EL MUNDO › CIERRAN AL TURISMO LA CUPULA DEL EDIFICIO DEL PARLAMENTO

Alerta en el Reichstag

Las autoridades alemanas tomaron medidas de seguridad ante la posibilidad de que una célula terrorista realice un atentado en un lugar turístico de la capital, similar a los perpetrados en Mumbai.

 Por Tony Paterson *

Desde Berlín

Una de las mayores atracciones turísticas de Berlín, la cúpula de vidrio del edifico del Reichstag, el Parlamento, fue cerrada al público ayer ante la amenaza de ataques terroristas en Alemania. El personal de seguridad del Parlamento dijo que la cúpula y la terraza del Reichstag seguirían cerradas hasta nuevo aviso, aunque los turistas podrían todavía visitar otras partes del edificio. El trabajo en el Parlamento continuará como de costumbre.

Las nuevas medidas de seguridad fueron impuestas un día después de que la revista Der Spiegel publicara información de fuentes de la Oficina Federal alemana que advertían sobre un plan semejante al baño de sangre ocurrido en Mumbai, pero en el Reichstag, perpetrado por una célula terrorista de seis hombres.

Erhart Körting, el ministro de Interior del gobierno de la ciudad de Berlín, dijo ayer que la advertencia era “plausible”. Dijo que la seguridad se había “intensificado considerablemente” en y alrededor del edificio del Reichstag con 60 policías extra con chalecos antibalas y ametralladoras vigilando. “La información que tenemos nos provoca motivos de preocupación pero no de histeria”, añadió.

El edificio ya había reforzado las vallas de seguridad a su alrededor el pasado viernes, pero hasta ahora se permitían las visitas a su cúpula, donde a diario se forman largas colas. La cúpula del Reichstag, diseñada por el arquitecto británico sir Norman Foster, es una de las principales atracciones de Berlín y la visitan alrededor de casi un millón de personas al año.

Un vocero del Ministerio del Interior dijo que los servicios de seguridad en toda Alemania estaban trabajando “denodadamente” para responder a la amenaza de los ataques terroristas. Dijo que había cerca de 1000 militantes activistas bajo vigilancia de los servicios de inteligencia y la policía. Unos 130 eran considerados individuos “peligrosos” capaces de llevar a cabo serios ataques motivados políticamente.

Konrad Freiberg, secretario general del sindicato policial alemán afirmó: “Tenemos una difícil situación presupuestaria, pero hay que agregar que la seguridad es realmente un asunto central para las personas en nuestro país”. “Las cargas han aumentado de forma dramática. Tenemos un mayor número de bajas por enfermedad y síntomas producto del exceso de trabajo”, sostuvo y añadió: “No se puede sobrecargar a la policía. Tendrá consecuencias negativas expresas”.

El gobierno anunció la semana pasada que estaba aumentando la seguridad en aeropuertos y estaciones de tren por la creciente, pero no especificada, amenaza de ataques. Sin embargo, Der Spiegel informó durante el fin de semana que un informante que pertenecía a un grupo militante islámico, había llamado a los servicios de seguridad y advertido sobre un ataque de Al Qaida al Reichstag, planeado para febrero o marzo del año que viene.

El informante dijo que dos miembros de la célula ya habían volado a Alemania y se creía que estaban en Berlín. Los otros cuatro, un alemán, un turco, un norafricano y otra persona no identificada estaban por llegar a Alemania.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

Sesenta policías extra con chalecos antibalas y ametralladoras vigilan el Parlamento en Berlín.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.