EL MUNDO › INCERTIDUMBRE POR LA LIBERACIóN DE DOS REHENES DE LAS FARC COLOMBIANAS

Coordenadas, operativo y frustración

La fracasada misión provocó tensión entre el gobierno, los mediadores y la Cruz Roja. La delegación fue hasta el lugar y no había nadie. El presidente Santos afirmó que no autorizó ni autorizará a nadie por ahora para hacer contactos con la guerrilla.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Aún continúan secuestrados el militar y el policía que la guerrilla de las FARC prometió liberar el fin de semana. El gobierno nacional negó la autorización para continuar con los operativos humanitarios, después de que el domingo el helicóptero del Comité Internacional de la Cruz Roja regresara de la selva con las sillas vacías destinadas a los rehenes. “No había nadie en el sitio (de las coordenadas)”, afirmó a Página/12 Pascal Jequer, vocero del CICR.

La fracasada operación provocó un clima de tensión entre el gobierno, los mediadores y el CICR que hoy tiene en incertidumbre al país. Los familiares de Guillermo Solórzano y Salín Antonio Sanmiguel Valderrama permanecen en Bogotá, mientras en el Palacio de Nariño aún no se deciden por un visto bueno. El presidente Juan Manuel Santos señaló al finalizar la tarde de ayer que todavía no decide si ordena el cese de las actividades militares en la región del Cauca y el Tolima (sur), donde se supone que estarían los comandos guerrilleros con el mayor de la Policía Guillermo Solórzano y el cabo del Ejército Salín Antonio Sanmiguel Valderrama.

Santos también afirmó que no autorizó ni autorizará a nadie por ahora para hacer contactos con grupos ilegales. Esto después de la manifiesta intención de la ex parlamentaria Piedad Córdoba de realizar diálogos con la guerrilla para iniciar un proceso de paz. Con las exitosas liberaciones de la semana pasada, ong y defensores de derechos humanos se entusiasmaron con la posibilidad de un nuevo proceso de negociación con las FARC. Sin embargo, Santos prontamente declaró que necesita mucho más que la liberación de cinco secuestrados –número que aún no se completa– “para que muestren que realmente hay una voluntad de paz”. Además, dijo que “no queremos improvisar” y que sólo tendrá una decisión cuando esté seguro.

Molesto por la frustración de la soledad encontrada en el supuesto sitio de las liberaciones, el delegado del gobierno en la comisión humanitaria, Eduardo Pizarro, contrarió la postura del CICR, asegurando que la guerrilla, por voluntad, dio unas coordenadas equivocadas. “Las FARC entregaron unas coordenadas en el Tolima y resulta que supuestamente los secuestrados no están en Tolima, sino en el Cauca. Es una conducta molesta y extraña”, dijo el vocero. Más tarde se conoció que el sitio de las coordenadas se encontraría en una cordillera, a la que se puede acceder desde las provincias de Tolima o Cauca. A su malestar se sumó el vicepresidente nacional, Angelino Garzón, asegurando que al no entregar los rehenes la guerrilla engañó a la sociedad colombiana y se burló de sus familias. “Tenemos que exigirle a la guerrilla de las FARC la entrega hoy mismo de los dos secuestrados y la entrega hoy mismo de todas las personas secuestradas y el cese de la práctica del terrorismo y el secuestro”, comentó a los medios nacionales.

Piedad Córdoba, mediadora en todas las liberaciones unilaterales que ha ejecutado la guerrilla en los últimos tres años y a quien siempre las FARC entregan las coordenadas, prefirió no pronunciarse en medio de la polémica vivida ayer. En su cuenta de Twitter afirmó que “respeto los conductos regulares” y esperará las decisiones del presidente Santos. Horas antes había afirmado que si tenía que hablar con el ex mandatario Alvaro Uribe “para que se haga la paz” lo haría, así Uribe “me quiera ver cocinada en el Infierno”.

Las declaraciones subieron de tono a lo largo del día y aumentó la tensión entre los distintos sectores. El CICR, que opera imparcialmente en operaciones como ésta, tuvo que disculparse por afirmar temprano a la radio local que iba a continuar hoy con los operativos para liberar a Solórzano y Salín Sanmiguel. “El gobierno nacional se permite informar que no es cierto que haya autorizado la reanudación de algún operativo para la liberación de secuestrados”, dijo la Casa de Nariño horas más tarde, añadiendo que esperaban las explicaciones de la Cruz Roja sobre lo sucedido el domingo antes de tomar cualquier decisión. “Es un momento muy difícil para los familiares que estaban esperando a sus seres queridos. Esperamos que esta misión humanitaria se pueda cumplir pronto para que ellos puedan reunirse”, dijo Christophe Beney, jefe de la delegación del CICR en Colombia.

Por su parte, Pascal Jequer aseguró a este diario que “no está seguro cuándo y cómo será el escenario posible” para las liberaciones de los dos hombres que completarían el grupo de cinco secuestrados liberados como gesto humanitario de las FARC, según lo anunciaron desde diciembre pasado. La semana anterior fueron entregados los políticos Marcos Baquero y Armando Acuña y el infante de Marina Henry López, así como el patrullero de la policía Carlos Ocampo.

Compartir: 

Twitter
 

El Comité de la Cruz Roja inició gestiones para que el gobierno colombiano reactivara el operativo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.