ECONOMIA › EL CENTRAL CONVOCO A ENTIDADES PRIVADAS NACIONALES

La orden es tener la canilla abierta

Las autoridades del Banco Central pretenden evitar que las entidades privadas reduzcan los niveles de crédito y limiten la expansión de la actividad industrial como reacción al escenario de fuga de capitales y la profundización de la crisis financiera internacional. La presidenta de la autoridad monetaria, Mercedes Marcó del Pont, recibió ayer a la cúpula de la asociación de bancos privados de capital argentino (Adeba). El eje del segundo encuentro con banqueros que planteó la funcionaria fue la necesidad de preservar las líneas de financiamiento a las empresas, a diferencia del comportamiento desplegado en 2008 y 2009.

Los directivos de los bancos Macro, Galicia, Hipotecario y Patagonia, que participaron de la reunión, expresaron su compromiso de no reiterar esa estrategia procíclica que también los perjudicó, ya que perdieron carteras de clientes. Anteayer, Marcó del Pont se reunió con los representantes de ABA, los bancos extranjeros que operan en el país, y mañana será el turno de Abappra, el organismo que agrupa a bancos públicos y algunas entidades privadas.

Frente a los primeros indicios de la desaceleración en los niveles de actividad y las crisis económicas, los sistemas bancarios reducen su oferta de crédito. Entre mediados de 2008 y fines de 2009, las entidades privadas de capital argentino y extranjero sobreactuaron ese comportamiento: limitaron los préstamos al sector productivo, que pasaron de crecer al 40 por ciento a hacerlo a una tasa del 5 por ciento, subieron las tasas de interés y, en consecuencia, ampliaron su liquidez en forma significativa. Al mismo tiempo, lograron alcanzar niveles elevados de rentabilidad. La contracara la ofrecieron los bancos públicos, que ampliaron su oferta crediticia.

“El Banco Central planteó la necesidad de que los bancos mantengan líneas de financiamiento a las empresas. El objetivo es evitar la respuesta anticipada y exagerada que se observó en 2008 y 2009. La descompresión del mercado cambiario permitirá recomponer los depósitos”, explicaron desde la autoridad monetaria. Marcó del Pont estuvo acompañada por el vicepresidente de la entidad, Miguel Pesce. En el breve encuentro, los banqueros encabezados por el titular de Adeba y presidente del Banco Macro, Jorge Brito, coincidieron en destacar que los préstamos comerciales, los adelantos y descuento de documentos funcionan como mecanismo de fidelización de clientela. Precisamente, hace dos años el comportamiento de las entidades privadas significó la pérdida de clientes, que recurrieron a la banca pública para cubrir sus necesidades financieras y canalizar el pago de salarios. Brito arribó a la sede del Central junto con el titular del Banco Hipotecario, Eduardo Elsztain; su colega del Banco Pagatonia, Jorge Stuart Milne, y el director del Banco Galicia, Antonio Garcés.

“Los banqueros poseen una visión optimista de las perspectivas económicas del país y van a ser más prudentes antes de comenzar a negar créditos a las empresas y financiamiento del capital de trabajo. Están dispuestos a trabajar para que no se profundice un menor ritmo de crecimiento del crédito”, señalaron desde el Banco Central. En la actualidad, el nivel de crédito con respecto al PIB ronda el 13 por ciento, un nivel bajo en la comparación regional e histórica, y las líneas destinadas al sector productivo están relegadas a un segundo plano. El mayor impulso proviene desde el sector público. Si bien no fueron el eje de la discusión, las tasas de interés volvieron a concentrar las principales diferencias a ambos lados de la mesa de debate.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.