ECONOMíA › LA ESTACIóN AéREA SE CIERRA EL 3 DE NOVIEMBRE POR REPARACIONES

Aeroparque prepara las valijas

Desde principios de noviembre y por un plazo de 28 días, el aeropuerto de la ciudad de Buenos Aires será sometido a un plan de obras para mejorar su funcionamiento. Sin embargo, serán menos que las previstas en un principio. Los vuelos se derivan a Ezeiza.

El Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery cerrará sus puertas el 3 de noviembre próximo por un plazo de 28 días. El motivo será la ejecución de un plan de obras para optimizar las operaciones de vuelos de cabotaje y regionales. Originalmente, el plan tenía una duración prevista de 45 días y apuntaba a cambiar todo el hormigón de la pista principal, su ensanche a 45 metros y la instalación de un nuevo sistema de señalamiento diurno. La inversión prevista para estas obras era de 60 millones de pesos. Sin embargo, con la reducción del plazo de los trabajos, la inversión será menor que la estipulada en un primer momento. Por otro lado, la Secretaría de Transporte está terminando de resolver cuáles serán los trabajos definitivos, para ajustarlos al nuevo esquema. Una vez que comience a regir el cierre por 28 días, todos los vuelos serán derivados a Ezeiza, terminal aérea que también realizó adecuaciones técnicas para recibir los vuelos de Aeroparque y evitar colapsos.

Aeroparque recibe unos 638.000 pasajeros por mes, principalmente de vuelos de cabotaje, aunque desde hace algunos meses también desde países limítrofes, como Brasil. El plan original propuesto por Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000), empresa de Eduardo Eurnekian, contemplaba la instalación de nuevos sistemas de señalamiento diurno, balizamiento, control y el emplazamiento de una nueva caseta central de energía, así como la reparación de losas en rodajes y plataforma. Pero el principal objetivo era el ensanchamiento de la pista central en unos 45 metros, requisito exigido por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para los aeropuertos que operan vuelos regionales.

Ahora, con las modificaciones al plan de obras, el principal trabajo que se realizará será el recambio del hormigón de la pista principal. Esto representará el retiro y movilización de más de 9000 metros cúbicos de hormigón, la colocación de los nuevos pavimentos y el ranurado de los mismos para que estén en las condiciones superficiales ideales de frenado.

El cierre de la terminal iba a comenzar en octubre, pero se aplazó al próximo 3 de noviembre y durará hasta los primeros días de diciembre. El aeropuerto de Ezeiza, también gestionado por AA2000, recibirá el flujo de vuelos diarios, tanto locales como regionales. Para evitar cualquier colapso, esta terminal destinará a los vuelos de cabotaje una superficie de 7200 metros cuadrados, dos cintas de equipaje, tres posiciones de control de seguridad y veinte de check in.

“Para la llegada de los vuelos de Aeroparque, las tareas desarrolladas en la planta baja del edificio permitirán contar con cintas de equipajes, posiciones de check in y de control de seguridad flamantes para brindar un servicio de alta calidad a los pasajeros que deberán efectuar sus viajes desde la principal terminal aérea del país”, había señalado AA2000 a través de un comunicado a principios de agosto. En el caso de los vuelos ejecutivos, se operará desde el aeropuerto de San Fernando.

Este tipo de trabajos, donde se cierra momentáneamente un aeropuerto para realizar obras de infraestructura y se deriva el tráfico a otra terminal, es una práctica habitual en todas partes del mundo. Por ejemplo, dos meses atrás, el Aeropuerto de Nueva York John Fitzgerald Kennedy se vio afectado por una tarea similar sobre una de las pistas más largas de los Estados Unidos, lo que le permitió actualizar su capacidad operativa. Dicha terminal tuvo que derivar a sus pasajeros habituales a otras terminales de la ciudad neoyorquina.

En Aeropuertos Argentina 2000 existe un viejo proyecto para derivar todo el tráfico aéreo hacia Ezeiza y dejar en Aeroparque sólo los vuelos de baja densidad. Sin embargo, esta medida es resistida por algunos gremios, como también por varias empresas internacionales. Una de ellas es Pluna, la aerolínea uruguaya, que ya manifestó que un posible traslado a Ezeiza le haría sufrir la pérdida de un 20 por ciento de la demanda de sus pasajes por tratarse, básicamente, de rutas cortas.

Compartir: 

Twitter
 

Aeroparque recibe unos 638.000 pasajeros por mes, principalmente de vuelos de cabotaje.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.