EL PAíS › EL GABINETE NACIONAL EN EL BUNKER K

Mirando al 31 de julio

La presidenta Cristina Fernández siguió el resultado de las elecciones porteñas desde la quinta de Olivos y mandó a buena parte de su gabinete a acompañar a Daniel Filmus y a Carlos Tomada en el comando de campaña instalado en un hotel del centro porteño. Allí, los funcionarios destacaron la factura del Frente para la Victoria en un distrito históricamente adverso al kirchnerismo y celebraron el acceso a la segunda vuelta, a pesar de que la distancia que obtuvo Mauricio Macri fue mayor que la esperada. “Ganó una fuerza de carácter local, lo que implica que de todos los partidos que llevan candidato a presidente, ganó muy lejos el de Cristina”, reflexionó el ministro de Economía y parte de la fórmula del FpV en octubre, Amado Boudou. Otros compañeros suyos del gabinete se manifestaron en el mismo sentido.

“La noticia es que hay ballottage, acá no ganó nadie”, definió, tajante, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien señaló a “la mayoría de los medios que protegen a Macri” como principales responsables del buen resultado del PRO. El coordinador de ministros además destacó que se “obtuvo un resultado histórico para el peronismo porteño” y vaticinó que “la performance en el ballottage va a ser muy buena”. Fernández arribó temprano al hotel NH Tango, frente al Obelisco, donde pronto se refugió en el piso reservado a los candidatos, algunos funcionarios de primer nivel y su círculo de confianza. Antes habló con los medios, a quienes les expresó que “el proyecto nacional tiene que incluir a la Capital Federal”, por lo que la segunda vuelta del 31 de julio “se definirá entre dos proyectos de ciudad”.

El jefe de Gabinete también apuntó con munición gruesa contra los medios de comunicación que blindaron la figura del alcalde porteño: “Nadie menciona que el jefe de Gobierno fue a elecciones procesado. Si lo miramos desde nuestro ángulo, a pesar de todo esto, de Perfil, La Nación, Clarín y todos los esbirros de Magnetto que protegen al jefe de Gobierno, se alcanzó el ballottage”. “Este resultado se produce, lo digo en el marco de una denuncia, a pesar de los esbirros de Magnetto que han omitido hablar de todos los temas de la ciudad que andan mal, como las veredas, los subtes que no se terminaron, la educación y las escuelas de paro”, concluyó.

Con respecto a la segunda vuelta, a pesar de que varios partidos que a nivel nacional conforman la oposición, anticiparon su apoyo a Macri y el resto se manifestó equidistante entre ambas candidaturas, Fernández se mostró optimista porque “ningún candidato les puede decir a sus votantes qué deben hacer, porque hay un ciudadano pensante, que sabe que la Ciudad necesita un cambio. Acá hay dos proyectos, uno muy serio y otro que ya se vio que es capaz de no hacer en cuatro años”. En el mismo sentido se expresó la ministra de Seguridad, Nilda Garré, para quien “la gente se independiza en el ballottage con respecto a la primera vuelta, y vota de acuerdo con sus convicciones”.

Además se mostraron ayer en el comando de campaña el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman; el titular de la cartera de Interior, Florencio Randazzo; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y el viceministro de Economía, Roberto Feletti. Otro funcionario que ostentó protagonismo en la tarde de ayer fue Amado Boudou. El ministro de Economía, que compitió por la candidatura porteña antes de ser nombrado compañero en la fórmula presidencial encabezada por Cristina Fernández, también estuvo en el bunker kirchnerista y fue el único que reconoció haber estado en contacto con la Presidenta: “Hicimos un análisis de la tendencia –explicó– y sobre todo hablamos de temas de gestión, con medidas de aquellas cosas que la Argentina necesita para seguir creciendo”.

En diálogo con la prensa, Boudou destacó que “ganó una fuerza de carácter local, lo que implica que de todos los partidos que llevan candidato a presidente ganó muy lejos el de Cristina, porque detrás de Pino Solanas no hay cuarto: hay muchos apelotonados que representan a Duhalde, Carrió y Alfonsín”. Para el flamante candidato a vicepresidente, “además de ser el mejor resultado de toda la historia” del FpV, “ha dejado atrás a muchos candidatos” que se opondrán al kirchnerismo en octubre, demostrando que ese sector “tiene un piso mucho más alto” que el resto “para enfrentar la elección nacional”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.