ECONOMIA › AUTORIDADES NACIONALES Y PORTEñAS DEBATIRAN DESDE MAñANA EL TRASPASO DEL SERVICIO A LA CIUDAD

Una transferencia que viaja en subte

El gobierno nacional dice que el traspaso será con recursos, pero el monto será parte de la negociación. Macri elogia la reducción de subsidios, pero exige los fondos. Hoy, la Nación destina más de 700 millones para subsidiar la tarifa.

 Por Eduardo Videla

Autoridades nacionales y del gobierno porteño se reunirán mañana para comenzar a discutir la transferencia de la administración del sistema de subterráneos y el Premetro del ámbito nacional a la órbita de la ciudad de Buenos Aires. El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, anunció que el traspaso se hará “con recursos”, pero no aclaró el monto que se destinará. El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aceptó el convite, y en su gabinete ya empezaron a sacar cuentas: si la Nación no transfiere los 700 millones que hoy destina a subsidios, la gestión PRO se verá en la disyuntiva de compensar esos aportes mediante nuevos subsidios o bien por un aumento de tarifas. Todo eso, en definitiva, estará mañana en la mesa de negociaciones.

La transferencia de la gestión del servicio de subte y Premetro forma parte del paquete de medidas destinado a reducir subsidios del Estado nacional a distintos sectores, anunciado ayer por los ministros Julio De Vido y Amado Boudou (ver página 3). De Vido puntualizó que desde 2003, el gobierno nacional invirtió cerca de 1700 millones de pesos para el mejoramiento de esos servicios y precisó que en 2010 “los subtes recibieron subsidios por 706 millones”.

“Los convocamos con la mejor buena fe, no es una chicana, sino cumplir con la ley, en el marco del federalismo”, aclaró el ministro, invocando la autonomía de la Ciudad, consagrada en la Constitución de 1994. Fundamentó la decisión, además, en que “el subterráneo y el Premetro no tienen un milímetro de servicio fuera de la ciudad de Buenos Aires” y, sin embargo, los subsidios son afrontados con recursos de todas las jurisdicciones. “Tenemos la mejor vocación de diálogo y la instrucción que tengo de la Presidenta (Cristina Fernández) es avanzar en el marco de la buena fe.”

Macri hizo una evaluación favorable de la convocatoria. “Estaremos presentes en la reunión del viernes para discutir la transferencia de los subtes con recursos”, aclaró. Además consideró “muy positiva” la decisión de “encarar una política de reducción de subsidios”. En el mismo sentido, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, estimó que era “una buena noticia que el Gobierno encare de una vez por todas el tema de los subsidios”.

Sin embargo, por lo bajo, las opiniones de los funcionarios porteños eran otras. Es que si el gobierno nacional pretende reducir los subsidios, razonaban, no va a transferir la misma cantidad de dinero que hoy destina al servicio, con lo cual Macri debería pagar el costo de afrontar un aumento tarifario.

El servicio de subterráneos y Premetro está concesionado por el Estado nacional a la empresa Metrovías. El contrato, celebrado en 1994, vence en 2017. La tarifa hoy es de 1,10 peso y, según fuentes de la empresa, los subsidios alcanzan a cubrir 1,70 peso por pasaje, con lo cual la eliminación total de los subsidios implicaría llevar el valor del pasaje a 2,70.

Obviamente, eso no va a ocurrir, porque la Nación va a transferir una suma aún no determinada. Pero además, el servicio podría quedar encuadrado en el esquema de tarifas diferenciadas, con subsidios selectivos para las personas de bajos recursos que no podrían afrontar un aumento, propuesto por Schiavi. De acuerdo con los estudios realizados por la Secretaría de Transporte a través de la tarjeta SUBE, sólo el 11 por ciento de los 1,3 millón de usuarios que cada día viajan en subte tendría necesidad de ser subsidiado.

Desde 2003, la empresa Metrovías se limita a operar el servicio: “En virtud de la emergencia ferroviaria, no se realizan desde entonces las inversiones de infraestructura comprometidas en el contrato”, admiten a este diario fuentes de la empresa. Las obras de extensión de la red (líneas A, B, D y H) están a cargo de la Ciudad, per la Nación lleva adelante trabajos de ampliación de la Línea E hasta Retiro. ¿También serán transferidas esas obras? El tema también estará en la mesa de negociación.

“Si hay acuerdo, la transferencia debe hacerse de manera ordenada, va a llevar por lo menos dos meses”, estimó el titular de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), Juan Pablo Piccardo, en declaraciones a Página/12. Para el funcionario, “el traspaso de la red de subtes debe ser con el pago de los subsidios hoy vigentes porque hoy el sistema tiene un déficit de 700 millones de pesos por año”.

La propuesta no pasó inadvertida para el combativo Sindicato de Subtes. “Estamos atentos, nos gustaría tener más información. El tema del traspaso se venía hablando desde la época de (el ex jefe de Gobierno Aníbal) Ibarra”, dijo a este diario Roberto Pianelli, secretario general del gremio. “Ahora, la empresa usa este tema para frenar las negociaciones por condiciones de trabajo”, agregó

Hoy, Piccardo, Rodríguez Larreta, el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chaín; su par de Hacienda, Néstor Grindetti, y el secretario general, Marcos Peña, se reunirán en el Jardín Botánico. Intentarán diseñar una estrategia para llevar mañana a la reunión con De Vido y Schiavi.

Compartir: 

Twitter
 

Sobre 1,3 millón de pasajeros diarios, el 11 por ciento no podría afrontar un aumento tarifario.
Imagen: Télam
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared