DEPORTES › RACING GOLEO 4-0 A SAN LORENZO Y LE GENERO UN GRAN PROBLEMA

De la Academia al Bailando

El equipo de Zubeldía sacó provecho de todos los inconvenientes de su rival y lo aplastó con tantos de Saja, de penal, Cámpora, Gentiletti y Prósperi –ambos en contra–. En el conjunto de Caruso Lombardi se fueron expulsados Gentiletti y Masuero.

San Lorenzo se fue de Avellaneda con muchísimos más problemas que los que ya traía. Es que Racing se aprovechó de todos sus regalos para golearlo 4-0 y consolidarse entre los líderes del certamen. Por el contrario, el equipo de Ricardo Caruso Lombardi dejó una imagen pobrísima, con un penal ingenuo, dos expulsados, Ignacio Piatti lesionado en la primera mitad y dos goles en contra de parte de sus defensores. Para Racing, la ilusión es enorme, luego de haber ganado tres de los cuatro clásicos y todavía le queda enfrentarse a Boca.

De arranque, Racing salió decidido a superar a un adversario temeroso y cauteloso. Lo hizo con la velocidad de Vietto y la habilidad de Centurión como principales recursos. Sin embargo, el primer gol llegó a través de un regalo de Gonzalo Prósperi, que de manera increíble despejó un centro con el codo. El penal lo ejecutó Sebastián Saja, para poner adelante a su equipo. Con la ventaja, Racing decidió retrasarse y se vieron los mejores pasajes de San Lorenzo. Con la insistencia de Jara, el conjunto visitante generó algunas ocasiones, pero no tuvo fortuna para llegar a la igualdad. Por eso, lo pagó carísimo en la segunda mitad.

Es que Racing golpeó de arranque con un gol en contra, que significó un piñazo de nocaut para San Lorenzo. Centurión combinó con Vietto, que mandó un centro bajo al primer palo, donde Gentiletti falló en el cierre y venció a Migliore. Ese tanto trajo un efecto cascada, con un error tras otro de San Lorenzo. Primero fue el propio Gentiletti que tuvo que dejar el partido por un patadón a Vietto. Luego fue Masuero el que falló de manera insólita en el cierre para que Cámpora definiera al primer palo. Y el ex defensor de Gimnasia volvió a equivocarse con una patada a Pelletieri que le valió la expulsión. Claro que todavía faltaba una nueva equivocación, que llegó de Prósperi al querer rechazar un tiro de Vietto que se iba desviado. Ante semejante panorama, Racing no tuvo inconvenientes para sacar una enorme diferencia, que pudo haber sido mayor si se lo proponía. El problema es que lo de su rival era tan pobre que no le permitía lucirse tanto como lo indica el marcador. Igual, a los hinchas nada les importaba y gozaron una noche inolvidable.

A esa altura, lo de San Lorenzo era puro nerviosismo. Todo lo que se había generado en una semana llena de conflictos, quedaba expuesto en el terreno de juego, con una actuación más que llamativa. Habrá que ver cómo seguirá la historia, con un entrenador que se fue en silencio y parece haber roto todo contacto con sus jugadores.

Compartir: 

Twitter
 

Todo Racing festejó una victoria inolvidable, ante un San Lorenzo muy pobre.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared