DEPORTES › EL RALLY SE PUSO ESPECIALMENTE PELIGROSO EN SAN JUAN

Cuidado, que el Dakar muerde

El cuatriciclo de Marcos Patronelli cayó por un barranco y el piloto se salvó de milagro. Fue una jornada de traumatismos de cráneo y fracturas varias, en la que hasta los más experimentados sufrieron la adversidad.

“Fue la etapa más difícil que corrí en toda mi campaña en el Dakar.” Lo dijo ayer el máximo ganador de la historia del rally más duro del mundo, el francés Stéphane Peterhansel, que con once triunfos sobre el lomo arribó ayer a San Juan extenuado y abatido, tras completar la primera etapa de montaña de este Dakar. Unos cuantos de sus colegas, en cambio, nunca llegaron. Como Marcos Patronelli, una de las estrellas argentinas de la prueba, que la sacó bastante barata...

Dos veces ganador del rally, líder de la categoría cuatriciclos, transitaba a 4200 metros de altura, cuando su Yamaha Raptor 700 perdió potencia en una curva y al no poder dominarlo decidió tirarse hacia un costado, al tiempo que su cuatriciclo seguía de largo para caer a un profundo precipicio, sin que el piloto sufriera consecuencias, informó su hermano Nelo.

“Me comió la montaña”, explicó de manera muy gráfica el piloto de Las Flores. “De un momento a otro el motor empezó a quedarse sin oxígeno, por la altura. No tenía potencia, el cuatri no andaba, si no esto no me pasa. El cuatri se fue como un kilómetro abajo”, exageró Patronelli. “Quedó destrozado. No pensé que se iba a romper tanto, es imposible sacarlo de donde quedó”, remató. Pudo haber sido el último Dakar en cuatriciclos para el argentino: “No es momento de decidirlo ahora”.

Otro piloto de cuatriciclos, el cordobés Juan Carlos Carignani, sufrió un fuerte impacto contra la montaña y fue hospitalizado en el Rawson de San Juan, con traumatismo de cráneo, aunque fuera de peligro.

El holandés Frans Verhoeven, un protagonista habitual de la división de motos, se fracturó un brazo luego de una fuerte caída con su Yamaha, camino a San Juan.

El portugués Rubem Faria, uno de los integrantes del equipo oficial y que el año pasado terminó segundo, erró el camino, comenzó a rodar por un valle que no formaba parte de la ruta del especial y allí sufrió una caída inesperada. Fue retirado en helicóptero con un traumatismo de cráneo.

El día anterior, los dos máximos candidatos a ganar la prueba de motos, tanto el francés Cyril Despres como el español Marc Coma, sufrieron sendos golpes en la cabeza, al caerse de sus motos, e inclusive Despres terminó de cruzar las dunas del Nihuil con un fuerte dolor de cabeza.

El piloto santafesino David Tieppo había notado que el manubrio de su moto se sentía un poco flojo tras un cambio para reparar el GPS. Al entrar en la última parte del especial del Nihuil, sobre el lecho de un río seco, encontró piedras muy grandes y ante una maniobra demasiado riesgosa, el manubrio cedió y la moto despidió al piloto. Resultado: fractura de clavícula y de una costilla, que obligó a Tieppo a dejar la carrera.

Recién van tres etapas, quedan diez más. La montaña y las piedras castigaron duramente el físico de motociclistas y cuatriciclistas, aunque los pilotos de autos y camiones tampoco la sacaron barata: Peterhansel pinchó seis cubiertas a lo largo de la etapa y quedó en el quinto lugar.

Compartir: 

Twitter
 

Marcos Patronelli, cuando todavía lideraba el rally.
Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.