ECONOMíA › EDESUR ASEGURó QUE EL ROJO EN SU BALANCE SE DEBE A LAS MULTAS Y AL CONGELAMIENTO TARIFARIO

Perdió plata y le apuntó al Gobierno

En un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio, la distribuidora controlada por la italiana Enel sostuvo que el margen percibido a través de la tarifa “es insuficiente para recomponer la ecuación económico-financiera del negocio”.

La distribuidora eléctrica Edesur informó ayer que el año pasado registró pérdidas por 52,7 millones de pesos. Las atribuyó a las multas que le aplicó el Gobierno por deficiencias en la prestación del servicio y al congelamiento de la tarifa. En el comunicado que presentó ante la Bolsa de Comercio también aseguró haber invertido 447,8 millones de pesos durante 2010 para abastecer el crecimiento de la demanda, “superando los 414 millones requeridos por el ente regulador”. Sin embargo, la propia compañía se comprometió a comienzos de enero a incrementar durante este año un 30 por ciento ese monto luego de que el Gobierno amenazara con quitarle la concesión.

Edesur detalló que sus resultados se vieron afectados por la falla que registró su red los días 2, 3 y 4 de junio, por la cual recibió una multa de 20,4 millones de pesos, y las interrupciones del servicio eléctrico ocurridas entre el 22 y 29 de diciembre, por la cual recibió una sanción de 64,4 millones de pesos, entre la multa y el resarcimiento que deberá hacerles a sus clientes. El Ente Regulador de la Electricidad (ENRE) publicó ayer esta última sanción en el Boletín Oficial, junto a las que les aplicó a Edenor y Edelap, las otras dos distribuidoras que operan en el Area Metropolitana de Buenos Aires (ver aparte).

Además, Edesur vinculó las pérdidas con el congelamiento de las tarifas. En el comunicado, afirma que el último reconocimiento parcial de mayores costos por la aplicación del mecanismo de monitoreo se registró en 2008. Por lo tanto, “resulta evidente que el margen de distribución percibido por la compañía a través de la tarifa es insuficiente para recomponer la ecuación económico-financiera del negocio, dado el continuo incremento verificado en los costos operativos”.

En el Gobierno, en cambio, sostienen que los ingresos de la empresa son suficientes para garantizar una adecuada prestación del servicio obteniendo a su vez una rentabilidad razonable. Por eso cuando surgieron los cortes manifestaron preocupación por “la desidia, falta de conducción y el abandono de la gestión”. La compañía italiana Enel heredó los activos de Edesur cuando compró la española Endesa en febrero de 2009 y la hipótesis oficial es que esa inversión puntual no era una prioridad para los italianos. Por eso, en diciembre citaron al embajador italiano y le advirtieron sobre el riesgo de una rescisión del contrato en caso de no mejorar la gestión.

Los italianos reaccionaron rápido y prometieron invertir 550 millones de pesos en 2011. Entonces dijeron que esa suma representaría un 30 por ciento de lo invertido en 2010, pero si se toma en cuenta el dato difundido ayer sobre la inversión del año pasado el incremento llegaría al 23 por ciento, aunque también puede ser que termine invirtiendo más de 550 millones. El Gobierno aceptó la propuesta y desde ese momento no volvió a agitar el fantasma de la recisión, pero le confirmó una dura multa a la firma y la obligó a efectuar resarcimientos millonarios.

Compartir: 

Twitter
 

El Gobierno había amenazado a comienzos de año con rescindir el contrato de la distribuidora.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.