ECONOMíA › MORENO QUIERE QUE SE OFREZCAN ONCE CORTES BARATOS

Acuerdo a fuego lento

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tuvo ayer su reunión habitual de los viernes con los empresarios de la carne y les informó que el objetivo oficial es controlar el precio de once cortes populares. El listado incluye asado, carne picada, carnaza, roast-beef, vacío, falda, nalga, entraña, paleta, osobuco y hueso con carne. La novedad es que el foco sólo estará puesto en los cortes provenientes del novillo pesado, mientras que la carne de vaquillona y ternera entrará ahora en la categoría “premium” y ya no sería objeto de la regulación oficial.

El novillo pesado es un animal de exportación de donde se extraen el lomo, el cuadril y el bife ancho que integran la Cuota Hilton. La ganancia generada con esa exportación permitiría a los frigoríficos subsidiar los once cortes populares. También se quiere incluir en el acuerdo algunos cortes “semipremium” provenientes de vaquillonas y novillitos (bola de lomo y nalga), algo que será difícil porque esos animales no se exportan y no hay posibilidad de aplicar un subsidio cruzado. Afuera de los acuerdos quedarían el resto de los cortes de terneros. Moreno llegó a la conclusión de que quienes deseen comer esos animales livianos deberán pagarlos como si fueran “premium” porque el Gobierno sólo se preocupará por garantizar los precios de los once cortes de novillo y algunos de la vaquillona.

El problema de ese plan es que en los últimos años el Gobierno estuvo incentivando a través de subsidios el engorde en feedlots de animales que entran en la categoría vaquillona y ternero porque apenas superaban el peso mínimo de faena los mandaban al matadero. Si ahora cambia el criterio y la carne proveniente de esos animales es considerada premium, esa decisión debería ir complementada con un esfuerzo estatal para promover el engorde de novillos pesados, lo cual hasta ahora no se hizo, pese a haberse anunciado. De lo contrario, la oferta a precios populares sería escasa en comparación con la demanda de carne del mercado interno. No hay que olvidar que vaquillona, ternera y novillito representan más del 50 por ciento de la faena.

Por ahora, el plan Moreno para la carne no son más que trascendidos provenientes de la industria, porque el secretario no fijó su posición públicamente. Ayer circuló el rumor de que se anunciaría el nuevo acuerdo, pero finalmente no ocurrió. De hecho, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, no participó de las negociaciones porque se encontraba desde la mañana en el interior de Buenos Aires, analizando con exportadores de granos la implementación del anuncio referido a la liberación de un millón de toneladas de trigo para exportación.

La decisión oficial de volver a firmar un acuerdo de precios con los frigoríficos se fundamenta en las fuertes subas que mostró la carne vacuna en lo que va de este año, tanto en el mercado mayorista como en las carnicerías, donde algunos cortes se dispararon hasta un 40 por ciento. La primera reacción consistió en demorar las exportaciones de carne y presionar a los frigoríficos para que pusieran a disposición de los hipermercados cortes baratos, pero esa estrategia no fue suficiente, ya que la carne no bajó. Por eso ahora se quiere explicitar un acuerdo formal. Los empresarios que participaron de la reunión con Moreno adelantaron que la próxima semana podría haber novedades.

Compartir: 

Twitter
 

Los empresarios del sector afirman que habría novedades la semana próxima.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.