DEPORTES

El regreso no es fácil

 Por Adrián De Benedictis

La Selección Argentina volverá a reencontrarse el lunes próximo en el predio de Ezeiza, con la responsabilidad de exhibir algo del juego que se le reclama. La cita será tres días más tarde nada menos que frente a Brasil. Las incomodidades históricas que mantienen los conductores de los conjuntos sudamericanos, en relación con el poco tiempo de trabajo con sus futbolistas, sigue siendo un punto en contra para Argentina. Como la gran mayoría se desempeña en el exterior, Gerardo Martino, en las pocas horas que tendrá para trabajar con ellos, buscará plasmar algo de su idea.

A diferencia de lo que sucedió en la Copa América, donde el técnico estuvo más de 15 días previos entrenando con ellos, con un partido amistoso en el medio antes de viajar a Chile, las Eliminatorias no permiten ese margen para tener la tranquilidad del plan aprendido.

Como Martino tiene claro esa situación, seguramente se apoya en nombres que tal vez no están atravesando su mejor presente, pero saben el libreto que intenta transmitir el rosarino. Y así puede ocurrir que salga algo digno adentro de la cancha.

Si se espera que Argentina pueda realizar un fútbol brillante en la cancha de River, y en Barranquilla después, el martes siguiente, se estaría muy alejado de la realidad. Encima, más allá de que aclaró que no se le cruza por la cabeza dar un paso al costado si no consigue una victoria en los próximos compromisos, Martino se juega gran parte de su futuro como líder de estos jugadores.

Con este formato de clasificación, los técnicos son los que quedan en la mira cuando sus equipos no responden de la manera deseada. La particularidad es que en Sudamérica, los grandes como Argentina, Brasil y Uruguay padecen esto en mayor medida. Los siete restantes tienen una situación inversa, debido a que son los menos los que se suman del extranjero, y la base se encuentra en su propio país. Lo cierto es que se encuentran en ligas más competitivas porque son los mejores, pero cuando se insertan en estas Eliminatorias sienten el cambio de manera abismal.

El propio Lionel Messi, sin ir más lejos, no es el mismo cuando se enfrenta a Chile, Bolivia, Perú o Paraguay, por nombrar algunos, cuando arriba sin tiempo de adaptación.

El detalle no es pequeño, mientras el riesgo que tiene el equipo es muy elevado. Argentina no ha podido ganar aún y sólo suma un punto. Y eso Martino lo tiene muy en cuenta.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • El regreso no es fácil
    Por Adrián De Benedictis
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.