ECONOMíA › EL BANCO CENTRAL CONFíA EN QUE LA LLEGADA DEL DINERO ALIVIARá TENSIONES EN LOS CAJEROS

A la espera de los billetes importados

La autoridad monetaria sostiene que la distribución de efectivo terminará de normalizarse en los próximos días, cuando se complete la llegada de embarques desde Brasil. De todos modos, afirma que los problemas son acotados. Boudou denunció a un sindicalista.

 Por Tomás Lukin

Los problemas causados por la falta de billetes durante el pico de demanda del año comienzan a ceder y en el Banco Central sostienen que en los próximos días la situación terminará de normalizarse. En la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont rechazan que se trate de una situación generalizada y remarcan que estuvo focalizada en sucursales porteñas del Banco Nación y algunas entidades privadas. Por su parte, el ministro de Economía, Amado Boudou, responsabilizó a una corriente gremial bancaria que vinculó al dirigente gastronómico Luis Barrionuevo por generar los inconvenientes de distribución de billetes del jueves pasado. En tanto, una sucursal del Banco Nación en Caballito volvió a tener dificultades ayer durante el pago de jubilaciones por un corte de luz.

“Si hubiera existido un faltante generalizado la gente estaría en todos los bancos quejándose. Existen dificultades de provisión de billetes, pero los problemas fueron muy limitados y ya se están resolviendo”, argumentaron a este diario cerca de Marcó del Pont. En el Banco Central consideran que el pico de demanda de billetes quedó atrás y aseguran que la llegada de los importados desde Brasil ayudará a descomprimir las tensiones en las primeras jornadas de 2011.

Los problemas para el apropiado abastecimiento de billetes no son nuevos y el Banco Central había sido informado de esas dificultades desde comienzos de 2010. La búsqueda de alternativas por las limitaciones y obsolescencia tecnológica de la Casa de Moneda para responder a los requerimientos comenzó en el tercer trimestre. Para eso se realizó entre septiembre y octubre una compulsa de precios y condiciones donde participaron la Casa de la Moneda de Chile, la firma Boldt (empresa que desarrolló los Casinos de Tigre y Mar del Plata) y una Unión Transitoria de Empresas (UTE) compuesta por la Casa de la Moneda de Brasil y la de Argentina.

La primera propuesta fue descartada porque la compañía chilena no podía cumplir los plazos requeridos. La alternativa de Boldt no prosperó por debilidades judiciales, ya que su oferta contemplaba el uso de la planta que la quebrada empresa Ciccone Calcográfica (productora de cheques, diplomas, pasaportes y billetes de lotería) tiene en Don Torcuato. El Banco Central optó por la UTE, que garantizaba precio y plazos de entrega. Las condiciones del contrato no se cumplieron, ya que los envíos se demoraron más de 10 días. Los 100 millones de unidades de 100 pesos debían haber llegado al país durante la primera quincena de diciembre, pero esos embarques todavía no concluyeron.

La situación provocó dificultades en algunas sucursales del sistema bancario en un momento del año en que históricamente aumenta la demanda de billetes por el pago del aguinaldo, adelanto de salarios y bonificaciones. A ese comportamiento estacional se sumó el impulso generado por los pagos adicionales de 500 pesos para los jubilados y de 220 pesos para los beneficiarios de las pensiones no contributivas.

En ese escenario, el jueves pasado, luego de las dificultades vividas durante el pago a jubilados en dos sucursales del Nación que llevó al corte parcial de la avenida Rivadavia al 5200, y en medio de una serie de conflictos gremiales en esa entidad, el Banco Central dispuso asueto bancario para el 24 y 31 de diciembre. La medida, solicitada formalmente por el sindicato, implicó dar marcha atrás con una resolución tomada 72 horas antes, en que la autoridad monetaria establecía el normal funcionamiento del sistema bancario durante las festividades.

En el Central estiman que la importación de los billetes resolverá los problemas en los próximos días, aunque insisten en que las dificultades fueron limitadas.

Por su parte, el ministro Boudou responsabilizó ayer al dirigente gremial Raúl Fontana de los inconvenientes registrados el jueves pasado: “Fontana intentó personalmente trabar el funcionamiento normal de los camiones de caudales que mueven los fondos del Banco Nación, y con eso tienen que ver las dificultades de la semana pasada. No obra por propia cuenta, forma parte del grupo del sindicalismo liderado por el dirigente gastronómico Luis Barrionuevo y milita en el peronismo disidente. Es la búsqueda de generar caos”, comentó Boudou durante la presentación de los datos del canje (ver aparte).

Compartir: 

Twitter
 

El Banco Central sostiene que las dificultades en los cajeros automáticos se limitan a algunas sucursales.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.