ECONOMIA › LA INDUSTRIA AVANZO 5,1 POR CIENTO EN SEPTIEMBRE EN COMPARACION CON EL MISMO MES DEL AñO PASADO

Marcha a buen ritmo, con un cambio menos

La producción continuó registrando aumentos destacados en el tercer trimestre, aunque a una velocidad no tan intensa como en la primera mitad del año. La industria automotriz registró una menor demanda de Brasil, su principal mercado de destino.

 Por Javier Lewkowicz

La producción industrial creció en septiembre 5,1 por ciento frente al mismo mes del año pasado, informó ayer el Indec. El tercer trimestre cerró con una suba interanual de 5,7 por ciento, bastante por debajo del alza que se registró en la primera parte del año, y evidenció una leve caída de 0,1 por ciento frente al segundo trimestre. La desaceleración de la industria automotriz y de otros sectores conectados a esa rama, a causa de la menor demanda de Brasil, es uno de los principales factores que explican el sendero de crecimiento más suave por el que transitó la actividad manufacturera en los últimos tres meses. En lo que va del año, el crecimiento de la industria es de 7,9 por ciento. La suba de la manufactura impactó en la utilización de la capacidad instalada, que se ubicó en 83,6 por ciento, el máximo desde la salida de la convertibilidad.

El crecimiento en la producción de vehículos en septiembre fue de 7,2 por ciento en forma interanual, bastante por debajo de la suba de 20,1 por ciento que acumula en el año. De hecho, mostró una baja de 3,5 frente a agosto, según datos oficiales. Se fabricaron 79.977 unidades en el mes, consignó Adefa, de las cuales el 55 por ciento fueron exportadas, la mayor parte, a Brasil. En el país vecino la producción bajó en septiembre en forma mensual 19,7 por ciento, y en la comparación anual la caída fue de 6,2. En tanto, el patentamiento en Brasil avanzó sólo un 1,5 por ciento interanual. Esa situación ofrece un marcado contraste frente a la dinámica del mercado local, donde los patentamientos subieron el 31,6 por ciento.

A pesar del fuerte avance de las ventas a nivel interno, el peso de Brasil para la industria nacional define el grado del impacto local del freno en el mercado vecino. Ese efecto se amplifica, aseguran industriales, por las licencias no automáticas de importación que aplica el gobierno de Rousseff, instrumento con el que busca regular el flujo de comercio bilateral. La trama metalmecánica, compuesta por muchas firmas autopartistas, avanzó 8,4 por ciento en forma anual, por encima de la media de la manufactura, pero por debajo del avance acumulado de 13,9 por ciento que muestra ese sector en lo que va del año. Las industrias metálicas básicas, también vinculadas con el sector automotor, avanzaron en forma anual 5 por ciento, con una caída de 6,3 mensual. Con una lógica similar, la producción de neumáticos bajó 4,8 por ciento en la comparación mensual. Analistas sectoriales prevén para los próximos meses un ritmo de producción de autos estable pero menor al de principios de año.

Por encima de la media avanzó en septiembre un 9,9 por ciento el sector de minerales no metálicos, que agrupa a la industria vinculada con la actividad de la construcción. El cemento, por ejemplo, creció 16,5 por ciento. En tanto, el sector de papel y cartón subió 6,5 por ciento, mientras que la edición e impresión, 1,2 por ciento (ver nota aparte). La fabricación de sustancias y productos químicos avanzó 4,9 por ciento, impulsada por los agroquímicos (8,1) y productos farmacéuticos (8,9 por ciento). Por su parte, la industria alimentaria creció 3,2 por ciento en septiembre, y acumula en el año un alza de 4,2. En el mes, lideraron la suba carnes blancas, lácteos y bebidas. A la vez, la refinación de petróleo subió 1,8 por ciento, aunque en el año acumula un declive de 5,2 por ciento.

Fue especialmente flojo el de-sempeño del sector textil, que bajó 4,2 por ciento en el mes respecto del año pasado. Hilados de algodón disminuyó 5,9; fibras sintéticas, 20,8 y en tejidos, la merma fue de 3,8 por ciento. Empresarios del sector advierten que las importaciones desde Asia han crecido en el último año y ganado participación en el mercado local, en detrimento de la producción nacional. La crisis internacional, que limita las exportaciones de China hacia Europa y Estados Unidos, incrementa la presión de esos stocks sobre mercados emergentes, como la Argentina.

Según la encuesta de expectativas que realiza el Indec, el 66,7 por ciento de los empresarios consultados estima que la demanda interna se mantendrá estable en el cuarto trimestre, el 22,9 por ciento prevé una suba y el 10,4 por ciento, una baja. El 96 por ciento no espera cambios en la plantilla de personal.

Compartir: 

Twitter
 

Por encima de la media avanzó la construcción. El cemento, por ejemplo, creció 16,5 por ciento.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.