ECONOMíA › LA PRESIDENTA RECIBE HOY A LA CGT Y EL MIéRCOLES A LA UIA

En la búsqueda del consenso

El objetivo oficial es preparar el camino para impulsar un acuerdo económico y social, pero empresarios y sindicalistas ya marcan sus diferencias en cuanto a los temas y los plazos necesarios para negociar un pacto.

Cristina Fernández de Kirchner recibirá hoy a la cúpula de la CGT y el miércoles hará lo propio con la UIA. El objetivo oficial es preparar el camino para impulsar un acuerdo económico y social, pero empresarios y sindicalistas ya marcaron sus diferencias en cuanto a los temas y los plazos necesarios para negociar un pacto, dejando en evidencia que no será una tarea sencilla.

El flamante presidente de la Unión Industrial Argentina, José Ignacio De Mendiguren, fue el primero en poner paños fríos. “No creo que se pueda trabajar en un pacto social. En los meses venideros todo se va a teñir de campaña, lo que aflora en estos períodos es el corto plazo. Lamentablemente, pasa acá y en todo el mundo. Cuando lo planteábamos en 2004 es porque veíamos un escenario muy propicio; el país crecía, crecía sin inflación... era el momento ideal para pensar en el largo plazo”, aseguró el sábado en una entrevista con el matutino La Nación. No obstante, se mostró dispuesto a buscar puntos de acuerdo con la CGT para “consolidar el proyecto de crecimiento”. “Lo importante es que la Presidenta ha invitado a iniciar un diálogo social, más allá de los tiempos que cada sector se planteó. Aspiramos a que sea cuanto antes”, afirmó ayer el diputado Héctor Recalde.

Uno de los temas en los que se diferencian la UIA y la CGT es el proyecto para que los empresarios compartan sus ganancias con los trabajadores. “Una cosa es distribuir ganancias, pero lo que tenemos que determinar es que esa ley lo que no puede esconder, como el proyecto que había llegado al Congreso, es la cogestión sindical, o sea que los sindicatos tienen derecho a objetar los balances, a pedirles a las empresas a quién les compra, a quién les venden, con qué condiciones producen. Eso está lejos de ganancias”, aseguró ayer De Mendiguren en declaraciones radiales.

“De ninguna manera hay cogestión. Lo que hay es derecho a la información, que ya existe en la Argentina, y no de ahora, sino desde hace mucho tiempo. De ninguna manera el sindicato va a tener la posibilidad de determinar la validez o no de un balance, sino de decir, en todo caso, ‘este balance no refleja la realidad’”, retrucó Recalde. “Soy intransigente en una sola cosa: en que tiene que implementarse el derecho que se consagró en la Constitución. Lo demás –los porcentajes, los tiempos, los métodos– es acordable con otros bloques”, concluyó.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, también se refirió a esta iniciativa y juzgó que están dadas las condiciones para avanzar porque “Argentina está con un proceso de crecimiento muy fuerte”. Consultado sobre la resistencia empresarial al proyecto, Randazzo sostuvo que De Mendiguren “habla de la necesidad de que en el encuentro que propicia el Gobierno se puedan discutir todos los temas”. Al defender el diálogo social, enfatizó que “para garantizar que Argentina siga creciendo, debe resolver los problemas en forma amigable”, y añadió que “el Gobierno tiene que actuar como moderador y con la mayor racionalidad”.

De Mendiguren sostuvo también que no le teme a Moyano, pero afirmó que le gustaría “que no tuviera tanto poder una persona con la que uno negocia”. “Es un dirigente fuerte, que como se dice siempre, va por todo; no es un dirigente de los más fáciles que me ha tocado”, agregó. Igual, luego se mostró contemporizador con el líder de la CGT y tendió un puente de cara a las negociaciones futuras: “Moyano es un hombre duro en la negociación, pero también creo, lo conozco hace muchos años, que es una persona consciente de que el país necesita un proyecto de desarrollo, y en ese proyecto es clave compatibilizar la distribución del ingreso, con la inversión”, evaluó.

Por último, el jefe del gremio La Fraternidad, Omar Maturano, aseguró ayer que la CGT le reclamará un lugar en las listas de octubre a la Presidenta. “Se necesita el 33 por ciento de los trabajadores dentro de las listas para que no se hagan leyes en contra de los trabajadores. Estuvimos en la 9 de Julio pidiendo lo que nos corresponde a los trabajadores por derecho propio, porque somos la columna vertebral del movimiento justicialista”, sostuvo.

Compartir: 

Twitter
 

De Mendiguren y Moyano se saludaron el martes en la asunción del empresario al frente de la UIA.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice
  • LA PRESIDENTA RECIBE HOY A LA CGT Y EL MIéRCOLES A LA UIA
    En la búsqueda del consenso
  • TEMAS DE DEBATE: CLAVES PARA CONSOLIDAR EL PISO Y SUBIR EL TECHO
    Cómo profundizar el modelo
  • ACUERDO CON LA TERMINAL GENERAL MOTORS
    Más autos en la fila

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.