ECONOMíA › ARGENTINA Y BRASIL COORDINARAN POLITICAS DE PROTECCION COMERCIAL

Una barrera a la crisis

La ministra Débora Giorgi reveló que el gobierno argentino apoya la idea de Brasil de subir aranceles a las importaciones de algunos productos para proteger la industria nacional.

 Por Javier Lewkowicz

“El Gobierno toma todas las medidas necesarias para preservar el trabajo argentino”, sostuvo Giorgi./div>

Argentina y Brasil están analizando aplicar de forma coordinada políticas de protección comercial para hacer frente al delicado panorama internacional. “Brasil se está empezando a preocupar por algo sobre lo que Argentina ya se preocupaba hace un tiempo, que es el impacto negativo que generan en la industria nacional los excedentes de producción de otras partes del mundo y el ingreso de bienes por debajo del costo de producción”, señaló a Página/12 el secretario de Industria, Eduardo Bianchi. Por otro lado, el funcionario no descartó recurrir a medidas de administración del comercio para proteger a la industria nacional frente a desvíos de comercio que puede generar la progresiva devaluación del real (ver aparte).

La relación comercial con Brasil fue una de las principales preocupaciones que mostraron los empresarios bonaerenses durante el Primer Congreso Industrial organizado por la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uipba). En la apertura del evento, Débora Giorgi, ministra de Industria, no se refirió en forma explícita al impacto que podría tener en la industria local una profundización de la devaluación brasileña. Sin embargo, aclaró que “el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha demostrado que toma todas las medidas necesarias para preservar el trabajo y el aparato productivo de la Argentina”.

Pero las luces amarillas en materia comercial no provienen sólo del lado brasileño. Estados Unidos y Europa, a causa de la crisis internacional, redujeron sus importaciones por la caída en su nivel de actividad, lo que repercute sobre las exportaciones asiáticas. El stock excedente busca ser colocado en otros mercados emergentes dinámicos, como la Argentina. Por eso, Giorgi anunció frente a los empresarios que “vamos a acompañar a Brasil en su propuesta de subir el arancel externo común en una serie de posiciones arancelarias, para productos cuya importación de extrazona puede dañar a la industria. Además, estamos analizando implementar algún mecanismo para evitar problemas comerciales por bruscos movimientos en los tipos de cambio”.

Al término de una de las disertaciones, Bianchi explicó a un grupo de periodistas que la figura en la que se está pensando para sortear la sobreoferta en productos puntuales es la “excepción invertida”. El Mercosur prevé, para casos donde los países buscan incentivar el ingreso de determinado bien de capital para impulsar la tecnificación de un sector, la reducción del arancel externo común a través de una “excepción”. “Lo que Argentina propuso el año pasado fue una excepción invertida. Pretendíamos que en el marco de la crisis internacional se pudiera aumentar el arancel para los casos donde tengamos excesos de algunos productos importados. Esa propuesta la llevamos al Mercosur, pero en su momento Brasil no la tomó. Ahora Dilma Rousseff está dispuesta a conversar sobre el tema. La idea es poder aumentar los aranceles de forma transitoria”, manifestó Bianchi. El gobierno argentino espera llegar a un acuerdo con los demás países del bloque en la próxima cumbre del Mercosur, que tendrá lugar en diciembre, aunque ya hubo reuniones preliminares para trabajar sobre el tema. Se buscaría ampliar la lista de excepciones de 100 a 200 o hasta 300 bienes finales.

Por otro lado, el gobierno brasileño pedirá autorización a la OMC para elevar el arancel externo consolidado por encima del 35 por ciento, que es el máximo permitido por la entidad reguladora del comercio global, para casos de bruscas devaluaciones de monedas fuertes. “Brasil propone que frente a una devaluación del dólar o del euro que incentive el ingreso de excedentes comerciales, Argentina o Brasil puedan, por ejemplo, poner un arancel del 40 por ciento, valor que actualmente supera el techo permitido por la OMC”, dijo Bianchi. La iniciativa podría implementarse sólo si es aprobada por el organismo.

–La pérdida de valor de esas monedas se observa en general de una forma gradual. ¿Esperan movimientos más agresivos?–preguntó a Bianchi este diario.

–Depende de cómo continúe la crisis. Puede terminar con un desplome del euro o del dólar. Es una eventualidad. Ante ello, Brasil propone –y a nosotros nos parece bien– tener ese instrumento preparado.

Esta estrategia brasileña marcadamente más proteccionista respecto a la que el país vecino mostraba meses atrás se completa con la intención de la administración de Rousseff de modificar su legislación antidumping. “Quieren seguir un camino que nosotros empezamos hace un tiempo. Buscan aplicar derechos antidumping en forma retroactiva y complementarlos con investigaciones de origen (para evitar las maniobras de triangulación)”, agregó Bianchi.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.