EL PAíS › LA UCR Y LA CC HICIERON UN POBRE PAPEL, PERO ALFONSíN Y CARRIó CELEBRARON LA VICTORIA DE MACRI

Por festejar, festejaron un triunfo ajeno

La candidata de la CC, María Eugenia Estenssoro, sacó el 3,31 por ciento. La radical Silvana Giudici obtuvo 2,06 por ciento. Los presidenciables de ambas fuerzas buscaron capitalizar el triunfo del macrismo, al que dijeron que apoyarán en el ballottage.

 Por Sebastian Abrevaya

Lejos de sus tiempos de bonanza, las fuerzas que conforman el arco político “pan-radical” hicieron un pobre papel en las elecciones porteñas. Sin embargo, su mal desempeño en la ciudad de Buenos Aires no les impidió a los dos candidatos presidenciales, Ricardo Alfonsín (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica), salir a festejar el triunfo ajeno y tratar de capitalizar los votos de Mauricio Macri de cara a las primarias abiertas del 14 de agosto. “Nosotros ya ganamos habiendo descubierto la verdad, estamos librados de ese miedo a la invencibilidad de la Presidenta”, sentenció exultante Carrió, con María Eugenia Estenssoro a su lado, que obtenía anoche el tres 3,31 por ciento. Alfonsín prefirió no mostrarse junto a Silvana Giudici, que sacó el 2,06 por ciento, pero emitió un comunicado en el que adelantó que si fuera porteño, en el ballottage “votaría en contra de las pretensiones hegemónicas del gobierno nacional”. Ricardo López Murphy, en tanto, no llegó al 1,5 por ciento.

En el bunker de la Coalición Cívica en el Hotel Savoy había un clima tranquilo hasta que llegó Carrió. La fórmula Estenssoro-Fernando Sánchez no tenía motivos para celebrar, y por la lista de legisladores aseguraban el ingreso de uno solo: Maximiliano Ferraro. Se ilusionaron con meter el segundo, Sergio Abrevaya, por un supuesto corte de boleta que no alcanzó. Para mantener su representación necesitaban dos bancas, es decir, perdieron uno. Lo primero que hizo la chaqueña fue felicitar “sinceramente” a Macri, a quien le reconoció que fue “acertada” su decisión de bajarse de la presidencial para cuidar su distrito.

En 2007, Carrió apoyó a Jorge Telerman como candidato, que salió tercero con el 20 por ciento. La lista de legisladores de la Coalición Cívica sacó poco más del 8,59 por ciento, es decir, dos bancas. Consultada por su posición frente al ballottage, Carrió contestó que nunca votaría “a favor del autoritarismo fascista” del gobierno nacional. Luego de pregonar la derrota de CFK en octubre, sobre el final de la conferencia de prensa Lilita se acordó de felicitar a su candidata y de decirle a Macri: “Esto no es un voto de confianza a su gestión”. Hacia adentro de la CC comenzó ahora un debate interno por el “desperfilamiento” de esa fuerza, lo que los sectores críticos señalaban como causal del mal desempeño. “Hoy nos tocó a nosotros pagar el costo, mañana les tocará a otros”, reconoció la chaqueña.

Los radicales tampoco tenían motivos para festejar anoche en el edificio del Comité Capital, pero se conformaron con el dato de no haber perdido representantes. Lo cierto es que en 2007 no llevaron candidatos, por lo que no renovaban ninguna banca, ni perdían las dos que obtuvieron en 2009, gracias al Acuerdo Cívico y Social. De todas maneras, el 2 por ciento de la fórmula Giudici-Claudio Augugliaro estaba bastante por debajo de las expectativas, teniendo en cuenta que Ricardo Alfonsín es uno de los presidenciales de la oposición en mejor posición y que fue la reaparición de la histórica Lista 3. La lista espejo de Giudici, que llevaba a Jorge Giorno como primer legislador, sacó menos del 0,4 por ciento.

“Quedó al descubierto que no existe la tan mentada ola cristinista, que tanto pregonaron los encuestadores del oficialismo”, sentenció anoche Francisco de Narváez, candidato a gobernador de Alfonsín en la provincia de Buenos Aires. La estrategia de los dirigentes de la Unión para el Desarrollo Social es capitalizar la victoria opositora frente al kirchnerista Daniel Filmus. Es por eso que Alfonsín, a las ocho y media, cuando todavía no se sabía que la diferencia iba a ser tan grande, salía a anunciar que “a pesar de nuestras claras diferencias con el PRO”, votaría por Mauricio Macri. “Este resultado prefigura que en octubre nos encontraremos frente a un claro escenario de segunda vuelta”, concluyó Alfonsín desde Chascomús.

Antes de dar el giro a la derecha, romper con Hermes Binner y aliarse con De Narváez, el candidato radical había manifestado profundas diferencias con Macri. Ayer, para el candidato radical la ciudadanía votó “con dignidad y en rechazo a las prácticas extorsivas del gobierno nacional, desmintiendo la andanada de encuestas que pretendía manipular los resultados, prenunciando un triunfo nacional del Frente para la Victoria”. La estrategia alfonsinista es tratar de capturar ahora esos votos opositores del PRO, que no tienen representación a nivel nacional.

Más allá de la cuestión nacional, tanto en la CC como la UCR encararán puertas adentro un análisis sobre los flojos resultados a nivel local. Aunque ayer Carrió ratificó su política de no hacer alianzas, un sector del ARI amenaza con irse del partido. Los radicales, en cambio, planteaban la necesidad de redefinir los liderazgos en el distrito para trasladar la recuperación a nivel nacional.

Compartir: 

Twitter
 

Silvana Giudici apenas pasó el 2 por ciento de los votos y Alfonsín evitó mostrarse a su lado.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.