ECONOMIA › LA EMPRESA TEXTIL SUSPENDIO OPERACIONES ESTA SEMANA EN CINCO PLANTAS FABRILES

Alpargatas hizo una pausa en el camino

La compañía paró a cerca de 1500 operarios, menos de un tercio de su plantilla, frente a una desaceleración de la demanda interna. Repetirá las suspensiones en la primera semana de mayo. La firma negó problemas con las importaciones.

 Por Javier Lewkowicz

La empresa de calzado y textiles Alpargatas, propiedad del grupo brasileño Camargo Correa, suspendió durante esta semana las operaciones en cinco de sus nueve plantas, y lo mismo hará los primeros días de mayo, para reducir sobrestocks generados por la menor dinámica de la demanda interna de sus productos, según informó la compañía. La decisión no guarda relación con la situación económica en Brasil ni con la política de administración de comercio que despliega el Gobierno, y en cambio el ajuste en la producción es una operatoria que se hace una vez por año, señalaron a este diario desde la firma. Desde la cámara que nuclea a los fabricantes de calzado confirmaron que la demanda en general presenta niveles de crecimiento inferiores a los del año pasado, aunque no registran que otras empresas tengan problemas, diagnóstico que comparten en el sindicato.

“Existen sobrestocks por desaceleración de las ventas internas. Se decidió aprovechar estas semanas que tienen varios feriados para dejar de producir y reducir esas existencias, cuyo almacenamiento supone un costo para la empresa”, indicó a Página/12 el vocero de la firma, Juan Carlos Lynch. Entre 1200 y 1500 trabajadores de Alpargatas, algo menos de una tercera parte de la plantilla total, que asciende a 5000 empleados, no concurrieron a la fábrica durante el martes, ayer y hoy y no lo harán el sábado. Tampoco trabajarán en los tres días que le siguen al 1º de mayo.

La medida afecta a cinco de las nueve plantas que la empresa tiene en todo el país, aquellas que se dedican a la producción de calzado de las marcas Topper, Flecha y Pampero. Esas fábricas están ubicadas en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Tucumán, Catamarca y San Luis. Por las jornadas de suspensión los trabajadores recibirán el 70 por ciento de su salario, arreglo al que llegaron los directivos de la firma con la Asociación Obrera Textil. “Es una decisión consensuada. Por ahora se trata de bajar un poco el ritmo de producción porque están con mucho stock, producto de que el año pasado se creció muy fuerte”, indicó a este diario Jorge Lobais, secretario general del gremio.

Consultado sobre la situación del sector, Lobais señaló que “en general es estable, la demanda se desaceleró, algo que se percibió con claridad en los últimos cinco meses. Ahora estamos algo mejor de lo que pensábamos”. Por su parte, Horacio Moschetto, secretario de la Cámara Argentina del Calzado (CIC), indicó que “no estamos trabajando como el año pasado, pero tampoco existen señales fuertes de suspensiones, fuera del caso actual que es temporario, hasta que se acomode la línea de producción. El año pasado crecimos un 7 por ciento y llegamos a un record de 115 millones de pares, abasteciendo al 82 por ciento del mercado interno. Teníamos una previsión para 2012 de un avance del 5 por ciento, cifra que no sé si vamos a poder alcanzar”, agregó. Según datos del Indec, en el primer bimestre del año la industria textil registró una caída de 8,4 por ciento, aunque no están discriminados los datos de calzado.

En relación con la administración de comercio que aplica el Gobierno, Moschetto resaltó que “la importación de bienes finales e insumos directos viene exactamente al mismo ritmo que el año pasado”. Una empresa que tuvo inconvenientes de producción por el faltante de insumos fue Dass, que fabrica en la provincia de Misiones productos de las marcas Fila y Umbro. “Igualmente esa situación ya se destrabó”, advierten en la CIC.

En ese sentido, en Alpargatas aseguran que “no incide de ningún modo la política comercial, porque tenemos un grado de integración de partes nacionales muy alto”, describió Lynch. De los siete millones de pares que la firma vende en Argentina, se fabrican a nivel local seis millones y buena parte del resto es adquirido a China. Alpargatas pertenece al grupo empresario brasileño Camargo Correa, también dueño de la cementera Loma Negra. Esas operaciones se concretaron en 2007 y 2005, respectivamente, y forman parte de las principales desnacionalizaciones de firmas industriales ocurridas desde la salida de la convertibilidad.

Compartir: 

Twitter
 

El caso de Alpargatas es puntual, según remarcaron dirigentes empresarios y sindicales.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.