EL PAíS › LO QUE DEJó LA ELECCIóN A JEFE DE GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Quiénes ganaron, quiénes perdieron

Mauricio Macri y el PRO, los grandes ganadores. El kirchnerismo consiguió su mejor elección en un distrito hostil. Las listas que apoyaron los principales candidatos presidenciales de la oposición –Alfonsín, Duhalde y Carrió– sumadas no llegaron ni al 6 por ciento.

Los que ganaron

- Mauricio Macri

Les hizo caso a sus asesores, abandonó su quimérica ambición presidencial para volver a candidatearse en la Ciudad y le salió bien. El triunfo obtenido ayer fue por un porcentaje incluso superior al que consiguió cuatro años atrás, lo que da cuenta de un liderazgo consolidado en el distrito: el PRO se impuso en todas las comunas y por amplio margen en la lista de legisladores. Si gana el ballottage, volverá a quedar posicionado como el referente de la derecha nacional y su apoyo volverá a ser anhelado por los opositores que competirán por la presidencia en octubre. Macri, ya lo anticipó, tiene su mira colocada en 2015.

- Daniel Filmus

Se quedó con la candidatura a jefe de Gobierno luego de ganarles una larga pulseada a sus adversarios internos y no decepcionó. Su cosecha de ayer fue superior a la de cuatro años atrás, lo que lo ratifica como uno de los candidatos del kirchnerismo más taquilleros para la Ciudad. Con todo, torcer el resultado en el ballottage del 31 de julio aparece demasiado complicado. En principio, necesitaría, en estas dos semanas, poner en marcha una campaña más aguerrida e imaginativa.

- Cristina Kirchner

En un distrito tradicionalmente hostil al peronismo en general y al kirchnerismo en particular, el Frente para la Victoria tuvo la virtud, en este comicio, de traspasar ese techo y hacer su mejor elección desde 2003. La Presidenta eligió la fórmula y la modalidad de sumar las listas de adhesión de Nuevo Encuentro y de Aníbal Ibarra, estrategias que se demostraron exitosas. Por otro lado, el caudal de votos obtenido viene a confirmar las encuestas que la ubican, con comodidad, como la candidata a la presidencia con mayor intención de voto en la Capital.

- Juan Cabandié

Cumplió en el primer test electoral que lo tuvo como protagonista encabezando la boleta para la Legislatura del Frente para la Victoria. La campaña sirvió para hacerlo conocido entre los porteños y, tal vez, posicionarlo para futuras candidaturas. La cosecha de ayer ampliará el bloque propio del kirchnerismo en la Legislatura de la ciudad. Por otro lado, ganó con amplitud –obtuvo casi el doble de votos– la competencia con las otras listas que acompañaron la fórmula Filmus-Tomada.

- María Eugenia Vidal

La ministra de Desarrollo Social debutó con éxito en plan electoral como compañera de fórmula de Mauricio Macri. Se sobrepuso a las denuncias que debió sufrir en plena campaña por su gestión en el ministerio y buscó mostrarse segura en sus apariciones televisivas, incluyendo los debates. Con su performance –y los votos que consiguió el macrismo– dejó en el olvido a Gabriela Michetti, quien en la anterior elección ocupó su lugar y hasta hace poco parecía una candidata irremplazable para el PRO.

Los que perdieron

- Pino Solanas

Cuando todos imaginaban que se candidatearía en la Ciudad, se lanzó a la presidencia. Cuando las encuestas dejaron en claro que eso no caminaba, bajó a la Ciudad, aunque sin antes elaborar un discurso acorde con las preocupaciones de los porteños. Para redondear el cuadro, se peleó con buen parte de sus aliados y se abrió del armado nacional del Frente Amplio Progresista. Se podría decir entonces que por mérito propio Solanas perdió la mitad de los votos del segundo puesto obtenido en las legislativas de hace apenas dos años y quedó ayer muy lejos de la pelea por el ballottage.

- Ricardo Alfonsín

La ciudad de Buenos Aires vino a sumarse ayer a la lista de elecciones provinciales de este año en las que la cosecha radical resultó desastrosa. En este caso resulta más llamativo porque la UCR supo ser gobierno en la Capital y tuvo entre la clase media porteña un núcleo sólido de adherentes. Alfonsín participó del cierre de campaña de Silvana Giúdici sin modificar el destino negro de la postulación de la diputada. Al cierre de esta edición, el radicalismo no conseguía consagrar ni siquiera un legislador porteño.

- Elisa Carrió

Se reservó para pelear la presidencia y designó a la senadora María Eugenia Estenssoro como su candidata para la Jefatura de Gobierno.

Pese a los afiches en conjunto (“Ok, estamos locas”), nada pudo detener la debacle de la Coalición Cívica en el mismo distrito en el que Carrió supo imponerse en las presidenciales de 2007 con casi el 38 por ciento. En apenas cuatro años, la CC descendió al 3 por ciento. Al igual que Alfonsín, anoche se mostraba feliz por el triunfo de Macri, ambos con ganas de hincar el diente al electorado macrista.

- Eduardo Duhalde

Promovió como candidato a Jorge Todesca, que no sólo no alcanzaba ni el 0,4 por ciento de los votos, sino que ni siquiera consiguió superar el umbral del desconocimiento absoluto luego de la campaña. Como ya había quedado claro en las elecciones provinciales, en su interna frustrada con Rodríguez Saá y en sus recorridas por el interior, la postulación de Duhalde no enciende pasiones. Le queda de consuelo que algunas encuestas lo muestran segundo como candidato a presidente en la Capital, aunque a años luz de CFK.

- Gabriela Michetti

Presionó por una candidatura a jefa de Gobierno que finalmente no pudo ser. Esa pelea tensó su relación con Macri, quien le perdió la confianza y la sacó del cuadro de sus dirigentes favoritos. Para más, la reemplazó en la vicejefatura por María Eugenia Vidal, quien supo desenvolverse durante la campaña y ayer fue la coestrella en el multicolor escenario del triunfo. Michetti recién se sumó en los últimos actos y anoche fue una más entre los que festejaron en Costa Salguero.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.