CIUDAD › PIEDRAZOS, DISPAROS, DOS CHICOS HERIDOS Y UN PATRULLERO INCENDIADO EN EMPALME GRANEROS

Persecución policial con final violento

La captura de un evadido de la comisaría 12 provocó un intercambio de piedras y balazos entre dos policías y vecinos. Dos niños de 9 y 14 años recibieron impactos de bala. El más grande era operado anoche, con pronóstico reservado.

 Por Claudio Socolsky

La persecución de un evadido de la comisaría 12 en Empalme Graneros derivó en un violento intercambio de piedras y disparos entre dos policías y vecinos del lugar, con el saldo de dos menores de 9 y 14 años con heridas de bala y un patrullero incendiado. Según indicó a Rosario/12 el titular de la Unidad Regional II, Cristian Sola, el lugar "se enardeció porque varias personas salieron en defensa del evadido, se lo sacan al personal policial; de ahí viene toda la agresividad, con la pedrada". Para el secretario de Seguridad provincial, Horacio Ghirardi, se trató de "un hecho serio, en el sentido de que lo que debiera ser una tarea policial de rutina para detener a una persona que está prófuga, se complica con la intervención de los propios vecinos que reaccionan ante la herida que reciben estos chicos". El pibe de 9 años fue internado en el Hospital Vilela con un disparo con orificio de salida en el hemotórax y estaba compensado, mientras que el de 14 fue intervenido quirúrgicamente anoche en el Hospital Centenario por una herida de bala en el abdomen y su estado era reservado. Investiga el hecho el juzgado de Instrucción 1 a cargo de la jueza Roxana Bernardelli y también la División Judiciales de la Policía.

La versión policial indicó que todo comenzó en horas del mediodía de ayer cuando dos oficiales que se trasladaban en un móvil de la comisaría 20, que va a realizar un trámite de rutina en Campbell y La República, reconocen a uno de los evadidos de la comisaría 12 el pasado 17 de enero. Se produce un intercambio de disparos con el personal policial en un pasillo y logran reducir al hombre que se había fugado, secuestrándole una pistola 9 milímetros.

En ese momento, según la policía, aparecen en la escena vecinos del lugar y comienzan a agredir a los dos policías que de inmediato piden apoyo, pero tuvieron que retroceder mientras un grupo de personas incendiaba el patrullero. Como consecuencia del intercambio de disparos, dos menores sufrieron heridas de bala por lo que fueron internados en los hospitales Vilela y Centenario.

"Se trata de un lugar peligroso, la zona se enardeció porque varias personas salieron en defensa del evadido, se lo sacan al personal policial; de ahí viene toda la agresividad, con la pedrada, por eso después llega un móvil de apoyo", explicó Sola, para luego agregar que investigará "todas las conductas del personal policial. Estamos trabajando con Asuntos Internos, la jueza Bernardelli y la fiscal Lucía Aráoz, esperando que se recuperen los dos menores".

En este sentido, la fiscal dijo a este diario que en el momento en que los agentes reducían al evadido "salieron los parientes y vecinos a ayudarlo, porque generalmente en esos pasillos sale toda la gente a ver qué pasa cuando escuchan tiros. Hubo toda una resistencia a la autoridad, y desgraciadamente hay dos chicos heridos. Ahora hay que determinar con qué armas se produjeron las heridas de los menores para determinar quiénes fueron los autores".

Por su parte, Ghirardi abundó que la justicia está tratando de determinar si "las balas son policiales o provienen de otro lugar, habrá que profundizar la investigación para ver cómo se sucedieron en detalles los hechos". El funcionario agregó que "siempre que se dan este tipo de enfrentamientos, cuando el personal policial hace uso de su arma de fuego, se le da rápidamente intervención a la secretaría de Control Policial, Asuntos Internos y a la justicia a los efectos de quede claro en que situación se hizo uso de la fuerza, y habrá que hacer las pericias balísticas para determinar de donde procedieron las balas y en qué circunstancias".

Según Ghirardi, pudo haber sucedido que "estos chicos hayan quedado en la línea de fuego de este tiroteo". Para el secretario de Seguridad provincial, lo ocurrido ayer "habla de niveles de violencia, de gente armada, de una situación que no deja de ser complicada en algunos barrios de la ciudad".

El menor de 9 años fue trasladado por una ambulancia del SIES al Hospital de Niños Víctor J Vilela. Ingresó con una herida de bala con orificio de salida en el hemotórax, lo que le produjo una fractura en el esternón. Según indicaron fuentes del efector, el chico estaba en terapia intensiva pero compensado. En tanto, el otro pibe de 14 años fue derivado al Hospital Centenario. Al cierre de esta edición al menor lo estaban operando de una herida de bala en el abdomen y su estado era reservado.

Compartir: 

Twitter
 

Las autoridades admiten la emergencia "de niveles de violencia en algunos barrios de la ciudad".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.