DEPORTES › OPINION

De vigilantes y buchones

 Por Diego Bonadeo

Pareciera que Diego Maradona, el mejor futbolista de la historia a quien, como tal, desde casi siempre, se le permitió casi todo, tanto desde el decir como desde el hacer, no haya caído en la cuenta de que, además de ser el entrenador y seleccionador del combinado nacional de fútbol, o sea la cabeza de un colectivo importante en difusión y en dineros, de que a veces los chascarrillos de pícaro de café del tipo de “se le escapó la tortuga” o “hay que respetar los códigos” pueden volverse boomerangs si no se le toma la temperatura al ambiente en el que se dice lo que se dice. Resulta entonces que las cosas –las que no están bien– le pasan a los demás. A los otros “se les escapa la tortuga” y son los otros los que “no respetan los códigos”.

El detonante fue una entrega de un programa de cable de medianoche al que concurrió Maradona y allí cuestionó algunos aspectos de la manera de jugar de Riquelme, sin que ni el representante de Boca Marcelo Palacios ni el de River Gastón Recondo osaran repreguntar ni mucho menos rebatir. A partir de allí, la catarata de sinrazones, con la renuncia de Riquelme a la Selección como único atisbo de sensatez. Inclusive con una mensaje cuasi extorsivo de Maradona a Gorosito, cuando el entrenador de River osó parecerse al parecer de Riquelme que motivó una vergonzosa e innecesaria disculpa del entrenador de River, como para que Maradona no revelara vaya a saber qué cuestión telefónica. Que los portadores de lenguas sueltas se replanteen seriamente si los “códigos” son o no para los mafiosos y si los vigilantes y buchones son o no los que acusan livianamente de vigilantes y buchones a los demás.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.