ECONOMíA › EL SENADO CONVIRTIó EN LEY LA PAUTA DE INGRESOS Y GASTOS DEL ESTADO PARA 2009

El Presupuesto pasó por amplio margen

El oficialismo se impuso en la votación por 48 a 14, con el apoyo de radicales K, aristas de Tierra del Fuego y partidos provinciales. Podría ser un antecedente para la ley de AFJP.

 Por Sebastián Premici

El Presupuesto 2009 fue aprobado ayer por 48 votos contra 14. De esta manera, el oficialismo logró imponer su voluntad con la ayuda de algunos aliados, como los radicales K, los senadores del ARI de Tierra del Fuego y partidos provinciales. Este alineamiento anticipa de alguna manera la votación sobre la nacionalización de las AFJP, que ya tiene fecha de sesión para dentro de quince días. El Presupuesto contempla un crecimiento del PBI de 4 por ciento, un superávit fiscal primario de 3,27 puntos, una recaudación de 329.537 millones de pesos, un 16,6 por ciento más que lo presupuestado en 2008. También el Senado aprobó la modificación de las cartas orgánicas del Banco Nación y del Central, para poder utilizar sus fondos –con restricciones en sus montos– en el pago de los vencimientos de deuda del próximo año. Por su parte, la oposición nucleada en la UCR, la Coalición Cívica, el socialismo y el justicialismo disidente votó en contra de la iniciativa, cuestionando especialmente los “superpoderes”, y adelantó que dará un voto “no positivo” al proyecto de nacionalización de las AFJP (ver página 10).

“Claro que nos interesa la caja, pero nos importa tener controlada esa caja, sobre todo en un mundo donde no hay crédito. No hay plata. Por lo tanto, el tema de los recursos es muy importante para poder cumplir con las obligaciones externas, al mismo tiempo que hay dirigentes que bogan para que al Gobierno le vaya mal”, señaló el titular del bloque K, Miguel Angel Pichetto, al cierre del debate. Su mensaje estaba dirigido a las críticas de la oposición, quienes basaron su argumentación en la “caja” recaudatoria del Gobierno.

En la votación en particular, los artículos más cuestionados fueron la delegación de facultades para el jefe de Gabinete y la modificación de las cartas orgánicas del Banco Central y el Nación. Los senadores Pablo Verani (radical K), la chaqueña Elena Corregido (FpV), los justicialistas Juan Carlos Romero, Roberto Basualdo, Carlos Reutemann y Roxana Latorre fueron los que votaron en contra, a pesar de haber dado su apoyo en la votación en general.

El encargado de abrir la discusión sobre la ley de leyes fue el correntino Fabián Ríos (FpV), titular de la Comisión de Presupuesto. “El eje central del Ejecutivo es el superávit fiscal permanente. Esa es una política de Estado, y el bloque de la mayoría sostendrá esa decisión, que le dio mucho rédito a la calidad de vida de los argentinos”, graficó el senador. Mientras hablaba, los ruralistas encabezados por el inefable Alfredo De Angeli y su asesor político Nicolás Mateauda (PRO-Recrear), más la Corriente Clasista y Combativa, intentaban tirar abajo las vallas ubicadas en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos, para ingresar al Senado, situación que produjo incidentes con la policía. En medio del escándalo, hubo tres detenidos que fueron liberados durante la tarde.

Según el Presupuesto aprobado ayer, las exportaciones aumentarán –en relación a este año– 4,6 por ciento, mientras que las importaciones lo harán 6,9. “Es posible que sea así –aclaró Ríos–. Todos los gurúes que decían que el Presupuesto no contemplaba la situación internacional estaban mintiendo. Este es un Presupuesto para guiar la política económica.”

Durante todo el debate, que duró casi 10 horas, el recinto estuvo casi vacío. El ambiente en el Senado, lejos de la exaltación que inundó otros debates legislativos, careció de interés para muchos legisladores. Incluso, varios opositores no asistieron porque estaban fuera del país, como los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso, la porteña María Eugenia Estenssoro (CC) y la justicialista Sonia Escudero.

Así y todo, la oposición hizo oír sus críticas, aunque las propuestas fueron pocas. El primero en abrir fuego fue el radical Alfredo Martínez, quien señaló que el Presupuesto “en vez de avanzar, retrotrae, habilita más caja, más ventanillas para que el jefe de Gabinete maneje los fondos a su criterio”.

A su vez, la UCR criticó la posibilidad de Anses de emitir deuda por 2000 millones de pesos, sumado a la modificación de los estatutos del Banco Central y Nación, que podrán financiar al Tesoro para cubrir vencimientos. Martínez también criticó la ley de coparticipación, porque “no cumple con el 34 por ciento fijado por ley y sólo reparte el 24,8 por ciento (80.000 millones de pesos)”.

Este punto fue cuestionado por otros opositores. El neuquino Horacio Lores, que si bien votó a favor en general, rechazó los artículos referidos a la coparticipación. Romero aseguró que “este Gobierno mantiene una dependencia económica de la Nación, cuando se dice que es un país federal”. El socialista Rubén Gustiniani reclamó por una nueva estructura tributaria y aseguró que la ley de leyes no contempla al crisis financiera internacional, ni la baja en los precios de los commodities ni la devaluación de Brasil y Chile.

Los diferentes funcionarios del Gobierno que asistieron al Congreso se cansaron de señalar que las estimaciones macroeconómicas son conservadoras y ajustadas a la realidad. En cuanto a la recaudación por derechos de exportación e importación, calculados en 60.538 millones, el Presupuesto contempla un precio de la soja de entre los 250 y 300 dólares, cuando ahora se ubica en torno de los 350. Mientras que la recaudación por la exportación de petróleo calculó un barril a 90 dólares, y el precio interno para las refinadoras a 43 dólares, con una recaudación estimada en los 8000 millones de pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Miguel Angel Pichetto, de pie, mira la hora preparando el festejo.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.