DEPORTES › MARCOS MAIDANA BUSCARA LA GLORIA ANTE FLOYD MAYWEATHER

Lo quiere bajar del pedestal

El santafesino enfrentará esta noche al mejor pugilista del momento, en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, por la unificación de los títulos welter de la Asociación y del Consejo Mundial. El estadounidense es el gran favorito.

 Por Daniel Guiñazú

Cuando en los relojes del país se haga la una de la madrugada del domingo, millones de argentinos estarán imantados delante de las pantallas de televisión y la expectativa popular tocará su punto más excitante. A esa hora, y sobre el ring del MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, el estadounidense Floyd Mayweather (66,224 kilos) y el santafesino Marcos René Maidana (66,400) darán inicio a una de las peleas más esperadas de los últimos años (y quizá de la historia del boxeo nacional). Estará en juego la unificación de los títulos welter de la Asociación (que ostenta Maidana) y del Consejo Mundial (que porta Mayweather). Y desde las 22, transmitirán la TV Pública y Space.

Pero habrá mucho más que ese par de cinturones sobre el cuadrilátero. Mayweather es, sin ninguna duda, el mejor boxeador libra por libra de la actualidad. Y pocas veces un pugilista argentino se ha enfrentado con el número uno del mundo cuando éste se encuentra en su momento más elevado. Luis Angel Firpo ante Jack Dempsey en 1923, Oscar Bonavena frente a Muhammad Ali en 1970, y Juan Domingo Roldán con Marvin Hagler en 1984 constituyen los tres únicos antecedentes de enfrentamientos en el máximo nivel. Por eso, e independientemente de lo que suceda, esta pelea entre Mayweather y Maidana ya ocupa su merecido lugar en la historia.

¿Tiene chances reales el santafesino de terminar con los brazos en alto? ¿O su victoria es más una expresión de deseos que una posibilidad concreta? Hay que decirlo antes y con la mayor honestidad posible: Mayweather es amplísimo favorito a la victoria. Supera a Maidana en casi todas las variables susceptibles de ser analizadas en la previa. Es más veloz mentalmente y también de brazos y de piernas, mucho más creativo, tiene infinidad de recursos y variantes de pelea, es sólido en las tres distancias y cuenta con una fortaleza mental capaz de convencer a sus rivales de la derrota mucho antes del final de la batalla.

Sin embargo, no pega. O pega justo y no más que eso. De hecho, de sus últimas diez peleas, apenas al inglés Ricky Hatton (GKOT 10) y al californiano Víctor Ortiz (GKO 4) les ganó antes del límite. Y precisamente allí radica la única diferencia que Maidana tiene a su favor. Aunque como welter, en el primer nivel ha noqueado mucho menos que como welter junior, su categoría originaria, el Chino tiene dos manos demoledoras capaces de hacer mucho daño cada vez que lleguen. Y esa será su exclusiva apuesta de victoria. Si boxeando Mayweather resulta insuperable, habrá que ver qué es lo que sucede si los hechos lo obligan a ponerse a pelear.

En concreto, las chances de Maidana pasarán por hacerle sentir pronto a Mayweather el poder de fuego de sus puños. Tiene 36 minutos para conseguirlo. Pero acaso en los primeros 12, los cuatro asaltos iniciales, estarán concentradas las mayores posibilidades de éxito. Algo por el estilo ocurrió en la noche del 14 de diciembre pasado ante Adrien Broner en San Antonio (Texas): Broner lo superaba en casi todo. Pero apenas a los 21 segundos de la vuelta inicial, Maidana le aplicó un cañonazo de derecha que le movió la estantería y le cambió los planes. Ya no pudo bailotear, tuvo que plantarse a pelear y en la pelea pura, en el dame que te doy, Maidana fue irresistible. Lo derribó dos veces, le ganó por puntos, le quitó el título, lo dejó sin invicto y lo mandó al hospital. Bingo.

¿Y si esa mano salvadora no llega? Ahí habrá que ver qué proyecto de combate tiene preparado Robert García, el competente entrenador de Maidana. Y qué respaldo atlético fue capaz de procurarle Alex Ariza, su preparador físico. La idea es que el Chino siempre esté ahí cerca, con piernas ágiles para el avance, y que trate de arrinconar a Mayweather para conectarle sus manos cruzadas a la cabeza o sus poderosos ganchos al hígado. No se sabe cuál es la capacidad de resistencia del estadounidense porque, en verdad, nunca debió resistir ni sufrir. Siempre ganó sus peleas con holgura y mayor o menor lucimiento. Pero siempre, también, hay una primera vez.

Lo cierto es que en la pelea larga, a medida que vayan pasando los rounds, irán creciendo las posibilidades de Mayweather en la misma medida en que se irán achicando las de Maidana. El Chino no tiene talento ni variantes ni rapidez para hacer otra cosa. Deberá salir a poner una mano que, si no lo voltea a Mayweather, al menos cambie la ecuación. Si eso sucede y termina la noche de Las Vegas con los brazos en alto, Maidana no sólo habrá logrado una victoria épica, la más importante de su carrera: también habrá conseguido el triunfo más notable del boxeo argentino en su extensa y gloriosa historia.

Compartir: 

Twitter
 

Los dos boxeadores pasaron por la balanza y dieron el peso permitido para la categoría.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.