ECONOMíA › FUERTE ACUMULACIóN DE DEUDA EN 2009. LORENZINO EXPLICó CóMO SE PAGA

Preparando la vuelta a los mercados

Vencimientos por más de 30 mil millones de dólares en sólo un año que no asustan al secretario de Finanzas. Ayer defendió en el Congreso el programa de pagos con recursos genuinos y nuevo crédito internacional.

 Por Sebastián Premici

En 2009, el Estado deberá afrontar vencimientos por 33.000 millones de dólares, de los cuales 17.700 millones corresponden a deudas “intra sectores públicos”. De ese total, aproximadamente 9000 millones se cancelarán con superávit primario. Para la otra mitad, el Gobierno especula que con el anuncio del nuevo canje para los bonistas y la postergación de los vencimientos de los préstamos garantizados, ingresarían al país 5000 millones de dólares, como parte del acuerdo que estudian en Economía. Todavía quedarían por resolver alrededor de 3500 millones, que según insinuó ayer Hernán Lorenzino, secretario de Finanzas, podrían cubrirse con la inserción de la Argentina en los mercados mundiales. Tampoco se descartarían el uso de las reservas del Central y del Banco Nación.

“Seguramente habrá una desaceleración económica en los países centrales, producto de la crisis internacional, que tocará de alguna manera a la Argentina. En este sentido, buscamos tener todas las herramientas razonables para cubrir las obligaciones financieras para el próximo año”, aseveró Lorenzino, durante su participación en la comisión de Presupuesto de Diputados.

De la exposición del funcionario se desprendió que todavía no está resuelto todo el financiamiento de la deuda externa con vencimientos previstos para el año próximo. Lorenzino aseguró que si algunas de las previsiones del Gobierno fallasen (por ejemplo la entrada de capitales frescos a partir del nuevo canje con los bonistas), “la solidez del modelo daría una respuesta”. Entiéndase por ello los superávit fiscales, un tipo de cambio competitivo y el nivel de reservas.

Sin embargo, otra herramienta que podría usar el Gobierno es la ampliación de la capacidad de financiamiento del Banco Central al Tesoro, a partir de la modificación a la carta orgánica de la entidad explicitada en el primer DNU firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El otro instrumento es la modificación de la carta orgánica del Banco Nación, prevista en el proyecto de Ley de Presupuesto 2009. “Las necesidades de financiamiento para el año que viene deberían ser cubiertas. Es de uso frecuente que el Central otorgue financiamiento al Tesoro”, agregó Lorenzino.

En 2003, la deuda bruta de Argentina representaba un 138 por ciento de su PBI. En 2007, fue menos del 53 por ciento. Los intereses que se pagaban hace cinco año eran cercanos al 10 por ciento de los recursos del Tesoro. Según Lorenzino, este año serán del 7 por ciento. El stock actual de deuda asciende a los 149.000 millones de dólares. El secretario de Hacienda señaló –como lo hizo anteayer el jefe de Gabinete, tras la firma de la Carta Acuerdo con los bancos Citi, Barclays y Deutsche– que el Gobierno persigue una política de desendeudamiento.

Los diputados de la oposición le remarcaron al funcionario que entre diciembre de 2007 y julio de 2008, la deuda externa aumentó 5400 millones de dólares. “No se ve el desendeudamiento”, afirmó el macrista Luis Galvarisi. La respuesta del funcionario fue que ese aumento se debió a la apreciación del euro, el real y el yen en relación con el dólar.

Sorteando las críticas de la oposición, el funcionario aclaró varias veces que lo que está buscando el Gobierno –desde el anuncio de pago al Club de París y el nuevo canje– es un “nuevo perfilamiento de la deuda para los próximos años”. De ahí la decisión de renegociar el vencimiento de los préstamos garantizados con la emisión de un nuevo bono para 2033.

Otra pregunta que sobrevoló durante su exposición en Diputados fue si era oportuno o no iniciar un canje de deuda en medio de la crisis financiera internacional. “¿Por qué pagar ahora, si no nos apuraba nadie? ¿Por qué tenemos que reconocer nueva deuda en este momento de crisis internacional? –se preguntó Claudio Lozano y agregó–: Evidentemente, existe un gran desafío para lograr el sostenimiento de los superávit gemelos.”

Desde el Gobierno especulan que más allá de la crisis financiera, Argentina podrá “reinsertarse nuevamente en los mercados financieros”. De esa reinserción, esperan poder recibir los 3500 millones de dólares que faltarían para completar el financiamiento del próximo año. Como dato positivo, Lorenzino señaló que en agosto se pudieron ahorrar 400 millones de dólares, a partir de la recompra de deuda que viene haciendo el Ejecutivo desde hace casi dos meses.

Para el sector privado (“para la economía real”, como lo señaló Lorenzino), el Gobierno apuesta a que una vez que se concrete el pago con el Club de París, las empresas privadas encuentren financiamiento a tasas adecuadas. “Vamos a pedirles a las agencias de garantías de los países del Club que, dentro del acuerdo, se mencione el financiamiento para las empresas argentinas a tasas razonables”, concluyó Lorenzino.

Compartir: 

Twitter
 

Hernán Lorenzino, titular de Finanzas, ayer frente a la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja.
Imagen: Martín Acosta
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.