SOCIEDAD › TRES DETENIDOS POR EL CRIMEN DEL JOVEN QUE FUE APALEADO A LA SALIDA DE UN BOLICHE

El bate de béisbol ya tiene dueño

Los apresados tienen entre 22 y 25 años y viven en Boedo. La policía cree que la golpiza fatal se debió a un problema de tránsito. El padre de uno de los detenidos entregó el auto en el que iban los acusados. Y pidió perdón a la familia de la víctima.

 Por Carlos Rodríguez

El testimonio de los amigos de la víctima y el de una persona de identidad reservada, además de las imágenes que aportaron las cámaras de seguridad de varios comercios de la zona, llevaron ayer a la detención de tres jóvenes que habrían sido los responsables de la muerte de Matías Jano Fernández, de 20 años, ocurrida en la madrugada del domingo pasado en el barrio porteño de Balvanera. Una llamada telefónica permitió encontrar un bate de béisbol que habría sido utilizado para golpear a Fernández. Ese elemento apareció en Don Torcuato, muy lejos de la escena del crimen. Las imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en los alrededores de la calle Sánchez de Loria, entre Rivadavia y Don Bosco, sirvieron para determinar el número de patente del auto en el que iban los agresores y saber que sus ocupantes eran tres. Los amigos de Matías hicieron una descripción de los atacantes y el testigo de identidad reservada reveló que uno de los ahora detenidos habría aportado una frase que, sumada al resto de los indicios, podría llegar a adquirir el carácter de una confesión: “Me mandé una cagada”.

“En la causa se avanzó, pero lo que sigue sin tener explicación es el porqué de tanta violencia: todo indica que los victimarios no conocían a la víctima y que lo atacaron luego de intercambiar insultos, al parecer por un simple incidente de tránsito entre un automovilista y un peatón”, explicó a Página/12 una fuente de la investigación. Jorge Fernández, el padre de Matías, aseguró que los que mataron a su hijo son “asesinos que salieron a jugar con la muerte” (ver aparte), mientras el papá de uno de los detenidos le pidió “perdón” a la familia del chico fallecido.

Matías Fernández había festejado su cumpleaños, el sábado por la noche, en el boliche Fantástico Bailable, en Rivadavia 3475. En la madrugada del domingo salió del lugar junto con sus amigos, caminando por Rivadavia hacia Sánchez de Loria. El chico dobló por esa calle hacia la esquina de Don Bosco, donde se produjo el incidente fatal. Sus amigos se habían retrasado un poco porque se habían quedado conversando en la puerta del boliche, cuando Fernández comenzó a discutir con los tres ocupantes de un Fiat Siena color gris topo, patente JMI 984. “Los chicos afirman que ellos no participaron de la pelea, pero vieron lo que pasó porque venían unos metros más atrás”, explicó la fuente consultada por este diario.

La discusión previa al ataque se desarrolló sobre Loria, en el tramo que va de Rivadavia a Don Bosco. “Los victimarios no habían estado en Fantástico Bailable ni conocían a la víctima. Tal vez discutieron por un problema de tránsito, hasta que dos de ellos se bajaron del auto y golpearon a Matías. Una tercera persona, que iba en el auto, se habría quedado en el interior del mismo o bajó, pero sin intervenir en los hechos de violencia, aunque tendría responsabilidad por haber tratado de encubrir a los autores del ataque”, precisó un vocero policial.

Luego de golpear a Fernández, los ocupantes del Siena huyeron y trataron de hacer desaparecer el bate de béisbol de color gris metalizado con el que habría sido golpeado Fernández. El bate fue hallado en un baldío de Don Torcuato porque un testigo vio cuando lo tiraban desde un auto. Con los datos del Siena se ubicó a su dueño, el padre de uno de los detenidos, Leonel Bufaño, de 23 años. El segundo en caer preso fue Hernán Mendieta, de 25. Se cree que uno de ellos golpeó a Fernández con el bate.

A Bufaño lo detuvieron ayer a mediodía en Carlos Calvo y Yapeyú, en el barrio de Boedo, a metros de su domicilio. Poco después, el padre del joven entregó a la policía el Fiat Siena, que fue sometido a pericias, igual que el bate de béisbol, para encontrar huellas que confirmen la forma en que se produjeron los hechos. El hombre que sería el padre del primer detenido, al ser interrogado por la prensa, se limitó a decir: “Le pido perdón a la familia de la víctima”.

Mendieta fue detenido en Carlos Calvo al 4100, en el mismo barrio de Boedo. Tanto Bufaño como Mendieta trabajaban en un supermercado de la zona, como repositores. Uno de ellos habría dicho, ante compañeros de trabajo, que el domingo se había mandado “una cagada”. Ayer, a las 15.30, se entregó detenido en la comisaría octava el tercer sospechoso, llamado Néstor, de 22 años. Lo acompañaron dos abogados. Se cree que este joven no participó activamente en la agresión, aunque sí en el encubrimiento. El comisario Néstor Rodríguez, vocero de prensa de la Policía Federal, confirmó que la pelea comenzó y terminó en la calle, y que víctima y victimarios “no habrían tenido ninguna relación ni discusión previas”.

Los detenidos serán interrogados, entre hoy y mañana, por la jueza María Fontbona de Pombo, y se espera luego la realización de un reconocimiento en rueda de personas del que participarán los amigos de Fernández, para tratar de identificar a los detenidos como los autores de la agresión.

Compartir: 

Twitter
 

Los dos primeros detenidos fueron encontrados por la policía; el tercero se entregó voluntariamente.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.