EL MUNDO › ALIADOS Y OPOSITORES EXIGIERON ELECCIONES ANTICIPADAS; EL PREMIER PODRIA DISOLVER EL PARLAMENTO EN AñO NUEVO

Después del rescate, la caída del gobierno irlandés

El jefe de Estado Brian Cowen les dijo a sus ahora ex socios verdes que esperen hasta enero para el llamado a comicios anticipados. En los próximos días anuncia el plan de cuatro años en respuesta al salvataje de la Unión Europea y el FMI.

Después de haber pedido el rescate económico a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno irlandés atraviesa su peor crisis. El Partido Verde, integrante de la coalición gobernante, le exigió al premier Brian Cowen la convocatoria urgente a elecciones. El jefe de gobierno descartó por ahora su renuncia y dijo que sus ex socios tendrán que esperar hasta el año que viene. Mientras tanto, crece la oposición a los recortes que promueve el Ejecutivo irlandés en el presupuesto de 2011.

Fueron días de reticencia que terminaron con la confirmación por parte del gobierno irlandés de que había pedido una línea de crédito a la UE y al FMI. Parece que con los organismos internacionales todo le resultó más fácil al primer ministro que con sus compatriotas. La oposición laborista le exigió ayer al gobierno encabezado por el liberal Fianna Fail que disuelva inmediatamente el Parlamento. El líder del Partido Laborista irlandés, Eamon Gilmore, afirmó: “Es esencial que tengamos un nuevo gobierno tan pronto como sea posible”. “Mi preferencia es que hoy se disuelva la Cámara baja y se convoquen elecciones en la fecha más próxima posible de acuerdo con la ley”, añadió Gilmore.

Al interior de su propia alianza a Cowen no le va mucho mejor. En el Parlamento, tiene una mayoría muy ajustada y depende de los verdes y de los independientes. El líder de esa fuerza política, John Gormley, se reunió ayer con el premier y le hizo formalmente el pedido de anticipar los comicios. Gormley también dijo que el gobierno deberá presentar un plan creíble para cuatro años, con el que demuestre que puede recuperar el balance presupuestario para 2014. También le reclamó a Cowen que demuestre en el plazo de unas semanas que el salvataje de los socios de la eurozona y del FMI respeta los intereses vitales de Irlanda y restaura la estabilidad del euro.

Gormley, que también es el titular de la cartera de Medio Ambiente, se quejó por la mala comunicación de los planes de gobierno. “La última semana ha sido traumática para el electorado irlandés, ya que la gente se ha sentido engañada y traicionada”, disparó. Aunque aclaró que su partido no saldrá del gobierno hasta después del 7 de diciembre, cuando se apruebe el presupuesto. “Hemos dicho que nuestra presencia en el gobierno duraría siempre y cuando fuera para el beneficio de los irlandeses. Dejar al país sin gobierno mientras no se resuelven estos problemas sería perjudicial”, admitió el dirigente verde. Otros de sus lugartenientes también le reclamaron la renuncia a Cowen. Un senador del liberal Fianna Fail llamó a una reunión del partido para después de Navidad para determinar a su próximo líder. La ex ministra Mary O`Rourke afirmó: “Hay preocupación acerca del futuro del partido”.

Por su parte, Cowen negó que vaya a dimitir, pero contempló la posibilidad de disolver el Congreso en Año Nuevo, una vez que se haya aprobado el plan de gastos. “Este gobierno seguirá trabajando”, afirmó desde las oficinas de gobierno, después de reunirse con miembros de su fuerza política. Además, el premier adelantó que esta semana se publicará su plan de cuatro años, continuará con las discusiones con la UE y el FMI en torno del paquete de ayuda que recibirá. En los próximos días, el Ejecutivo presentará al Legislativo el presupuesto. Cowen y su ministro de Finanzas, Brian Lenihan, habían dicho que Irlanda contaba con financiamiento hasta mediados de 2011. Pero el domingo debieron reconocer que el déficit superaba los 25 mil millones de dólares.

Con este panorama, se puede esperar que en enero una votación saque del poder al impopular Fianna Fail. Pero para ese momento, la UE y el FMI esperan que ya esté aprobado el presupuesto, aunque hay dudas al respecto. Mientras, los medios irlandeses anticipan que los parlamentarios independientes no apoyarán el presupuesto para el año próximo, que prevé recortes masivos por más de ocho mil millones de dólares.

Aunque terminó agitado, el día no había empezado tan mal para Dublín. Hasta el anuncio de los verdes, los mercados habían reaccionado favorablemente a los anuncios económicos. Pero el temor al contagio no ha mermado. El primer ministro portugués, José Sócrates, se mostró esperanzado porque los fondos de emergencia para Irlanda pongan fin a la incertidumbre que reina en los mercados financieros. La de Lisboa es otra de las economías tambaleantes de Europa. “Portugal no necesita ayuda. Lo que necesita el país es la ayuda de los portugueses”, resaltó Sócrates. El premier luso negó que se pueda comparar a Lisboa con Atenas y Dublín, las primeras economías que pidieron el salvataje económico.

Compartir: 

Twitter
 

El jefe de gobierno Brian Cowen (centro) contempló la posibilidad de disolver el Congreso en Año Nuevo.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.