ECONOMIA › EL MERCOSUR BUSCA FACILITAR LA PARTICIPACION DE LAS EMPRESAS EN LAS COMPRAS PUBLICAS DE LOS ESTADOS

Siguen las tensiones, sin riesgo de ruptura

Más allá de conflictos no resueltos, los mayores esfuerzos de la Cumbre del Mercosur, finalizada ayer, estuvieron puestos en preservar este espacio y en la búsqueda de propuestas y mayor compromiso para lograr las soluciones.

 Por Fernando Krakowiak

Desde Asunción

La Cumbre del Mercosur que cerró ayer en esta ciudad dejó evidenciados, una vez más, los conflictos comerciales entre los socios del bloque, pero también quedó claro que ninguno está dispuesto a sacrificar un proceso de integración que ya lleva veinte años. Por ese motivo, lo que sobresalieron fueron propuestas para resolver las disputas y pedidos de mayor compromiso para que lo que se discute en estos foros no quede sólo como una declaración de buenas intenciones. “A veces parece que nuestro bloque no tiene toda la armonía con la que debería contar un proceso de integración”, señaló el canciller Héctor Timerman durante su intervención en la reunión de presidentes, a la que asistió en reemplazo de Cristina Kirchner. No obstante, a continuación destacó que la fortaleza “no está en nuestra capacidad para suprimir los conflictos de intereses, sino en la capacidad para enfrentarlos y resolverlos, a veces por los canales formales del Mercosur y otras apelando al diálogo entre los Estados”. Luego pidió puntualmente seguir trabajando para lograr acuerdos sobre las condiciones de participación de empresas de la región en los mercados de compras públicas. El reclamo tiene como destinatario excluyente a Brasil, que dentro de los próximos cinco años va a organizar el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos y todavía no se muestra dispuesto a abrir el juego para que empresas del Mercosur puedan participar de las licitaciones para las obras que están en carpeta. En este punto el malestar argentino surgió porque se había acordado un protocolo de obras públicas, pero a pedido de Brasil se decidió revisarlo y finalmente se llegó a la cumbre actual con el trabajo sin terminar.

Timerman, además, remarcó la necesidad de “priorizar los flujos de comercio intraMercosur, incentivando así la producción regional y el trabajo digno”. Este fue uno de los temas que el Gobierno expuso con más énfasis también en la reunión del Consejo de Mercado Común realizada el martes. El ministro de Economía, Amado Boudou, y su par de Industria, Débora Giorgi, resaltaron que la integración productiva entre empresas de distintos países del bloque puede ayudar no sólo a incrementar ese comercio al interior, sino también a superar muchos de los enfrentamientos entre privados que se agudizan por la falta de una estrategia de complementación y especialización productiva.

También es un tema que se discute con Brasil en los encuentros bilaterales y se esperaba que pudiera surgir en la cita que se estaba negociando entre Cristina Kirchner y Dilma Rousseff, pero la ausencia de Cristina por motivos de salud terminó frustrando esa reunión. Ayer, quien conversó unos minutos con Dilma fue Boudou. El ministro de Economía brasileño, Guido Mantega, hizo de nexo para que se vieran, pero por parte de Dilma sólo hubo tiempo para preguntar por la salud de la Presidenta y felicitarlo por la candidatura a la vicepresidencia que el ministro estrenó en el Centro de Convenciones de la Conmebol, en las afueras de Asunción.

La reunión de presidentes también contó con los reclamos de Paraguay, quien aprovechó la “localía” para meter un poco de presión con su reclamo para favorecer la libre circulación de mercancías. “Las trabas y obstáculos no harán más que retardar el clamor de nuestros pueblos por una mayor integración”, afirmó Fernando Lugo, quien al interior de su país enfrenta fuertes presiones de sectores industriales que rechazan el Mercosur y ven con buenos ojos acuerdos de libre comercio con Estados Unidos. En la declaración de los presidentes, Paraguay logró que figure expresamente la necesidad de facilitar el libre tránsito lo que le permite tener mayores herramientas para protestar contra Argentina y Brasil, a quienes se los acusa habitualmente por supuestas trabas que sufre la mercadería paraguaya en la frontera. No obstante, Uruguay, el otro socio chico del bloque, sorprendió al decir que “el crecimiento nos equilibra, no la lástima”. De ese modo, buscó dejar de lado los reclamos y se enfocó en propuestas para ampliar el bloque (ver aparte).

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien participó como representante de un Estado asociado, también fue más allá y pidió dejar atrás los condicionamientos del establishment. Le apuntó, por ejemplo, al uso que los bancos centrales le dan a las reservas. “Debemos liberarnos de los condicionamientos. No puede ser que nuestros bancos centrales autónomos depositen las reservas en los países desarrollados y al mismo tiempo tengamos que endeudarnos con esos mismos países que nos prestan nuestra propia plata a tasas mucho mayores. Mientras esas reservas rinden el 0,5 o 1 por ciento, tenemos que endeudarnos en 6 u 8 por ciento, dependiendo del riesgo país, otro instrumento de dominación”, afirmó. En este punto, Argentina es el país con la política más heterodoxa dentro del bloque, porque dispuso de las reservas para pagar deuda, algo que en otros países de la región, como destacó Correa, todavía se ve cómo una herejía. Sin embargo, en la cumbre se destacó la necesidad de fortalecer la coordinación macroeconómica y se encargaron algunos trabajos, como mencionó ayer a Página/12 el ministro Boudou, para ver cuál debe ser el nivel de reservas óptimos, lo que implícitamente supone que en el futuro se va a analizar qué hacer con las excedentes. También se trabajó sobre la necesidad de fortalecer el financiamiento a la producción. Al finalizar el encuentro, el uruguayo Mujica asumió la presidencia pro-tempore del bloque y prometió trabajar en los próximos seis meses para que se pueda avanzar con algunos de estos temas y así evitar que el semestre próximo se repitan los mismos reclamos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, junto a Amado Boudou. Acercamiento más allá de los conflictos.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared