DEPORTES

Una rareza de nuestro fútbol

Una rareza de nuestro fútbol

Walter Ribonetto llegó de grande a Lanús y acaba de alejarse con 34 años a Rosario Central. Esta transferencia llamaría la atención en cualquier circunstancia, a no ser porque el zaguero central, hombre clave en el último campeón e integrante de la columna vertebral del equipo junto a Diego Valeri y José Sand, hará una buena diferencia económica.

En Lanús, después de arribar desde una liga de Córdoba y a la edad que muchos ya perdieron las esperanzas de jugar en Primera, cobraba 120 mil dólares por temporada. El club rosarino, jaqueado por las deudas, las pésimas administraciones, una barra brava omnipresente que talla en las decisiones internas y el bajo promedio que avisa la proximidad del descenso, le ofreció al defensor 280 mil dólares, de los cuales ya percibió por adelantado 150 mil. Su ex institución no pudo igualarle la oferta. Y de ese modo, se dio la paradoja de que un jugador campeón, con la chance de disputar la Copa Libertadores, terminó yéndose al equipo que salió último en el mismo campeonato. Una rareza de nuestro indescifrable fútbol.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.