DEPORTES › DISTURBIOS EN LA VENTA DE ENTRADAS DEL SUPERCLASICO

Para los líos no hay verano

La expectativa por ver el primer River-Boca del año generó desbordes frente a las boleterías. Ya no hay populares.

En medio de corridas, tumultos, gritos, desmayos y hasta disparos al aire de balas de goma por parte de la Policía Bonaerense, se agotaron ayer, en menos de tres horas, las populares para el primer superclásico del año, que se jugará mañana en el estadio José María Minella, en Mar del Plata. Las entradas que salieron a la venta a un valor de 15 pesos alcanzaron después, a través de la reventa callejera, valores de entre 60 y 100 y eran ofrecidas anoche por Internet a 70 pesos la unidad. Por la tarde, se agotaron las plateas.

Fue caótica la mañana para quienes fueron a comprar sus entradas populares en las boleterías del estadio mundialista de Mar del Plata. Aunque los incidentes fueron menores, no faltaron los empujones, los forcejeos y las corridas, sobre todo cuando llegaron a los playones de expendio la mayoría de los hinchas de Boca y River, quienes se sumaron a aquellos que habían pasado la noche en las inmediaciones del estadio para hacer las colas desde las primeras horas de la mañana.

En el puesto norte, sobre la calle Canosa, donde se vendieron las entradas para los simpatizantes de River, el desarrollo del expendio fue más tranquilo que en el puesto sur, en la entrada general del estadio, sobre la avenida de las Olimpíadas, donde se concentraron los hinchas de Boca.

En ese sector, la policía debió reforzar la seguridad porque los hinchas se apretaban contra los muros donde están instaladas las ventanillas. Recién cerca del mediodía los efectivos de la policía, con ayuda de la Brigada de Infantería y la División Montada, lograron separar a los que recién llegaban de los hinchas que estaban apostados desde más temprano.

El problema no fue sólo para llegar a las boleterías, también se complicaba la salida para aquellos que las conseguían, ya que faltaban vallados para asegurar una retirada sin problemas; en algunos casos, los hinchas debieron treparse por arriba de las ventanillas para salir de la zona conflictiva. En las boleterías sólo se vendieron hasta dos populares por persona, pero cerca del estadio las generales eran revendidas a valores muy superiores, entre 60 y 100 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Mucha expectativa y poca organización. Clima para el desborde.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.