en el segundo set. Con más concentración y con buena selección de golpes, especialmente con sus passing para evitar las subidas del francés a la red, Mónaco quebró el saque de su oponente en el quinto game para sacar una ventaja que terminaría siendo definitiva, y así pudo cerrar el set 6-4 a su favor.

En el tercer parcial, reinó la paridad. Con mucha actitud, Mónaco pudo mantenerse en juego ante un preciso Llodra. La igualdad persistió y cuando parecía que el set iba a definirse en tie-break, igualados en cinco, Llodra resbaló y quedó tendido en el piso agarrándose su tobillo derecho. De todos modos, se recuperó rápidamente y desde entonces todo fue del local, que pudo romper el servicio del tandilense estando 6-5 arriba y cerrar con su saque el set. Llodra continuó con una altísima efectividad en sus golpes, presionando con su saque, y casi sin errores forzados logró cerrar el juego para el delirio del público local.

Más tarde, Nalbandian poco pudo hacer ante la potencia del local Gael Monfils, quien lo superó 6-4, 2-6, 6-4, 6-3, y de esta manera le permite a Francia estar a un sólo triunfo de la acceder a la final. “Nalbandian mete miedo, no sólo a mí, a muchos en el circuito. Pero ya le había ganado dos veces y eso me dio confianza porque él sabe que las corro todas y que golpeo con mucha potencia. Fue mi mejor partido del año”, expresó Monfils.

En el inicio del juego, que se extendió por dos horas y 35 minutos, el francés sorprendió con un rápido quiebre para escaparse 3-0. El argentino logró recomponerse, pero el excéntrico tenista local se apoyó en el fervor de su público y en su potente servicio para quedarse con el parcial por 6-4. En el segundo set, el cordobés Nalbandian pareció herido en su orgullo y exhibió un gran nivel: lastimó de entrada para quebrar y sacar una diferencia (6-2) que le permitió igualar el encuentro.

Pero Monfils no se desmoronó ante la solidez exhibida por el argentino y continuó presionando con su servicio (finalizó con 27 aces contra uno del oriundo de Unquillo). Precisamente, el saque del cordobés no estuvo a la altura de las circunstancias y dos inoportunas dobles falta (hizo ocho contra ninguna de su rival), le dieron al francés una ventaja en el tercer juego, que terminaría siendo definitoria para quedarse con un set clave.

Nalbandian tuvo todo para remontar y forzar un quinto parcial, pero tras adelantarse 3-0 con un quiebre, su concentración disminuyó. Entonces, Monfils asumió nuevamente el control y con su potencia fue demasiado para el argentino, que empezó a tirar muchas devoluciones afuera. El francés ganó seis juegos en forma consecutiva y se quedó con la victoria, para delirio de la mayoría de las 5771 personas que colmaron el ovalado Palacio de los Deportes de Lyon.

Compartir: 

Twitter
 

Un cruce de Nalbandian y Vázquez en el partido. Luego se cruzaron en las declaraciones.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.