ECONOMíA › AUMENTó LA OFERTA DE HACIENDA EN LINIERS, A PRECIOS MáS BAJOS

Una bravuconada efectiva

Después de que Guillermo Moreno amenazó con aplicar la Ley de Abastecimiento, el mercado de la carne mostró mayor disposición a cumplir los acuerdos. Los frigoríficos, a tono con los códigos del secretario de Comercio, presionan por medidas.

 Por Sebastián Premici

El Mercado de Hacienda de Liniers recibió ayer 7121 cabezas de ganado, un número bajo para un martes, pero mucho mejor que las 1300 del lunes, situación que ayudó a descomprimir las advertencias sobre la aplicación de la Ley de Abastecimiento. Desde algunos frigoríficos señalaron que las insinuaciones sobre el uso de la normativa por parte de Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior, “fueron una simple bravuconada”, mientras que los supermercadistas reconocieron que en Liniers comenzó a pagarse el precio acordado gracias a las advertencias de Moreno.

Entre los exportadores, la situación está dividida: los nucleados en grandes consorcios afirman que las ventas al exterior se abrirían próximamente, cuando el lunes reinaba el pesimismo. Y los más pequeños en términos de representación mencionan en voz baja que si en 48 horas no se abren las exportaciones, comenzarán los problemas con el personal de la carne, sumado a las pérdidas de las 6000 toneladas de la Cuota Hilton que todavía no se despacharon hacia Europa.

En el Mercado de Liniers, los precios se ajustaron ayer a lo acordado entre el Gobierno y el sector. El presidente del mercado, Roberto Arancedo, aseguró que “el ingreso de vacunos se está normalizando” pero aclaró que “habría que actualizar algunos precios” de los 13 cortes populares fijados en la Resolución 38, situación que Moreno no está dispuesto a modificar, al menos en los próximos días. En este contexto, el secretario de Comercio no tiene intenciones de abrir las exportaciones hasta tanto se respeten completamente los precios de la mencionada resolución.

Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria, reconoció ayer que las negociaciones con el campo “van mal porque la semana pasada se firmó un acuerdo para abrir y ampliar las exportaciones de carne, cosa que todavía no ocurrió”. Un frigorífico exportador deslizó ayer –en estricto off the record– que la solución para el sector de la carne sería vedar el consumo interno a un máximo de 60 kilos per cápita por año y abrir completamente las exportaciones, pero aplicando altas retenciones a los 13 cortes populares. Con un agregado: importar asado –desde Uruguay u otro país– a un precio más barato que el que se produce en Argentina. A estas “recomendaciones” se suma la advertencia sobre el incumplimiento de la Cuota Hilton.

“Es una clara operación por parte de algunos frigoríficos, que instalan la especulación constantemente. Ahora existe un cupo para las exportaciones y se quejan. ¿Pero sí aceptarían un cupo para el consumo interno? Eso es lobby”, enfatizaron desde la Secretaría de Agricultura.

Por otro lado, los exportadores concentrados en grandes consorcios aseguraron a Página/12 que la medida de importar carne sólo puede ser excepcional para impulsar los precios a la baja en un momento determinado. “Lo que hay que hacer es garantizar el precio de los 13 cortes populares. Una vez logrado, sí aumentar el cupo de las exportaciones”, señaló a este diario un dirigente exportador.

Mientras los sectores exportadores buscan ejercer su presión –algunos de diálogo más cercano con Moreno y otros más alejados–, la situación en el frente interno pareció tomarse un respiro. Los supermercadistas aseguraron a Página/12 que Coto ya empezó a bajar los precios de la carne, porque habrían aparecido los animales a los precios acordados con el Gobierno. “Parece que las menciones sobre la Ley de Abastecimiento lograron disipar un poco el conflicto”, reconoció un empresario a este diario.

El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, reconoció que hasta el momento no tuvieron inconvenientes con la Ley de Abastecimiento. “Moreno sabe que somos el último eslabón de la cadena, así que no seremos los primeros en ser controlados”, indicó Williams. Sobre el precio de la carne, Williams indicó que “estaba cara desde que comenzó el lockout agropecuario”, pero adelantó que esta semana podrían darse bajas significativas.

Por su parte, Alberto Fantini, presidente de la Federación del Personal de la Industria de la Carne, manifestó que si bien los precios de ganado vivo comenzaron a bajar, todavía no se nota en las carnicerías. “En las reuniones con Moreno todos dicen que sí a los acuerdos que proponen desde el Gobierno, pero después los mismos actores no cumplen con lo firmado. El tema es complicado, de un lado ofrecen poco y del otro no quieren agarrar nada”, resumió el dirigente gremial.

Compartir: 

Twitter
 

La Cámara de Carnicerías de Capital Federal prometió rebajas importantes para esta semana.
Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.