UNIVERSIDAD › EL PROGRAMA DE REPATRIACION ALCANZA ESTE AÑO A 321 CIENTIFICOS

La ciencia que vuelve a casa

Con becas, subsidios para la mudanza y equipos y convenios salariales, el Ministerio de Ciencia ya logró que vuelvan 614 profesionales. Además se fomentan los doctorados en áreas de interés estratégico.

 Por Julián Bruschtein


La política de repatriación de científicos argentinos encarada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MCTeIP) avanza. “Este año tenemos aprobada la repatriación y relocalización de 321 investigadores”, señaló el presidente de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, Armando Bertranou. Ya son 614 científicos que se reinstalaron en el país con la iniciativa, que además promueve la distribución regional de investigadores y el fomento con subsidios y becas para la formación de doctores, direccionado a jóvenes que estudien áreas tecnológicas estratégicas.

“El programa se desarrolla desde un trabajo interinstitucional, ya que interviene tanto la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica como el Conicet y la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación”, aseguró a Página/12 Bertranou, presidente de la ANPCyT, a cargo del Programa de Recursos Humanos (PRH). Así, el proyecto se vincula con cuarenta y seis instituciones públicas y privadas: treinta y cuatro universidades nacionales, cinco casas de altos estudios privadas, cinco organismo públicos de ciencia y tecnología y dos del ámbito privado son los beneficiarios del PRH. El programa Raíces (Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior) fue fortalecido en 2003 por el área de Relaciones Internacionales del MinCyT. El desarrollo del trabajo a partir de allí finalizó en el impulso desde el Poder Ejecutivo a la conformación de una ley que regulara la iniciativa. En diciembre de 2008 la ley 26.421 (conocida como Ley Raíces) fue sancionada y se transformó en política de Estado.

Las líneas del proyecto que se vinculan fuertemente con las universidades se denominan Proyectos de Investigación y Desarrollo para la Radicación de Investigadores (Pidri) y Proyectos de Formación de Doctores en Areas Tecnológicas. El Pidri es el que está enfocado en la repatriación y relocalización de investigadores que son recibidos por las casas de estudios e instituciones dedicadas a la investigación científica.

“La idea es integral y por eso intentamos que se distribuyan por todo el país. Si bien en la región bonaerense se concentró el 44 por ciento de los repatriados y relocalizados, por ejemplo en el nordeste recibieron el seis por ciento, en el noroeste el ocho y en la región de Cuyo también el ocho por ciento”, señaló el presidente de la ANPCyT. En las universidades públicas se concentra el 84 por ciento de los investigadores beneficiados y en las privadas el tres.

Para el 2008 fueron aprobados 77 proyectos de las 46 instituciones, en su mayoría universidades nacionales, para los que se asignó un monto de 124.300.623 millones de pesos para su financiamiento. Así, este año habrá 321 investigadores repatriados y relocalizados y se formarán 505 doctores. El grueso de los investigadores repatriados se encontraba en países desarrollados en cuanto a ciencia y tecnología como Estados Unidos, España, Francia, Alemania, Brasil, Inglaterra, México e Italia, entre otros. Y las áreas donde se destacan tanto repatriados como relocalizados y los becarios doctorales, son biología, tecnología, mecánica, medio ambiente, materiales, minería y recursos hídricos, sólo por mencionar algunos.

“La agencia otorga 45 mil pesos para gastos de radicación, compras de equipamiento y adecuación de infraestructura”, indicó Bertranou. Luego, el costo laboral es cubierto proporcionalmente: el primer año la ANPCyT aporta el ochenta por ciento y el veinte restante la institución que desarrolla el proyecto, y se va modificando gradualmente hasta que en el quinto año la totalidad del costo laboral queda a cargo de la entidad bajo la que se desenvolvió el investigador.

Una parte importante del programa se basa en “la identificación de los investigadores que tenemos afuera. A partir de allí los integramos a una base de datos que está en permanente actualización –explicó Bertranou– y así también se mantiene una relación con las personas que continúan en el exterior y que desarrollan investigaciones que puedan ser de interés para el país”. A través del subsidio César Milstein el ministerio promueve la vinculación de los científicos residentes en el exterior con el medio científico local. Se financian estadías cortas, de no menos de un mes y no más de cuatro meses, de investigación y transferencia de conocimiento.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.