ECONOMíA › PROBLEMAS EN EL ABASTECIMIENTO DE NAFTAS. SOLUCIONES PARCIALES QUE NO ALCANZAN

Conflictos de un oligopolio desparejo

El fuerte consumo y problemas en la refinación, que no todos ponen igual esfuerzo en resolver. Conflicto por el transporte de combustibles en fines de semana. Con aumentar el precio de pizarra, no alcanza. La psicosis del desabastecimiento.

 Por Raúl Dellatorre

Pese a que las explicaciones públicas de las cuatro empresas que dominan el mercado de combustibles –YPF, Shell, Esso y Petrobras– son coincidentes al explicar la falta de nafta del último fin de semana, reduciéndolo a un de-sajuste coyuntural entre oferta y demanda, ayer se demoraba la normalización del suministro y volvieron a verse las colas de rodados frente a las principales estaciones de servicio de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Persiste, entre los automovilistas, el temor a una escasez total de combustibles para el fin de semana de Año Nuevo. Temor que, por ahora, las petroleras no han logrado disipar. Pese al aumento de precios autorizado apenas diez días atrás, la actitud de algunas refinadoras sigue siendo reticente a enviar al mercado toda la producción que estarían en condiciones de ofrecer, de acuerdo con su capacidad de planta. Y mientras las cámaras de expendedores culpan al Gobierno y le demandan una solución, lo último que querrían ver las petroleras es la intervención de la Secretaría de Comercio (léase Guillermo Moreno) en este conflictivo negocio.

Las petroleras aducen que el paro de petroleros en Santa Cruz y Chubut durante más de dos semanas dejó sin existencia de crudo a las refinerías, que aún no han logrado reponer su ritmo normal de operación (pese a que el paro se levantó en el fin de semana del 18 y 19 de diciembre). También señalan que la excepcional demanda por el fin de semana largo agotó las disponibilidades en estaciones de servicio, provocando un conflicto “coyuntural” de abastecimiento.

Pero eso es sólo parte de la historia. A pesar de que las cuatro grandes propietarias de las principales redes de venta se pronunciaron de modo relativamente coincidente, la situación entre ellas no es exactamente igual. YPF y Petrobras son petroleras integradas, es decir que extraen crudo, lo procesan en refinerías propias y comercializan en estaciones de servicio de su marca (aunque la brasileña tiene en proceso de venta su red). Esso y Shell no están integradas: procesan el petróleo que compran a terceros y luego comercializan los combustibles con su marca. Como la suba del crudo superó largamente en porcentaje a la de los combustibles en los últimos años, el negocio de extracción pasó a ser más atractivo. Para Esso y Shell, expandirse en comercialización y refinación ya no les resulta tan atractivo, porque ven que sólo genera más ganancias para sus competidoras integradas. Por esta razón, quizás entre otras, es que sus refinerías están funcionando lejos de su capacidad máxima.

Este “retaceo” en la oferta de las dos petroleras no integradas volcó la demanda sobre sus competidoras en el último fin de semana, fundamentalmente sobre las estaciones de YPF, que a las pocas horas también quedaban sin combustible para despachar. Y ahí aparecieron las consecuencias de otro conflicto no contado: el de las petroleras con sus transportistas.

Desde hace un tiempo, los transportistas –con aval de la federación de camioneros, que conduce Hugo Moyano– han dejado de prestar servicio de distribución de combustibles los días domingo. Este 26 de diciembre no fue la excepción. Tampoco lo será el próximo 2 de enero. Con el sábado 25 feriado y el viernes 24 sólo trabajado –y en muy pocos casos– durante mediodía, las estaciones de servicio de prácticamente todo el país tuvieron que afrontar el fin de semana con lo que habían cargado en sus tanques el día jueves. No hubo forma de reabastecer durante el fin de semana ante la falta de acuerdo con el sindicato de choferes, pero las petroleras prefieren no hacer público este punto.

Para el próximo fin de semana, se intentará alguna gestión para encontrar alguna vía alternativa –como turnos extra– para atenuar, al menos, el conflicto del último fin de semana. Aunque, por lo dicho anteriormente, no todas las petroleras están poniendo el mismo esfuerzo en ese intento.

Desde las empresas intentaron enviar mensajes tranquilizadores. El vocero de Esso aseguró que “la situación, solucionado el conflicto gremial en el Sur, se normalizará en el transcurso de la presente semana” y más visiblemente la semana entrante, una vez que entre en refinería el crudo importado por la compañía. En cuanto al gasoil, Esso informó que “la disponibilidad fue reforzada por la importación de un barco que llegó al país el pasado fin de semana”. Petrobras afirmó que las cuatro plantas refinadoras que posee “están trabajando a plena capacidad”. YPF, en tanto, informó que la compañía “reforzó su abastecimiento de combustibles” durante el último fin de semana, operativo que repetirá esta semana para nafta y gasoil. Con el inicio de las vacaciones de muchos este próximo fin de semana, nada garantiza que las expectativas empresarias se cumplan.

Compartir: 

Twitter
 

Colas frente a los surtidores. Hasta la tarde de ayer, el mercado no había recuperado su normalidad.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.