EL PAIS › CRISTINA FERNANDEZ VISITO SANTA FE Y SE MOSTRO JUNTO A AGUSTIN ROSSI

Una foto con el candidato kirchnerista

La Presidenta encabezó la inauguración de la autovía Santa Fe-Paraná. Aprovechó para exhibir su apoyo al jefe del bloque K en Diputados, a quien le dio un protagonismo en el acto que no tuvieron los demás aspirantes peronistas a la gobernación santafesina.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Cristina Fernández de Kirchner inauguró ayer la autovía Santa Fe-Paraná, una obra “estratégica para la región” que demandó una inversión de casi 250 millones de pesos, en un acto caótico y multitudinario, pero repleto de gestos políticos. El más evidente: el apoyo presidencial al jefe del kirchnerismo santafesino y aspirante a la gobernación, Agustín Rossi, a tres días de un congreso partidario clave que definirá si el peronismo irá unido o dividido a las elecciones del 24 de julio en Santa Fe. La Presidenta evitó cualquier referencia a la interna, pero el montaje lo dijo todo: en la mesa, junto a los gobernadores Hermes Binner y Sergio Urribarri y los ministros del gabinete, el único que se sentó fue Rossi. Los otros candidatos, Rafael Bielsa y Omar Perotti, quedaron relegados a la segunda fila y el representante del peronismo federal, Juan Carlos Mercier, gran amigo de Carlos Reutemann, ni siquiera pudo subir al palco.

Ya en el arranque del discurso, una demanda cruzó a la Presidenta. “¡Borombombón, borombombón para Cristina la reelección!”, le gritaron desde abajo. Ella respondió con una sonrisa. “¡Muchas gracias! Por toda la fuerza que me dan ustedes”, dijo CFK.

El acto fue colmado por los militantes kirchneristas que cruzaron desde las dos orillas. El lugar elegido, una loma de doscientos metros reservada para una balanza de camiones, complicó el ir y venir entre las capitales de Santa Fe y Entre Ríos. Así que el tránsito colapsó durante varias horas y recién se pudo normalizar entrada la noche.

La mayoría K se impuso desde las presentaciones oficiales y el intercambio de regalos: silbatinas para Binner y el intendente radical de Santa Fe, Mario Barletta, otro de los anotados en la carrera a la Casa Gris. Y aplausos para Rossi, quien compartió la mesa presidencial con los gobernadores y los ministros Carlos Tomada, Julio De Vido y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. En segunda fila, el protocolo había ubicado a Barletta, su colega de Paraná, el diputado Gustavo Marconatto, la senadora Roxana Latorre, Bielsa y Perotti, mientras que más atrás quedaron la vicegobernadora Griselda Tessio y el ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, el candidato elegido por Binner para que lo suceda a fin de año.

La Presidenta evitó también cualquier mención a Binner y a las demandas del gobernador por los recursos nacionales, pero un párrafo del discurso sonó a retruque: “En Santa Fe, entre obras de infraestructura y de energía, se invirtieron más de 15 mil millones de pesos en estos años, más de 30 mil soluciones habitacionales, más de 5400 millones de pesos en obras de infraestructura y subsidios por más de mil millones de pesos anuales para las tarifas de los usuarios y para que la economía siga creciendo”.

Y fue ahí cuando la Presidenta giró su mensaje hacia la realidad económica. Y anticipó otro logro de su gobierno: “Mañana (por hoy) vamos a anunciar un record histórico en la recaudación de más de 40 mil millones de pesos, que se derraman en más coparticipación y derechos de exportación que también compartimos con la provincia en el Fondo Federal Solidario de la soja”.

“La verdad, me siento muy contenta, no ya como presidenta de la República sino como ciudadana y militante política, por poder participar y protagonizar el período de crecimiento económico con inclusión social más importante de nuestros 200 años de historia”, afirmó la Presidenta. “Siento que vale la pena tanto sacrificio de mucha gente que soñó como nosotros una patria más justa, más equitativa y más solidaria.”

“Por eso cuando vemos algunas escenas, algunas fotos y algunas realidades como las que me ha tocado ver hoy, junto a millones de argentinos, del trabajo esclavo en aquellas empresas que están ganando el dinero que nunca han ganado en toda su historia. Yo les pido un ejercicio de responsabilidad en serio a todos los sectores de la vida nacional. Por favor, y es el compromiso del Estado de terminar con situaciones vergonzantes para la condición humana y para la dignidad de una Nación”, agregó. Fue en ese contexto que hizo “una convocatoria a mis compañeros del movimiento obrero” (ver Página/12). A los sindicalistas les reclamó que actúen con “mucha responsabilidad” y les dijo que “no se pueden tener los mismos comportamientos y las mismas prácticas con que se enfrentaron las políticas neoliberales de los años ’90 que cuando tenemos un gobierno popular y nacional que defiende los intereses de los trabajadores”.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández, Hermes Binner y Agustín Rossi en la inauguración de la autovía Santa Fe-Paraná.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared