ECONOMíA › EL PARLAMENTO EUROPEO CUESTIONO LAS TRABAS A LA IMPORTACION

Quejas en el Viejo Continente

Los eurodiputados aprobaron ayer un informe donde critican el freno de las importaciones de productos alimentarios por parte de la Argentina, como así también la política de licencias no automáticas.

 Por Sebastián Premici

El Parlamento Europeo (PE) aprobó ayer un informe en el cual cuestionó el freno de las importaciones de productos alimentarios por parte de la Argentina, como así también la política de licencias no automáticas (ver aparte). El Parlamento también criticó “el incumplimiento de las normas sanitarias de Brasil en su producción de ganado bovino”. En este sentido, los eurodiputados solicitaron a la Comisión Europea (CE), uno de los órganos de mayor poder en el Viejo Continente, “que tome las iniciativas necesarias para que se suspendan estas medidas que atentan contra una negociación con el Mercosur”. El informe fue aprobado una semana antes de que ambos bloques regionales vuelvan a encontrarse en Bruselas. Si bien el informe del PE no es vinculante, podría demorar las transacciones.

Las negociaciones entre la UE y el Mercosur comenzaron hace varios años. Los países sudamericanos –Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay– pretenden una mayor inserción de los productos agrícolas de la región, mientras que los europeos especulan con una apertura a las barreras industriales y el sector de los servicios. En este sentido, el Parlamento Europeo se pronunció en contra de abrir sus barreras agrícolas sin realizar previamente un informe de los impactos económicos, sociales y ambientales. Según el PE, las importaciones de los productos agrícolas del Mercosur representan 19 mil millones de euros, frente a los mil millones de exportaciones.

“El PE considera inaceptable que la CE reanude las negociaciones sin hacer una evaluación de los impactos socioambientales. Por otro lado, le solicitamos a la Comisión que no concluya las negociaciones con el Mercosur hasta que se finalice la Ronda de Doha”, señaló el informe aprobado ayer en Estrasburgo (Francia).

Los eurodiputados salieron en defensa de los productores agropecuarios europeos. En cuanto a la negociación con el Mercosur, el PE apuntó contra los dos socios más grandes del bloque sudamericano, es decir la Argentina y Brasil. “Manifestamos nuestra preocupación sobre la política para limitar las importaciones de productos alimentarios que compiten con su producción nacional, contrarias a la OMC. Además, esas medidas se añaden al sistema de licencias no automáticas, que ya repercutieron negativamente en las exportaciones de la UE”, enfatizó el documento.

Los eurodiputados cuestionaron los instrumentos de política económica de la Argentina, que están pensados para proteger la producción nacional de determinados productos y cuidar la balanza comercial. Son los mismos objetivos que persiguen los eurodiputados al señalar en el mismo informe que cualquier negociación multilateral debe “mantener un equilibrio entre la producción nacional (europea) y las importaciones”. Por otro lado, los europeos también están interesados en cuidar su balanza comercial con el Mercosur, que en el rubro agrícola presenta un déficit de 9 mil millones de euros anuales.

En relación con Brasil, el PE manifestó que se “pone de manifiesto el continuo incumplimiento por parte de la carne bovina brasileña de las normas que aplican los productores europeos”. A su vez cuestionó el “uso generalizado de plaguicidas prohibidos en la UE y en casi todo el mundo, que pone de relieve los graves riesgos para la salud”.

El informe resultó aprobado una semana antes de que los representantes de la UE y el Mercosur vuelvan a reunirse en Bruselas para continuar con las negociaciones. Este pronunciamiento, que no tiene carácter vinculante, podría ser utilizado por los sectores más rígidos de la Comisión Europea para frenar las tratativas.

“El nivel de integración comercial en la unión aduanera del Mercosur no es suficiente en la actualidad como para garantizar una circulación adecuada de productos importados dentro de la región. Un acuerdo no produciría valor añadido real en ausencia de unas disposiciones que garanticen la circulación efectiva de los productos agrícolas de la UE”, concluye el informe.

El PE sabe que las negociaciones europeas con el Mercosur estuvieron marcadas por el lobby de los sectores industriales y de servicios, sobre todo en el área de las telecomunicaciones, en detrimento de los sectores agrícolas. Si bien el documento privilegia algunas críticas hacia la Argentina y Brasil, también existe una discusión (de poder) hacia el interior del bloque europeo sobre cuáles deberían ser los sectores beneficiados.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Los legisladores europeos salieron en defensa de sus productores agropecuarios.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.