CULTURA / ESPECTáCULOS › "NATURALEZA DE LAS OBRAS", DE LA COLECCIóN CASTAGNINO+MACRO

Una selección original

Se trata de un recorrido novedoso para acercarse a la colección del Macro donde alrededor de 4000 piezas están distribuidas en cinco pisos. "Se partió de la utopía de completar un acceso total a la colección", explicó su curador, Javier Villa.

 Por Beatriz Vignoli

"El proyecto de exposición parte de una utopía inicial: el acceso total a la colección", resume Javier Villa, curador de una muestra interactiva de la colección Castagnino+Macro. Titulada Naturaleza de las obras, la muestra permite (hasta el martes 12 de marzo) recorrer en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro) la más original, aleatoria y participativa selección emprendida hasta la fecha sobre la colección (de unas 4000 piezas). Cada piso propone una modalidad diferente de exigir transparencia. "Cada uno de nosotros construye las instituciones que nos representan", dice Villa. Nacido en Buenos Aires en 1978, Villa es licenciado en Artes en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y participó del Programa Curatorial 2010﷓2011 de De Appel Arts Centre, Amsterdam. Es curador independiente, crítico y miembro del colectivo Rosa Chancho.

Pensando en la relación entre el arte y las representaciones de la realidad que el arte (construyendo realidad a su vez) construye, el curador dedica todo el piso 5 a la escultura de Lucio Fontana Muchacho del Paraná (1942), de cara al río a través de los soleados ventanales. Y relata que Guillermo Faivovich inició para esta exposición una investigación histórica sobre la icónica escultura, presentada al XXXII Salón Nacional de Bellas Artes de 1942. Su emplazamiento originario fue allí donde está el bar VIP desde 1978, cuando fue trasladada a las escalinatas del Museo Castagnino. "El emplazamiento temporario en el piso 5 del Macro, único por sus ventanas abiertas al paisaje, recupera la conexión física del muchacho con el Paraná al mirar en dirección al río, como en su emplazamiento inaugural en Rosario, mientras es bañado por una luz natural de similar orientación. Faivovich recupera también la base que ideó Fontana para presentar la escultura en el XXXII Salón Nacional de Bellas Artes de 1942, al reproducirla lo más fielmente posible".

En contraste, las paredes del piso 4 están tapizadas hasta el techo con las obras más dispares. Sin cartelas, la profusión es abrumadora, pero también estimulante. Es como entrar a la casa de un coleccionista loco. El curador usó aquí el algoritmo AL.EX.02, "una nueva versión del algoritmo AL.EX.01, desarrollado en 2008 por la artista holandesa HW Werther, desde las matemáticas y las ciencias de la computación, para la colección de Van Abbemuseum en Eindhoven (Holanda)", explica Villa. Y amplía el concepto: "El objetivo es presentar en un espacio dado todas las piezas de una colección de arte moderno o contemporáneo, menos las excluidas por el propio algoritmo. El poder creativo y explosivo no se centra aquí en la individualidad, sino en la masividad: el hecho de estar uno cerca del otro".

En el piso 3, Faivovich retorna con un proyecto sobre una única obra, trabajando con una investigación que desarrolla desde hace una década sobre una serie de 200 serigrafías impresas en 1982 a partir del óleo Las Reinas (1964) de Roberto Aizenberg. Fue la única ocasión donde el artista aprobó la reproducción de un óleo suyo por medios mecánicos. El objetivo final de Faivovich es la localización de la totalidad de la serie. Lo que se ve en la sala son decenas de copias encontradas en diversas colecciones y reunidas dentro del museo, casi idénticas excepto por alguna variable: el criterio de enmarcado, las distintas huellas del tiempo en diversos hábitats de conservación.

El piso 2 se titula "Colecciones comparadas", y presenta un grupo de colecciones privadas que revelan distintos estilos personales de coleccionismo. Los artefactos que ocupan la sala no son obras de arte sino ediciones coleccionables de todo tipo: latas de bebidas, tarjetas de colectivos, etiquetas de ropa... Cada serie pretende figurar una totalidad de variaciones existentes, en una suerte de caos organizado que en realidad es una selección, es decir: una edición, en la otra acepción (la de editing). Y el curador emite esta inquietante declaración: "Actualmente, las colecciones privadas de objetos de cualquier individuo -tal vez el coleccionar y editar sea una de las tareas más comunes y compartidas por todos﷓, podrían acercarse aún más en su abordaje del mundo a la producción y el pensamiento de un artista contemporáneo que las colecciones especializadas en arte".

"El último piso busca completar la utopía de acceso total", explica Villa en referencia al piso 1, titulado "Oficina curatorial", donde se presenta un método inédito. No sólo el espectador, en cómodos sillones, puede revisar carpetas con documentación de la exposición, los legajos de la colección contemporánea Castagnino+macro y la documentación digitalizada que el museo posee de su acervo; lo más novedoso es que se invita al público a solicitar un turno para acceder materialmente a la obra que desee estudiar, o simplemente ver, con la asistencia de un curador invitado entre aquellas de la colección que se encuentren disponibles. Para ello, se programaron veintiséis sesiones en las cuales el museo se pondrá a disposición del solicitante. Los interesados pueden solicitar un turno, tanto en el museo (dentro del horario de visitas) como de forma digital.

Se pueden ver videos de Liliana Porter, Estanislao Florido y Nicola Costantino. Hay piezas emblemáticas como las cajas de Cepita de Pombo. De rosarinos hay obras muy interesantes de alrededor del 2000 por Rubén Baldemar, Luján Castellani o Andrea Ostera; también un objeto escultórico reciente de Carlos Herrera y otro de Fabiana Imola. Del siglo XX se destacan, en abstracción, Gyula Kosice y Carmelo Arden Quin; en documento histórico, la serie de fotos del funeral de Perón por Sara Facio. El arte político incluye bastante obra de León Ferrari y del grupo platense Escombros. También se puede acceder a una selección de libros de Eloísa Cartonera, donación de Santiago Vega.

Compartir: 

Twitter
 

El piso 2 se titula "Colecciones comparadas", y presenta un grupo de colecciones privadas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.