ECONOMíA › NUEVA SUBA DE LOS TITULOS PUBLICOS, MIENTRAS EL DOLAR PERMANECE ANCLADO EN 3,82 PESOS

Comprar barato volvió a ser negocio

Pese a la fuerte recuperación en los últimos meses, los títulos de deuda pública siguen muy por debajo de su valor nominal. Sin peligro de default a la vista, vuelven a atraer inversores.

 Por Cristian Carrillo

Los títulos públicos continuaron sumando adeptos. La ratificación oficial de una próxima reestructuración de deuda indexada por CER y de un saneamiento de las estadísticas públicas volvió ayer a conducir a los bonos locales a una significativa suba. Entre los más negociados las alzas alcanzaron a más de 4 por ciento, mientras que los nominados en pesos ganaron la carrera otra vez a las especies en dólares. Esta selectividad se explica también por la presunción de que la divisa en la plaza doméstica no sufrirá altibajos que incentiven una cobertura en moneda extranjera.

Alejados los fantasmas de una megadevaluación para después de las elecciones legislativas del mes pasado, el dólar se mantiene anclado y ayer finalizó otra vez en 3,82 pesos. El euro, en cambio, se apreció dos centavos localmente a 5,50 pesos para la venta, colocándose en un nuevo máximo histórico. Por último, el panel de acciones líderes Merval logró un avance de 2,2 por ciento hasta su techo desde septiembre último.

Los inversores coinciden en que aparecieron compras oficiales con dinero de la Anses para apuntalar los precios y (se mueven en sentido inverso) para recortar rendimientos. Sin embargo, los anuncios de canje de títulos y de cambios en el Indec que realizó el flamante ministro de Economía, Amado Boudou, fueron los verdaderos motores del desempeño de esos bonos en la semana.

La demanda sostenida extendió el raid alcista de todos los títulos, pero sobresalió nuevamente el Par en pesos, con un salto de 4,3 por ciento. Con un mayor volumen negociado, lo siguió el Descuento en pesos que avanzó 3,4 por ciento y el Boden 2014, con un 0,4 por ciento. En cambio, la serie 2012 de Boden, nominada en dólares, cedió 1,5 por ciento por ventas que respondieron a una toma de ganancias. Entre todas las emisiones de renta fija movilizaron operaciones por 399 millones de pesos.

En la Bolsa, las acciones replicaron el comportamiento de Wall Street. El índice Dow Jones ganó 2,1 por ciento para ubicarse por primera vez desde noviembre último encima de los 9000 puntos. El comportamiento de la plaza neoyorquina obedeció a un aumento, de 3,6 por ciento, no previsto para junio en la reventa de inmuebles en Estados Unidos que llegó a especular con una salida de la crisis. Además, los pedidos de seguros de desempleo en los Estados Unidos se desaceleraron a su menor marca desde enero. La mejora en esos indicadores alentó el precio de petróleo, que se pactó por encima de los 67 dólares el barril en la plaza estadounidense, una tendencia que se replicó en los mercados bursátiles de la región. El índice paulista Bovespa avanzó 2,2 por ciento. En la Bolsa porteña, en tanto, el índice Merval arrojó una ganancia similar, de 2,2 por ciento, a 1679 unidades, el nivel más alto desde fines de septiembre del año pasado. En lo que va del año, el panel de empresas líderes acumula una ventaja de 5,8 por ciento. Los papeles privados con mejor desempeño fueron los de Siderar, con el 3,5 por ciento de suba; Petrobras y Tenaris, con un 3 por ciento ambos; y Edenor, con 2,7 por ciento. En acciones se operaron 40,5 millones de pesos.

En cuanto a la actividad cambiaria, la rueda finalizó sin modificaciones por quinta jornada consecutiva para el dólar. En el segmento mayorista el billete verde concluyó en 3,808 pesos, con escaso interés de los inversores por posicionarse en esta moneda. Se negociaron 258,9 millones de dólares. Los cambistas señalaron que el Banco Central hizo su juego sin preocuparse por alguna variación en los precios. Es así que compró y vendió, respectivamente, dejando su stock de reservas internacionales en 46.111 millones de dólares. En agencias y casas de cambios la divisa se ofreció a 3,82 pesos, manteniendo una apreciación acumulada de 10 por ciento. No obstante, la evolución del tipo de cambios real multilateral en junio se apreció 3,8 por ciento, según el Central (ver aparte).

El euro, por su parte, se apreció nuevamente frente al peso. Al público, la moneda común europea avanzó dos centavos hasta marcar un nuevo máximo local. Mientras, en el mercado internacional la divisa comunitaria tocaba los 1,42 dólar por unidad, en la plaza local se negoció en 5,50 pesos la venta, con lo que acumula una apreciación de 22 por ciento contra el peso desde enero último, cuando se vendía a 4,50 pesos. De acuerdo con el informe del Banco Central, el peso se depreció nominalmente durante junio un 3,7 por ciento ante el euro y 6,8 frente al real. El dólar en Brasil, de referencia para el Central por su impacto en el comercio bilateral con ese país, perforó el piso del 1,90 real y concluyó la rueda de ayer en 1,88 unidad.

Compartir: 

Twitter
 

Los títulos públicos siguen siendo la mayor atracción.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.