ECONOMIA › EL GOBIERNO MANTENDRA EL SUBSIDIO A LA MAYORIA DE LOS ALUMNOS QUE NO VAN A ESCUELAS PUBLICAS

Sigue la asignación en colegios privados

 Por David Cufré

La Anses está en plena ejecución de un relevamiento entre los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo que concurren a escuelas privadas. El estudio es para determinar la situación de cada familia y el tipo de colegios a los que asisten, cuál es el monto de la cuota y si hay otras ofertas educativas en la zona. La tarea comenzó a fines de septiembre pasado, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó reincorporar a cerca de 45.000 chicos que habían sido dados de baja del subsidio por no cumplir con el requisito de ir a escuelas públicas. En esa oportunidad también se dijo que seguirían en esa situación hasta fin de año, mientras el organismo de la seguridad social realiza un trabajo de campo sobre cada caso. Según pudo saber Página/12, el Gobierno analiza conformar cuatro grupos que reflejen las distintas capacidades económicas de esas familias, y sólo quienes se ubiquen en el rango más alto, aquellas que pagan alrededor de 200 pesos por mes de cuota escolar, quedarían al margen de la AUH.

El decreto de octubre de 2009, que extendió el beneficio de las asignaciones familiares a desocupados, trabajadores en negro y empleadas domésticas, puso como condición para su acceso que los chicos estudien, y que lo hagan en escuelas del Estado. “Queremos afianzar la educación pública, y que la Asignación por Hijo llegue a quien lo necesita, no que sea un subsidio para el pago de la cuota de un colegio privado”, explicó en septiembre a este diario el titular de la Anses, Diego Bossio. “Hay casos de escuelas privadas subvencionadas por el Estado y esos colegios a su vez les cobran a los más vulnerables. Eso es una injusticia”, agregó en aquella oportunidad.

De acuerdo con los datos preliminares de la Anses, son 42.124 los chicos que cobran la AUH y van a escuelas privadas. De ese total, 11.930 alumnos pagan una cuota superior a 100 pesos mensuales, mientras que 8146 concurren a establecimientos privados que no cobran nada. El organismo está haciendo el relevamiento completo para clasificar los distintos casos. En principio, se armarán cuatro grupos, de los cuales los tres primeros seguirían dentro del régimen de la AUH, haciendo una excepción al requisito de la asistencia a un colegio estatal, ya sea por razones de vulnerabilidad social o porque en la zona sólo hay una escuela privada. La gran mayoría de los chicos conservaría el subsidio, mientras que aquellas familias que pagan alrededor de 200 pesos de cuota dejarían de percibirlo.

La AUH asciende en la actualidad en 220 pesos por mes por hijo, aunque de ese total la Anses retiene el 20 por ciento hasta que los responsables de los chicos demuestran una vez por año que los mandaron al colegio y respetaron los cronogramas de vacunación. El universo de beneficiarios es de 3,6 millones de chicos. “Los fondos deben ser distribuidos con el mayor criterio solidario desde la óptica de la protección social. Aunque resulte obvio decirlo, los recursos de la Anses no son de la Presidenta ni del director ejecutivo, sino de todos los argentinos”, había justificado Bossio ante este diario hace dos meses, cuando se conoció que el organismo haría el estudio de campo para determinar en qué situaciones se mantendría la AUH a estudiantes de escuelas privadas. El funcionario también dijo que la Anses realiza permanentes controles para evitar fraudes en un padrón tan numeroso.

“Hemos detectado casos de familias que tienen comercios en negro en la ciudad de Buenos Aires y estaban recibiendo la asignación. Aplicamos controles para que el dinero sea bien distribuido. También descubrimos que había 140 mil padres divorciados que estaban cobrando el beneficio y no les pasaban el dinero a las madres ni a los chicos, entonces se lo quitamos y pusimos el pago en cabeza de las madres”, detalló.

La base de datos de la Anses viene reflejando el impacto inclusivo de la creación de la AUH. La cantidad de chicos sobre los que hay registro creció en más de 1,1 millón a partir de la implementación del programa, del que se acaba de cumplir un año. Se pasó de 9.866.777 menores de 18 años a 10.976.983. Con esto, la Anses tiene información sobre el 89,7 por ciento de la población hasta esa edad.

Las repercusiones de la AUH fueron significativas en todo el país, pero en algunas provincias resultaron notables. Por ejemplo, en Santiago del Estero el 41 por ciento del total de niños y adolescentes hasta 18 años está cubierto por la AUH. Son 131 mil, sobre un total de 320 mil, de acuerdo a proyecciones de población del Indec sobre el Censo 2001. Después se ubican Chaco con el 37 por ciento del total (145 mil sobre 398 mil), Formosa con el 34 por ciento (75 mil sobre 219 mil) y Corrientes con el 31 (116 mil sobre 371 mil).

Compartir: 

Twitter
 

El relevamiento oficial alcanza a unos 45 mil chicos que cobran la AUH y van a escuelas privadas.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared