EL PAíS › OYARBIDE RECHAZó LA EXCARCELACIóN DE LA VIUDA DE FORZA

Negó todo, pero sigue presa

Bellone declaró que no tenía relación con las estafas al Estado realizadas por la droguería de su ex marido. Para el juez, ella continuó las actividades de Forza.

 Por Irina Hauser y Raúl Kollmann

Solange Bellone seguirá detenida pese a que reiteró que iba a la empresa que compartía con su marido, Sebastián Forza, sólo tres o cuatro veces por mes, firmaba lo que él le pedía y vivían separados desde 2006. “No sé diferenciar una aspirina de un Alka Seltzer. Ni aunque hubiese querido podía seguir con las actividades de mi ex marido. Además, después del asesinato de Sebastián, tenía pánico”, declaró ante el juez Norberto Oyarbide. El magistrado dijo públicamente que Bellone continuaba con las actividades de Forza, muerto en el triple crimen de General Rodríguez en agosto de 2008. Oyarbide le hizo oír dos escuchas telefónicas, pero Bellone y su abogado, Miguel Angel Pierri, afirmaron ante el juez que las dos conversaciones “no tienen ni la más remota relación ni con medicamentos ni con las actividades de Forza”.

Solange Bellone está acusada de integrar una asociación ilícita dedicada a estafar al Estado, en concreto a la Administración de Programas Especiales (APE), cobrándole tratamientos contra el cáncer, el HIV y la hemofilia que nunca se hicieron. Pero, además, esa misma organización habría comercializado medicamentos robados, según parece la especialidad de Forza. El punto clave de la acusación contra Bellone es que ella era presidenta de Seacamp y esta droguería era una de las que, supuestamente, le vendían productos a San Javier, la droguería de Néstor Lorenzo que abastecía a La Bancaria.

En otra causa, instruida por el juez Ariel Lijo, Solange también se defendió con ese argumento, el magistrado le dictó la falta de mérito, pero la Cámara Federal sostuvo que siendo ella la presidenta de Seacamp no podía desconocer la operatoria.

Sin embargo, ante Oyarbide, Bellone reiteró que no conocía nada de lo que hacía Forza. Y propuso que declararan los empleados de su marido. Ella dice que todos lo consideraban un histérico, autoritario, muy arriesgado y que hubo tiempos en que ni siquiera le permitía entrar en la empresa. “Yo le firmaba lo que pedía –contó Bellone–, pero a veces él directamente me falsificaba la firma. Y pasó varias veces que rechazaban cheques firmados por mí y pasaban los que él firmaba falsificando mi firma.”

Bellone afirma que en 2006 se separaron y presentó pruebas de que Sebastián Forza pasó la Nochebuena de ese año y de 2007 solo en el Sheraton Pilar. Por ese entonces, él se había mudado a un departamento en el edificio Concord de Pilar. Esa vivienda fue allanada por la primera investigadora del triple crimen, la fiscal porteña Ana María Yacobucci. Allí se encontraron varios autos lujosos y una moto de alta cilindrada. Bellone sostiene que ella ni sabía de la existencia de todos esos vehículos que, por otra parte, no estaban siquiera a nombre de Forza, lo que hubiera requerido la firma de su esposa. En un Audi secuestrado en el edificio Concord se detectaron 400 mil pesos en medicamentos. Según Pierri, el defensor de Bellone, esos productos fueron entregados por Yacobucci al fiscal de Mercedes, Juan Manuel Bidonde, que es el que continúa investigando el triple crimen. Bidonde se los envió a Oyarbide. “De ninguna manera se secuestraron en la vivienda de Solange. Lo desmiento categóricamente”, le dijo Pierri a Página/12.

Respecto de las escuchas, hay una del 20 de diciembre de 2008 en la que un hombre no identificado habla con Néstor Lorenzo, dueño de San Javier.

N. N.: –Hola, ¿qué tal? Parece que la viuda agarró plata, ¿no?

N. L.: –¿Por?

N. N.: –Porque anduvo regalando cosas en la fiesta.

N. L.: –¿Y quién le dio la plata?

N. N.: –No sé. Vos sabrás.

Pierri afirma que en diciembre de 2008, Bellone no estaba en la Argentina: “Se fue a Brasil el 17, con su hijo, justamente para no pasar las Fiestas acá. Estaba aterrada”.

La otra escucha es también a Néstor Lorenzo. Un hombre no identificado lo llamó por teléfono y le dijo: “Le hablo de parte de Solange Bellone. ¿Está el señor Lorenzo?”. Como Lorenzo no estaba, el hombre dijo que llamaría más tarde, que quería dejarle un mensaje.

Bellone sostiene que en mayo de 2008 Lorenzo le dio un cheque de 40 mil pesos a Forza. Después del triple crimen, ella encontró ese cheque y lo llamó a Lorenzo para pedirle el dinero. Según Bellone, Lorenzo nunca la atendió.

El juez Oyarbide tiene ahora diez días para resolver la situación de la viuda, pero ayer le rechazó la excarcelación.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.