ECONOMíA › SEGúN UN INFORME DE LA OIT, YA SE PERDIERON VEINTE MILLONES DE PUESTOS DE TRABAJO EN EL MUNDO

Para el mundo laboral la crisis continúa

Igual la caída en el empleo global está siendo inferior a lo que se podría prever a partir de la retracción en el nivel de actividad. Esa situación responde a las políticas de estímulo fiscal adoptadas por los distintos países.

Desde el estallido de la crisis financiera internacional se perdieron más de 20 millones de puestos de trabajo en todo el mundo. “El rebote en el nivel de actividad global y en los mercados accionarios no debe esconder el hecho de que, para el mundo laboral, la crisis no terminó”, advierte la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe anual ante el optimismo que predomina en los centros financieros. En América latina se perdieron cerca de un millón de empleos entre enero y marzo de 2009. Durante el tercer trimestre el desempleo ascendió hasta el 9,1 por ciento en Argentina, 1,3 punto porcentual más que el mismo período en 2008. En tanto, en Brasil la desocupación alcanzó el 7,9 por ciento, un incremento de 0,1 punto porcentual.

Aunque las cifras son impresionantes, la caída en el empleo global está siendo inferior a lo que se podría prever a partir del descenso en el nivel de actividad. Esa situación responde a las políticas de estímulo fiscal adoptadas por los distintos países. La OIT estima en cinco millones los puestos de trabajo en riesgo y sostiene que 43 millones de nuevos trabajadores corren peligro de quedar excluidos del mundo laboral. El informe advierte sobre la situación de inestabilidad de aquellos empleados que han visto reducidas sus jornadas laborales y remarca la importancia de programas estatales, en los que el Estado se hace cargo de una parte del salario. En Argentina, el más importante es el Repro, que asigna 600 pesos por mes por cada trabajador a las empresas en crisis.

En Europa la destrucción de puestos de trabajo llegó a los 6,1 millones desde que explotó la burbuja de las hipotecas basura en septiembre del año pasado. Las consecuencias de una crisis sobre el mercado laboral suelen ser más profundas y duraderas que las experimentadas por el sector financiero y las industrias. Según estima OIT, en los países con alto PIB per cápita el empleo no volverá a los niveles anteriores a la crisis antes de 2013. “A menos que se tomen y se mantengan las medidas decisivas para apoyar el empleo, la recuperación genuina quedará innecesariamente postergada. Es necesario cambiar el actual paradigma político por uno que esté centrado en las personas y su acceso al trabajo decente”, afirmó el secretario general del organismo, Juan Somavia.

Para los países en desarrollo, la organización proyecta que los niveles de empleo podrían comenzar a recuperarse en 2010, pero no alcanzarán los niveles previos a la crisis antes de 2011. Algunos países latinoamericanos –Brasil, Colombia y Venezuela– volvieron a crear puestos de trabajo en el tercer trimestre del año.

El informe realizado en base a los datos disponibles para 51 países remarca la debilidad de los trabajadores que se desempeñan en puestos informales: “En estas economías las crisis pasadas sugieren que tienden a persistir niveles de informalidad después de que finalizan las crisis”. Según los técnicos del Ministerio de Trabajo que encabeza Carlos Tomada, esa dinámica característica de la región no está reproduciéndose en el país donde la informalidad alcanza al 36 por ciento de la población.

El documento señala que sólo el 40 por ciento de los países tienen sistemas de protección que abarcan a los trabajadores del sector informal. Incluso en países con alta cobertura para asalariados registrados, las provisiones para trabajadores precarios alcanzan a menos de la mitad. El texto destaca los casos del programa Bolsa Familia, de Brasil, y el mexicano Plan Oportunidades. Si bien no hace referencia a la reciente extensión del sistema de asignaciones familiares a los trabajadores en negro y desocupados en Argentina, ese programa se convirtió en el plan social más importante de la región.

Ante este escenario, el organismo recomienda mantener los planes de estímulo. Según sus estimaciones, esos proyectos lograron prevenir la destrucción de entre 5 y 11 millones de empleos. Por eso sostiene que los países no deben llevar adelante medidas de ajuste del gasto ya que afectarían la viabilidad de los mismos puestos que salvaron esas medidas.

Compartir: 

Twitter
 

En los países con alto PIB per cápita el empleo no volverá a los niveles anteriores a la crisis antes de 2013.
Imagen: Adrián Pérez
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.