DEPORTES › JUEGOS OLIMPICOS DE INVIERNO

Política pura

 Por Tomás Rudich

Desde Sochi, Rusia

Amenazas terroristas, protestas, denuncias y disputas geopolíticas: pocos Juegos Olímpicos estuvieron atravesados por tanta polémica extradeportiva como los de Sochi, pero tras la ceremonia de inauguración de hoy los focos volverán a apuntar a los atletas.

Una fiesta (televisa Espn desde las 13) que se anticipa como imponente en el estadio Fisht dará la bienvenida al máximo evento del deporte invernal, que contará con 12 competencias nuevas y otorgará un record de 98 medallas de oro distribuidas en 15 deportes. “Los Juegos son para los atletas y estamos listos para recibir a los mejores atletas invernales del mundo”, aseguró el alemán Thomas Bach, que vivirá en el balneario ruso su primer gran desafío como presidente del Comité Olímpico Internacional (COI).

Bach espera que el comienzo de las competencias le permita dejar atrás los dolores de cabeza que le generaron los primeros Juegos de Invierno en Rusia, mucho más turbulentos que la apacible Vancouver en 2010. No le resultará del todo sencillo hoy, porque el presidente ruso, Vladimir Putin, hará valer en la ceremonia buena parte de los 51.000 millones de dólares invertidos para los Juegos, una cifra sin precedentes en el olimpismo.

Para el jefe del Kremlin, Sochi 2014 es una apuesta política y hasta personal desde que hace casi diez años decidió crear prácticamente de cero un centro olímpico en la convulsionada y estratégica región ubicada entre el Cáucaso y el Mar Negro, en el extremo sur de Rusia. “Es especialmente lindo ver lo que pasa aquí, porque yo elegí personalmente el lugar”, dijo Putin, que estará acompañado por jefes de gobierno o de Estado extranjeros de más de 50 países, pese a las significativas ausencias de líderes como Barack Obama, presidente de Estados Unidos, su par francés, François Hollande, o la canciller alemana, Angela Merkel.

Las críticas internacionales se multiplicaron tras la firma en 2013 de la cuestionada ley “anti-gay”, que prohíbe la “propaganda de orientaciones sexuales no tradicionales” frente a menores. Las detenciones de opositores y las restricciones a libertades básicas en Rusia también generaron una ola de cuestionamientos de líderes y organizaciones occidentales y politizaron al extremo los Juegos de Sochi.

El deporte también quedó en un segundo plano debido a las amenazas de líderes islamistas chechenos y los atentados que a fines de diciembre mataron a más de 30 personas en Volgogrado, a unos 700 kilómetros de Sochi. Las autoridades aseguran que el inédito despliegue de 40.000 agentes, sin contar la seguridad privada y los helicópteros que sobrevuelan los cielos, no implica la militarización de los Juegos.

Pero Putin querrá evitar a toda costa cualquier desliz, ya que espectadores de más de 200 países seguirán en vivo por televisión las competencias, que se disputarán desde hoy y hasta el 23 de febrero y contarán con una participación record de 87 naciones.

Entre ellos habrá más de 30 atletas latinoamericanos, especialmente de Argentina (que trajo siete atletas), Chile y Brasil, quienes buscarán lograr la primera medalla invernal en la historia de la región.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: afp
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.