DEPORTES › RIVALDO, RONALDO, RONALDINHO GAUCHO...

Buenos muchachos

La selección de Brasil que formó Luiz Felipe Scolari es dócil, de carácter débil, al punto que la prensa local la llama “La gran familia”. El técnico borró a los jugadores conflictivos –Romario, Djalminha, Edmundo– y la apuesta es ganar el mundial con un equipo de blandos...

 Por Ariel Greco

Se aseguró su plaza en el mundial recién en la última fecha gracias a una victoria en casa ante Venezuela. En dieciocho partidos de Eliminatorias Sudamericanas utilizó tres técnicos –Wanderley Luxemburgo, Emerson Leao y Luiz Felipe Scolari– sin que ninguno le pudiera brindar un funcionamiento acorde con su historia. Durante la clasificación perdió en Argentina, Uruguay, Ecuador, Paraguay, Chile y Bolivia, y no pudo ganarles como local a Uruguay y a Perú. Sin embargo, ¿se puede menospreciar a un equipo que entre sus integrantes cuenta a Rivaldo, Ronaldo, Roberto Carlos, Cafú o Emerson? Más allá del oscuro presente y de su irregular campaña en las Eliminatorias, Brasil mantiene un potencial de jugadores capaces de despertar en cualquier momento. Por eso, a pesar de la coincidencia casi general de que el conjunto que dirige Scolari no atraviesa un buen momento y que muchos no lo colocan entre los posibles candidatos, Brasil sigue siendo un rival de cuidado al que no se debe subestimar. Por más que a esta altura todas sus noticias giren en torno de la ausencia de Romario, de la bronca de los torcedores, de los caprichos de Scolari o los rezos por las rodillas averiadas de Rivaldo y Ronaldo.
Durante meses, todo Brasil estuvo pendiente de la convocatoria de Romario. Desde los hinchas comunes hasta personalidades de la política -no sólo brasileños– pidieron por la presencia del goleador. El técnico debió soportar burlas televisivas, pedidos extremos y hasta una “apretada” de un grupo que lo rodeó cuando salía de la Confederación Brasileña de Fútbol luego de haber entregado la nómina definitiva. Por eso, cuando a principios de esta semana se confirmó la ausencia de la lista de 23, las críticas hacia el entrenador no cesaron. “Enemigo público número uno” o “Scolari le declaró guerra a la hinchada brasileña”, fueron algunos de los títulos de los diarios de Río de Janeiro. Hasta la madre del astro expresó su queja: “No tiene corazón”, aseguró Doña Lita, que también advirtió: “Al final veremos quién tenía razón”. Incluso algunos medios ya lanzaron su sentencia. “Si no gana la Copa del Mundo, la selección volverá al país sin entrenador”, publicó Lance!
De acuerdo con el análisis de los medios brasileños, la lista de Scolari tiene que ver con una exhibición de poder que intentó brindar el entrenador, para mostrarse como el verdadero y único líder del grupo. El técnico evitó llevar a jugadores conflictivos, cuyos casos paradigmáticos son el propio Romario y Djalminha, que perdió su lugar luego de que le pegara un cabezazo a Javier Irureta, su técnico en La Coruña. “La selección estará integrada por buenos muchachos”, destacó O Globo, mientras que Lance! la bautizó “La gran familia” por las bajas de los futbolistas problemáticos. Tampoco estará Mauro Silva, a quien Felipao nunca le perdonó que, literalmente, se bajara del avión antes de la Copa América de Colombia. Es por ello que el liderazgo de carácter que en equipos anteriores ejercían Dunga o el propio volante de La Coruña ahora quedó vacante, siendo el propio entrenador el referente principal en ese rubro.
Pero los problemas de Scolari no se limitan a la exclusión de Romario. El técnico tampoco convenció con su sistema de juego. Su idea revolucionaria de plantar el equipo con tres zagueros y dos laterales más adelantados sumados a la mitad de la cancha no convence ni a la prensa ni a los hinchas, acostumbrados a los tradicionales marcadores de punta brasileños. Como los resultados no se le dieron en la medida esperada, las críticas surgieron con una acidez inusitada. “Nunca vi ese esquema funcionar en Brasil. Felipao va a tener que trabajar mucho para no dejar vulnerable al equipo”, aseguró Zico, un histórico de la selección. Y en el mismo sentido surgieron los cuestionamientos de Pelé y Tostao, entre otros. Luego de todas las pruebas que llevó a cabo durante las Eliminatorias, Scolari ya tiene en la cabeza el equipo que debutaría en Ulsan, Corea, ante Turquía, el 3 de junio. Tras su cortocircuito con algunos históricos y varios aciertos con los jóvenes que sumó, formó un equipo que mezcla calidad, fuerza, experiencia y juventud. Incluso, en los últimos amistosos –victoria ante Yugoslavia, goleada ante Islandia, empate ante Portugal–, ya dejó algunas muestras de su potencial. Esa mejoría llevó a que varios jugadores recuperaran su confianza. “Las Eliminatorias fueron atípicas, pero ahora el momento es otro. Noto en Europa, particularmente en Francia, que volvimos a ser respetados”, remarcó Ronaldinho.
A pesar de haber llegado a dirigir al Scratch, Scolari nunca condujo a un equipo de Río de Janeiro, lo que le genera cierto recelo entre los cariocas. Su primera experiencia fue en el Criciuma, un pequeño club de Santa Catarina. Luego, los exitosos pasos por Gremio y Palmeiras, con los que ganó la Copa Libertadores, antes de hacerse cargo del Cruzeiro, equipo que dirigió hasta que asumió en la selección. Habrá que ver cuál es su destino si no consigue el penta...

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.