ECONOMíA › EL ALZA DE BONOS IMPLICA UNA CAíDA DEL RIESGO PAíS

En la city están felices

El indicador riesgo país se ubicó por debajo de los 700 puntos, cuando hace pocos meses se encontraba en 1900. Esa caída se debe al fuerte repunte de los títulos públicos.

 Por Cristian Carrillo

A pesar de la breve toma de ganancias registrada ayer, los títulos de la deuda local continúan mostrando firmeza. Con las primeras operaciones, los bonos mostraron alzas que oscilaron del 3 al 5 por ciento. Este avance llevó al riesgo país, que mide la brecha entre los rendimientos de los papeles argentinos con los de sus equivalentes estadounidenses, a los 690 puntos, su mínimo de los últimos trece meses. Sobre el cierre, los inversores recogieron utilidades y llevaron a los títulos a terreno negativo. No obstante, el indicador que elabora el JP Morgan se mantuvo por debajo de la 700 unidades. El mercado descuenta un acuerdo con el Fondo Monetario (ver aparte). En ese contexto, la Bolsa obtuvo otra mejora en su panel de empresas líder: ganó 2,4 por ciento. En tanto, el dólar cerró sin modificaciones, a 3,85 pesos, según el promedio de las pizarras del microcentro.

Fueron varios los factores esgrimidos para justificar el recorrido positivos de los activos bursátiles. El incremento en el riesgo país comenzó en 2007, cuando se encontraba en su nivel más bajo desde la crisis de 2001, en torno de las 200 unidades. Los argumentos mencionados en ese momentos en la city se refirieron a la “intervención” del Gobierno en el Indec, “afectando los bonos ajustados por CER”. Luego se sostuvo que se debió a la postergación de la refinanciación de la deuda con el Club de París. También se destacó el crecimiento sostenido de los precios y, luego, los efectos de la crisis hipotecaria en Estados Unidos sobre la economía local. La situación se agravó con el lockout agropecuario y la resistencia del establishment local al plan económico. La estatización de las AFJP también confrontó con el mercado. Los inversores especulativos castigaron a la deuda pública con una ola de ventas compulsiva, que la llevó a sus mínimos. En ese momento, a mediados de octubre último, las consultoras privadas ponían en duda la capacidad del país para afrontar sus compromisos financieros. En este sentido, la venta de bonos a Venezuela a una tasa anual de 15 por ciento en dólares fue una operación que sirvió como prueba de ese pronóstico, según los gurúes de la city. A partir de esa instancia (el riesgo país se ubicaba por encima de los 1900 puntos), el Gobierno empezó una estrategia de recompra de deuda y, más tarde, el canje voluntario de sus vencimientos más cercanos. A partir de marzo de este año, el indicador comenzó a retroceder. El cumplimiento del mayor vencimiento del año, cupón de intereses y amortización del Boden 2012, y el canje de los bonos cortos ajustados por CER terminaron por apuntalar la tendencia.

Ayer el índice del JP Morgan se ubicó en sus mínimos desde septiembre de 2008, por debajo del piso de 700 unidades. La posibilidad de un acuerdo con los acreedores del Club de París y los bonistas que quedaron fuera del canje de deuda de 2005 y el acercamiento al FMI son ahora los argumentos para cambiar la tendencia. Los analistas especulan con que el acercamiento al organismo internacional implicará cambios en el Indec. Sin embargo, las revisiones del Fondo –lo único que el Gobierno reiteró que está dispuesto a aceptar– no conllevan condicionamientos en materia de política económica.

Los títulos públicos neutralizaron ayer la suba inicial y finalizaron con una retroceso selectivo. La toma de ganancias se centró en los que más subieron anteayer. El Descuento cedió 4,2 por ciento y el Par en la misma moneda quedó 0,9 abajo. En acciones, el panel de empresas líderes avanzó 2,4 por ciento, impulsado por el buen desempeño de los papeles bancarios y energéticos.

El renovado interés de los inversores por esos activos locales tuvo otra vez su correlato en la plaza cambiaria. El Banco Central intervino nuevamente para frenar un retroceso más pronunciado en la cotización del dólar. Fuentes del mercado estimaron la compra de divisas en 120 millones de dólares, aunque el stock de reservas se mantuvo 45.431 millones. Hubo también mayor liquidación de los exportadores, que buscan aprovechar la recuperación en el precio de las materias primas. Al cierre el dólar en el segmento mayorista cedió cinco centavos hasta los 3,835 pesos. El valor al público se mantuvo sin modificaciones, a 3,85 pesos. Los ahorristas también desdolarizan sus carteras y los que no colocan sus fondos en bonos locales retornan a los plazos fijos.

Compartir: 

Twitter
 

Los bonos registraron una leve caída, luego de anotar alzas de hasta el 5 por ciento.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.