DEPORTES › DESBARATAN UNA RED DE APUESTAS ILEGALES EN EL FúTBOL

Un tongo de casi 700 partidos

Un sospechoso Argentina-Bolivia Sub-20 de hace dos años estaba arreglado, según denunció la policía europea, con la mira puesta en el árbitro. Un negocio de 8 millones de euros, con sobornos de hasta 100 mil por futbolista.

En diciembre de 2010, el seleccionado argentino de fútbol Sub-20 que por entonces dirigía Walter Perazzo jugó un amistoso preparatorio para el Sudamericano de Perú que iba a jugarse al mes siguiente, contra Bolivia en el estadio de Belgrano, en Córdoba. Curiosamente, un encuentro tan latinoamericano fue dirigido por un árbitro húngaro, Lengyel Kolos. Tan curioso como la serie de decisiones que tomó el referí en el complemento, anulando un gol legítimo de la Argentina por una inexistente posición adelantada, dando tiros de esquina cuando debió cobrar saques de meta y, por último, adicionando 13 minutos al encuentro hasta que solo él vio una mano en el área boliviana y cobró penal. Sergio Araujo, entonces delantero de Boca, anotó el gol y Kolos acabó el partido con la victoria 1-0 de la Argentina. El director de la Europol, Robin Wainwright, anunció ayer que ese extraño partido es uno de los casi 700 encuentros arreglados por una mafia de apuestas ilegales descubierta en Europa. Los partidos sospechados incluyen choques de las eliminatorias para el Mundial y la Eurocopa, encuentros de la Champions League y partidos en Asia central, Sudamérica y Africa.

Los responsables de la investigación desestimaron que algún integrante del equipo argentino hubiera estado implicado. “En el caso del partido entre Argentina y Bolivia la investigación es en Hungría, no significa necesariamente que involucre a un país o selección”, dijo el funcionario, pero aclaró: “Un único partido manipulado puede involucrar a 50 personas en diez países”.

Wainwright habló de manipulaciones “a un nivel nunca visto” en encuentros disputados entre 2008 y 2011. La Europol, que cree que detrás del escándalo de apuestas está un sindicato asiático del crimen, aseguró que hay cerca de 425 implicados entre dirigentes, jugadores y árbitros. “Hay dos partidos de clasificación para el Mundial en Africa y un partido en América central bajo sospecha”, agregó.

Las investigaciones de la Europol duraron 18 meses. “Los jugadores o árbitros que fueron sobornados son sólo los últimos ayudantes.” Los sobornos ascendían hasta los 100.000 euros por partido. “Tenemos pruebas para 150 casos. Las actividades de sobornos de hasta 100.000 euros vienen de Singapur.” En total se pagaron más de dos millones de euros en sobornos a jugadores y dirigentes y las sumas de las ganancias por las apuestas equivaldrían a ocho millones de euros.

Las autoridades que dirigen la investigación tienen 13.000 correos electrónicos entre sus pruebas. La FIFA exigió, dadas las dimensiones del escándalo, mayor colaboración entre las federaciones y las autoridades de investigación. “La manipulación de partidos es un gran problema y no es algo que vaya a desaparecer mañana. La FIFA y toda la familia del fútbol están obligados a luchar en contra, pero no podemos hacerlo solos”, dijo el director de seguridad de la FIFA, Ralf Mutschke.

Compartir: 

Twitter
 

“Hubo manipulaciones de partidos a un nivel nunca visto”, denunció la Europol.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.