EL MUNDO › AL LEFEBVRISTA RICHARD WILLIAMSON LO DEFIENDE UN LETRADO NEONAZI

Un obispo con abogado del Diablo

Acusado ante la Justicia penal alemana por negar el Holocausto judío, lo que en Alemania es delito, el obispo de ultraderecha Richard Williamson reemplazó a su abogado y eligió a un neonazi. En 2009, Williamson fue expulsado de Argentina.

El obispo ultraderechista británico Richard Williamson complica al benedetto de Ratzinger casi o más que los conflictos que de-satan hacia fuera los escándalos de la pederastia. A punto de ser enjuiciado por incitación al odio racial ante un tribunal penal de Alemania, luego de haber sostenido durante una entrevista a la televisión sueca que no existió el Holocausto, Williamson se quedó sin abogado y decidió designar a otro. Matthias Lossmann abandonó la idea de defender al polémico obispo ultralefebvrista y Williamson designó entonces a un nuevo letrado, Wolfram Nahrath, y automáticamente obligó a la postergación del juicio para dar tiempo a Nahrath a ponerse al día con el expediente. La noticia, sin embargo, no es la suspensión del juicio sino el escándalo que desató la designación. El tal Nahrath es un ferviente neonazi, ex presidente de las Wiking Jugend (Juventudes Vikingas), una organización prohibida por extrema y sucesora de las Juventudes Nazis. Tan nazi es el abogado que la Hermandad Pío X, ultraconservadora, fundada por el antediluviano Marcel Lefevbre, a la que Williamson pertenece, le ordenó que despidiera a su abogado o el despedido sería él.

No es el primer desaire que Williamson desata al propio papa Ratzinger, quien intentó recuperar la imagen de la ultraderechista Hermandad Pío X y el 24 de enero de 2009 levantó la excomunión que pesaba sobre cuatro obispos ordenados por Lefevbre antes de morir, entre ellos el argentino Adolfo Servando Tórtolo, y Williamson. Pocos días antes de levantar la excomunión, Williamson había dado una entrevista a la televisión sueca en la que sostenía que no habían existido las cámaras de gas y que durante la Segunda Guerra Mundial no habían sido asesinados seis millones de judíos sino unos 200 mil. Cuando Ratzinger ordenó levantar la excomunión recibió una andanada de críticas desde la comunidad judía e incluso desde dentro de la misma Iglesia, que debió esmerarse en dribblings y justificaciones. Ante semejantes presiones, Ratzinger ordenó a Williamson que se retractara, lo que el ultraderechista dejó en veremos. Como en Alemania negar la Shoá es delito, la fiscalía de Ratisbona, Alemania, inició una causa en su contra. En ese momento, Williamson se encontraba en tierras germanas.

Cinco años antes del inicio de la causa penal, en 2004, el irreductible Williamson inició el camino de otro escándalo, esta vez en territorio argentino. Fue designado para dirigir la Hermandad Pío X, con sede en La Reja, partido de Moreno, en territorio bonaerense (lugar seleccionado por Lefevbre que ya consideraba como su propia patria a Argentina, desde sus alabanzas a la dictadura, a la que solía visitar todos los años). Como reveló este diario, ingresó al país con una visa trucha (es decir, no mencionaba su actividad).

Apenas se desató el escándalo por las declaraciones en la tevé sueca, la presidenta CFK lo expulsó del país por haberse detectado su documentación trucha y especialmente por sus “despreciables declaraciones antisemitas”. La expulsión de Williamson lo colocó en un tembladeral en el que ni su propio resocializador, el papa Ratzinger, logró sostenerlo.

Iniciado el proceso que derivaría en el juicio por sus declaraciones pronazis, Williamson tomó como abogado defensor a Matthias Lossmann. Pero días atrás, Lossmann abandonó la defensa y Williamson decidió contratar a otro abogado. La designación no se hizo pública hasta que el semanario alemán Der Spiegel publicó en su último número que el nuevo abogado defensor es Wolfram Nahrath, ubicado más allá de la extrema derecha.

Para ubicar a Nahrath en su posición política habrá que señalar que fue el último presidente de las Wiking Jugend, o Juventudes Vikingas, organización que fue prohibida por el gobierno alemán por haber sido considerada una saga de las Juventudes Hitlerianas.

Nahrath, que está afiliado al Partido Nacionaldemócrata (NPD), una vertiente con máscara electoral del neonazismo alemán, defendió como abogado a unos cuantos nazis y neonazis. La paradoja de que el ultraderechista será defendido de sus declaraciones sobre el exterminio judío con argumentos nazis desató un vendaval de críticas aún más tremendas que cuando Williamson fue recuperado de la excomunión.

Fueron muchas las organizaciones representantes de la comunidad judía que reclamaron al papa Benedicto XVI que restablezca la excomunión del polémico obispo, algo que por el momento resulta difícil de advertir como previsible. Por el momento, la mayor presión que recibió Williamson fue de su propio rebaño. El superior general de la Hermandad Pío X, Bernard Fellay, se manifestó sorprendido y en un comunicado sostuvo que Williamson no conservará “un abogado que mantuvo relaciones con organizaciones neonazis” porque de lo contrario “se expone a una exclusión de la Hermandad”. El 29 de noviembre, Williamson deberá presentar su apelación a la sentencia que lo encontró culpable de negar el Holocausto.

Compartir: 

Twitter
 

Richard Williamson declaró a la televisión sueca que el Holocausto judío no había ocurrido.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.