ECONOMíA › CUáLES SON LAS CAUSAS QUE EXPLICAN LAS DIFICULTADES PARA CONSEGUIR COMBUSTIBLE

Por qué escasean las naftas

Los faltantes se deben a problemas de coyuntura provocados por los bloqueos a los yacimientos en el norte de Santa Cruz y deficiencias estructurales como la limitada capacidad de refinamiento frente a una demanda creciente.

 Por Fernando Krakowiak

La nafta continuó escaseando ayer en las principales ciudades del país e incluso en localidades del conurbano bonaerense, donde algunas estaciones de servicio cerraron sus puertas. Este situación combina problemas de coyuntura provocados por los bloqueos a los yacimientos en el norte de Santa Cruz con deficiencias estructurales como la limitada capacidad de refinamiento frente a una demanda creciente. Lo que sigue es un detalle de por qué se llegó a esta situación y qué puede pasar en el futuro.

- El impacto de los bloqueos. A raíz de los conflictos gremiales en Santa Cruz y Chubut, la producción de crudo de YPF se contrajo y esa reducción impactó en el ritmo de trabajo de sus tres refinerías. La Plata, Luján de Cuyo (Mendoza) y Plaza Huincul (Neuquén) estuvieron procesando hidrocarburos al 80 por ciento de su capacidad, lo que repercutió automáticamente en el mercado, pues las tres plantas concentran más del 50 por ciento de la refinación total del país. Además, los bloqueos afectaron parcialmente la producción de Pan American Energy (PAE), flamante propietaria de Esso, y de la china Sinopec, que les vende crudo a Shell y Petrobras. Las petroleras informaron en los últimos días que retomaron su ritmo de trabajo habitual en el sur y prometen que el abastecimiento se irá normalizando, pero los conflictos sindicales dejaron en evidencia las debilidades del sistema, tal como había ocurrido en mayo cuando el gremio de camioneros bloqueó la planta de despacho de combustible que YPF tiene en La Matanza, la que Petrobras posee en Dock Sud y la refinería de Shell en esa misma localidad.

- Límites en la capacidad de refinación. Las petroleras afirman que si sus refinerías funcionan a pleno están en condiciones de hacer frente a la demanda actual, pero cualquier problema, como los bloqueos mencionados, automáticamente dejan al sistema en una situación crítica. Eso se explica por la falta de inversiones en el eslabón de refinación. En noviembre del año pasado, YPF inauguró un horno topping en su refinería de Luján de Cuyo que le permitió ampliar la capacidad de procesamiento en 1000 m3 de petróleo por día, lo que equivalió en ese momento a incrementar en un 7 por ciento el petróleo refinado ahí. Ese proyecto estaba contemplado en el plan de inversiones 2009-2012 de la empresa. El horno no fue una inversión faraónica. De hecho, demandó sólo 47,5 millones de los 1500 millones de dólares destinados a ampliar y modernizar las refinerías de la firma. Sin embargo, ese solo desembolso permitió aumentar la capacidad de refinación de Argentina por primera vez en 17 años.

El resto de las grandes empresas del sector no realizaron, en cambio, ni siquiera una inversión significativa en el sector de refinación. Shell posee la refinería de Dock Sud y allí no hubo cambios relevantes en la capacidad de producción, tampoco en la planta que Esso tiene en Campana ni en la que Petrobras conserva en Bahía Blanca, aunque en los últimos meses hubo algunos cambios de manos que permiten especular con la posibilidad de inversiones futuras. PAE adquirió Esso en marzo y Oil tomó posesión recientemente de la refinería San Lorenzo que Petrobras tenía en Santa Fe. Además, en el último año y medio el precio de los combustibles ha ido subiendo y si bien todavía está por debajo del precio que se abona por las naftas en otros mercados, constituye un incentivo adicional para las petroleras. Los lobbistas del sector, muchos de ellos ex secretarios de Energía, dicen que los precios actuales son insuficientes y reclaman un ajuste mayor como solución a todos los problemas, pero el balance de YPF los desmiente. La petrolera controlada por Repsol y la familia Eskenazi obtuvo el año pasado una ganancia neta de 3486 millones de pesos en el país, un 66,1 por ciento más que el año anterior, y esa utilidad le ha permitido acelerar su ritmo de inversión para hacer frente a la creciente demanda.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El talón de Aquiles es la falta de inversiones en el eslabón de la refinación.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.