ECONOMIA › EL GOBIERNO INTERVINO FRENTE AL PARO DE SAN LORENZO

Obligados a conciliar

Ante el agravamiento del conflicto en los puertos del norte de Rosario y la imposibilidad del gobierno provincial de resolverlo, el Ejecutivo nacional dictó la conciliación.

 Por Tomás Lukin

El Ministerio de Trabajo de la Nación dictó anoche la conciliación obligatoria en el conflicto laboral que mantiene paralizada desde hace una semana la actividad en los puertos aceiteros del norte de Rosario. Ayer la cartera laboral de Santa Fe se declaró incompetente para intervenir en la disputa entre los trabajadores tercerizados que realizan distintas actividades en las plantas y las poderosas firmas exportadoras, y las negociaciones pasaron a estar bajo la órbita de los funcionarios nacionales. El cambio de los responsables en la búsqueda de una solución fue anticipado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la inauguración de la autovía que conecta la capital santafesina con la ciudad de Paraná. Si bien al cierre de esta edición los sindicalistas no habían sido notificados, ante la consulta de este diario expresaron su voluntad de acatar la conciliación. La cartera laboral convocó a una reunión entre las partes para mañana a las 10 donde se retomarán las negociaciones.

“No dejen que convenzan que los obreros y los sindicatos entorpecen la actividad económica. Algunos creen que cuanto más duro se es, más comprometido se está con el cambio. No seamos tontos, hay que negociar y lograr soluciones, pero no mantener conflictos a rajatabla. Se es un buen dirigente cuando se resuelve un conflicto”, advirtió CFK (ver página 16), quien a último momento incluyó en el viaje al ministro Carlos Tomada. “Antes de venir a Santa Fe recibimos formalmente por parte de la provincia la solicitud para poder intervenir en el conflicto del puerto de Rosario y dar una propuesta y una solución. Lo vamos a hacer, por eso vine para aquí junto con el ministro de Trabajo, porque nos hacemos cargo de todos los problemas”, sostuvo la Presidenta desde un escenario donde también estaban el gobernador local, Hermes Binner, y su par de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

Los dirigentes de la regional de San Lorenzo de la CGT encabezan el reclamo por un salario mínimo conformado de 5000 pesos y mejores condiciones de higiene y seguridad para los asalariados tercerizados que se desempeñan en empresas exportadoras de capital local y multinacionales como Cargill, Bunge, Dreyfus, Molinos, ACA, Vicentín, Noble, Terminal 6 y Nidera. La medida está liderada por la CGT pero comprende a trabajadores de los sindicatos de la construcción, camioneros, estibadores, empleados de comercio y personal de seguridad que realizan tareas dentro de las empresas donde las precarias condiciones de trabajo costaron varias vidas durante 2010, de acuerdo a su denuncia.

A diferencia del enfoque con el que se manejó la cartera provincial, que negociaba con los dirigentes de la CGT regional y las cámaras empresarias, las autoridades del Ministerio de Trabajo de la Nación –que no ocultaban el malestar con sus pares santafesinos– decidieron encarar el conflicto directamente con las distintas empresas exportadoras y sindicatos afectados de los puertos de Timbúes, San Martín y San Lorenzo. Mañana a las 10 comenzarán las negociaciones formales en las oficinas de la cartera laboral del microcentro porteño. La complejidad del conflicto y la diversidad de actores involucrados hacen prever a los funcionarios que las deliberaciones serán arduas y prolongadas.

Asimismo, Trabajo intimó “a los trabajadores a dejar sin efecto las medidas de fuerza y a las empresas a evitar cualquier disposición que puedan afectar el clima de paz social”, en sintonía con la exhortación de la Presidenta. “Todavía no hubo una notificación oficial, pero la idea siempre fue acatar la conciliación. Confiamos en que el ministerio nacional actuará en favor de los trabajadores”, expresaron anoche directivos de la CGT regional a este diario. Hoy brindarán una conferencia de prensa para dar precisiones sobre las condiciones de trabajo en los puertos y detalles sobre la holgura económica de las poderosas empresas exportadoras que rechazan otorgar mejoras salariales esgrimiendo la supuesta debilidad de la actividad. Antes de conocerse la conciliación y el cambio de eje en los interlocutores, estaba programada una reunión entre los líderes de la CGT de San Lorenzo y el secretario general de la central sindical, Hugo Moyano.

Compartir: 

Twitter
 

Los puertos aceiteros están paralizados desde hace una semana. Hubo una exhortación de CFK.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared