EL PAíS › SCIOLI Y MASSA BUSCAN AVANZAR CON SUS ALIANZAS PARA LAS PRESIDENCIALES

En busca de socios para 2015

El gobernador bonaerense apuesta a su buena relación con muchos de sus colegas peronistas para consagrarse candidato en las primarias. El líder del Frente Renovador apunta a dirigentes que pretenden derrotar a los oficialismos en cada distrito.

 Por Nicolás Lantos

Sergio Massa y Daniel Scioli, instalados como presidenciables, están dedicados a sus armados territoriales.

Media docena de precandidatos presidenciales de todo el arco político buscan instalarse para llegar al 2015 bien posicionados; pero hay dos figuras que parecen tener ese problema resuelto y ya se dedican a trazar el armado territorial: el gobernador bonaerense, Daniel Scioli (Frente para la Victoria), y el diputado nacional Sergio Massa (Frente Renovador) enfrentan dos escenarios muy distintos, pero ambos ya están abocados a construir la red de alianzas que eventualmente pueda depositarlos en la Casa Rosada.

Scioli tiene un escollo antes de las generales: las primarias del PJ/FpV, en la que ya se anotaron otros gobernadores, ministros del gabinete nacional y autoridades legislativas, una lista que suma nuevos aspirantes cada semana. El bonaerense apuesta a su buena relación personal con muchos mandatarios del interior para garantizarse el apoyo que le permita imponerse en esa instancia; en este armado, el ex motonauta ya cuenta con tres piezas estratégicas.

Primero se garantizó el apoyo de José Luis Gioja. El sanjuanino es uno de los patriarcas del justicialismo profundo y sus gestiones acercaron a otros mandatarios provinciales. Esto se verá plasmado la semana que viene, cuando Scioli asista como invitado a una cumbre de gobernadores de provincias mineras en Catamarca. Allí, además de Gioja, lo recibirán la anfitriona Lucía Corpacci y el riojano Luis Beder Herrera.

A ese encuentro también asistirá el mendocino Francisco “Paco” Pérez, segunda pieza clave de la estrategia sciolista. Su compromiso con la campaña del bonaerense es total: esta semana, durante la apertura de las sesiones ordinarias, Paco ingresó a la legislatura rodeado de carteles naranjas con la leyenda Scioli 2015. Sin reelección en su provincia, se perfila como un personaje clave de una eventual gestión de Scioli y apunta a robarles votos a otros gobernadores jóvenes como Sergio Urribarri y Juan Manuel Urtubey.

La tercera pata es José Manuel de la Sota. El cordobés, enfrentado al gobierno nacional, mantiene sin embargo una fluida relación con su par bonaerense. El plan de Scioli (compartido por la mayoría de los referentes peronistas) es reincorporar a través de las PASO a la mayor parte de peronistas disidentes que permanecieron en la oposición la última década: las negociaciones con De la Sota avanzan en ese sentido. El 12 y 13 de mayo ambos compartirán una disertación en la Fundación Mediterránea.

En tanto, Massa cuenta con otras dificultades en su armado, pero también con una ventaja no despreciable: su liderazgo en el Frente Renovador no deberá ser refrendado en las PASO y puede concentrar todos sus cañones en octubre, donde –además– él se ve ganador en cualquier escenario de segunda vuelta. Entre sus obstáculos aparece la dificultad para establecer alianzas con dirigentes que tengan arraigo territorial, que se acentúa a medida que el peronismo y el Frente Amplio Unen consolidan sus armados, acotando la lista de posibles aliados del ex intendente de Tigre.

Es el caso de radicales como el intendente de Córdoba, Ramón Mestre, y el diputado tucumano José Cano, los dos aspirantes a gobernar sus distritos desde 2015. Ambos están en tratativas con Massa, pero las negociaciones se enfriaron a partir del lanzamiento de la alianza que integra la UCR a nivel nacional. Lo mismo sucede con figuras del peronismo (intendentes del conurbano, gobernadores disidentes y no tanto) que no terminan de concretar su sociedad con el FR y en algunos casos, como De la Sota o el santacruceño Daniel Peralta, están cada vez más lejos.

Todos estos casos se definirán sobre la hora, a favor del que llegue con mejores perspectivas de éxito, pero las cartas de Massa no son mejores que lo que eran en octubre, después de su victoria en las elecciones de medio término. Con este panorama en mente, el diputado apuesta a apoyar “challengers” que apunten a derrotar a los oficialismos en cada distrito y no tengan juego en sus propios espacios. La preocupación principal de sus asesores es que el FR no llegue a hacer pie en el interior y, como ya le sucediera al jefe de gobierno porteño Mauricio Macri con el PRO, quedar confinado a dos o tres distritos, dinamitando sus chances de llegar a una segunda vuelta.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.