ECONOMIA › LA BANCA CENTRAL ESTADOUNIDENSE ANUNCIO OTRO MEGAPAQUETE DE RESCATE AL SISTEMA FINANCIERO

Marche otro billón a ver si revive

La Reserva Federal sorprendió a los mercados con el anuncio de nuevos desembolsos millonarios para ayudar a los bancos y reactivar el crédito. Es 1,15 billón de dólares adicionales. Las bolsas reaccionaron con euforia.

La Reserva Federal (banca central) estadounidense sacudió a los mercados con una noticia de alto impacto: anunció que volcará nada menos que 1,15 billón de dólares adicionales para rescatar al sistema bancario e intentar reactivar el crédito. “Se usarán todos los medios disponibles para promover la recuperación económica”, prometió la entidad luego de la reunión del Comité Federal, encabezada por el presidente Ben Bernanke. La declaración quedó avalada con el impresionante desembolso de fondos que se anticipa para los próximos seis meses. La reacción de Wall Street fue inmediata. Pasó de operar en baja a subir en minutos en sus principales indicadores, que finalmente cerraron con alzas de 1,23 por ciento en el Dow Jones y 1,99 en el Nasdaq.

Los analistas esperaban que la Fed siguiera colaborando en la búsqueda de soluciones a una crisis cada vez más aguda. Suponían que mantendría en mínimos históricos el nivel de la tasa de interés de corto plazo. Cuando se difundió el comunicado oficial con las determinaciones del organismo, los mercados se encontraron con ello y mucho más. En efecto, las tasas de referencia quedaron en el rango de 0 a 0,25 por ciento. Pero la Fed agregó a esa resolución otra medida para abaratar los créditos: resolvió inyectar 300.000 millones de dólares (poco menos que el equivalente al PIB argentino) para recomprar bonos del Tesoro a largo plazo. El objetivo es bajar las tasas de esos títulos, empujando una caída en el costo del resto de los créditos a empresas y consumidores.

A esos 300.000 millones de dólares la Fed le sumó otros 750.000 millones para rescatar valores garantizados por hipotecas. Es un nuevo rescate al sistema financiero, que ya había recibido del organismo 500.000 millones desde fines del año pasado. Los fondos para limpiar los balances de los títulos nocivos basados en hipotecas llegarán entonces a 1,25 billón. El combo de ayer se completó con otros 100.000 millones para auxiliar a agencias financieras también contaminadas por las hipotecas. En definitiva, la Fed lanzó un paquete por 1,15 billón de dólares (300.000 millones, más 750.000 millones, más 100.000 millones).

La jugada generó euforia en las bolsas internacionales. En Wall Street, las acciones del Bank of America subieron 22,3 por ciento, las de Citigroup, 22,7 por ciento, y las de JPMorgan Chase, 7,8. “Los anuncios son positivos porque la Fed demuestra que está decidida a todo y compra todo”, interpretó el analista Cary Leahey, de Decision Economics, comentando la lectura que hicieron mayoritariamente los operadores. A su vez, el rendimiento del bono del Tesoro a diez años cayó desde 3,003 por ciento a 2,533. Bernanke había deslizado el último fin de semana que la Fed intentaría que la tasa de esos papeles descienda a 1,5 por ciento, un nivel inédito.

Más allá del entusiasmo de ayer, la descripción de la Fed sobre el estado de la economía estadounidense es alarmante. “La información recibida desde que el Comité Federal de Mercado Abierto se reunió en enero indica que la economía continúa contrayéndose. Pérdidas de empleos, declinación de activos y valor de las viviendas y ajustadas condiciones del crédito han afectado la actitud de los consumidores y los gastos. Las perspectivas de menores ventas y las dificultades para la obtención de créditos llevaron a los empresarios a reducir sus inventarios e inversiones fijas. Las exportaciones estadounidenses cayeron como consecuencia de que una serie de importantes socios comerciales también cayeron en recesión”, indicó el organismo.

En otro párrafo de su comunicado, sostiene: “En vista del creciente bloqueo económico aquí y en el exterior, el Comité espera que la inflación se mantenga baja. El Comité ve algunos riesgos de que la inflación persista por algún tiempo por debajo de los niveles que favorecen el crecimiento económico y la estabilidad de precios a largo plazo”, completó. Ayer, sin embargo, se supo que la inflación en febrero fue 0,4 por ciento, dato que amortiguó los temores a la deflación.

Compartir: 

Twitter
 

Las operaciones en Wall Street dieron un salto apenas se conocieron los anuncios de la Fed.
Imagen: AFP
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.