SANTA FE › EL TRIBUNAL ORAL FEDERAL SUSPENDIO EL PROCESO CONTRA DIAZ BESSONE EN PARANA, LA JUSTICIA PUEDE ESPERAR

En Paraná, la justicia puede esperar

El represor, condenado en Rosario, fue considerado no apto
para afrontar un juicio. Está acusado por tres desapariciones
y 31 casos de privación ilegítima de la libertad y aplicación de torturas.

 Por Juan Cruz Varela

Desde Paraná El Tribunal Oral Federal de Paraná decretó la suspensión del proceso contra Ramón Genaro Díaz Bessone, por considerar que no está en condiciones psíquicas de comprender cabalmente y en detalle las imputaciones y enfrentar el devenir de un proceso penal. El ex jefe del Segundo Cuerpo de Ejército está acusado, junto con otros ocho represores, por crímenes de lesa humanidad cometidos en la zona este de la provincia de Entre Ríos durante la última dictadura. "El procesado Díaz Bessone no está en condiciones psíquicas de estar en juicio en la audiencia de debate en la presente causa, pues no posee aptitud para afrontar en plenario una intervención activa y efectiva en ejercicio del derecho de defensa, de intervenir en aquellos actos que imprescindiblemente requieren de su personal participación; tampoco puede tomar decisiones acerca de cuál ha de ser su comportamiento durante el debate oral, como que está incapacitado de controlar materialmente la recepción de la prueba y contrarrestar aquella que le fuere adversa". Con esas palabras, en la voz de su presidenta, Lilia Carnero, el tribunal comunicó su decisión de separar al ex comandante del Segundo Cuerpo de Ejército del juicio. La novedad fue dada a conocer apenas ocho días después de que el Tribunal Oral Federal de Rosario impusiera para Díaz Bessone una condena de prisión perpetua por los delitos de homicidio calificado por alevosía, privación ilegítima de la libertad y tormentos contra 91 víctimas que pasaron por el centro clandestino de detención que funcionó en el Servicio de Informaciones (SI) de la ex Jefatura de Policía. Según dijeron los camaristas, el represor tuvo durante la etapa de instrucción una "intervención activa, de argumentada resistencia a la imputación", por lo que considera que esa es "la conducta que es dable espera de él cuando se encuentra en condiciones óptimas de capacidad mental, con aptitud de comprender cabalmente y en detalle lo que se le imputaba"; en contraste con "su estado actual silente, de desinterés, de desafectación o rechazo de la situación y que solo halla explicación y se concilia entonces con la incapacidad o ineptitud mental que actualmente padece derivada de su actual deterioro cognitivo, como de su estado depresivo e hipobúlico con indudable impacto en toda su estructura subjetiva y en sus actos voluntarios, posterior al ACV isquémico que sufriera el año pasado". Luego de conocida esta resolución, los querellantes adelantaron que apelarán la decisión del tribunal ante la Cámara Nacional de Casación Penal y esperan que también lo hagan los fiscales, para exigir que Díaz Bessone sea sometido a estudios físicos y psicológicos que acrediten con niveles de certeza su estado de salud. "Nuestra insatisfacción con la decisión es total y absoluta", admitió el abogado Marcelo Baridón a Rosario/12. En tanto, Rubén Pagliotto acotó que "es una decisión ligera que no se ha adecuado a ningún estándar científico, porque ningún perito se ha manifestado en forma explícita respecto de que no comprendía". La semana pasada el tribunal en pleno se trasladó hasta el departamento donde Díaz Bessone cumple arresto domiciliario en Rosario, para constatar en forma personal su estado de salud. Si bien en un principio la entrevista era para establecer si el represor estaba en condiciones de participar de las audiencias de debate, luego el defensor oficial Mario Franchi planteó la suspensión del proceso por considerar que no estaba en condiciones de psíquicas de afrontar un proceso penal. El planteo de la defensa fue rechazado por los fiscales y querellantes, y los peritos del Cuerpo Médico Forense Esteban Toro Martínez, Celminia Guzmán y Mónica Herrán ratificaron lo declarado ante el Tribunal Oral Federal de Rosario el 5 de marzo pasado: Díaz Bessone presenta un deterioro "leve a moderado" en su capacidad de concentración y de memoria, pero que podría seguir el juicio desde su domicilio. No obstante, sugirieron que se lo someta a un estudio multidisciplinario para establecer fehacientemente su estado de salud, que podría realizarse en días consecutivos, primero las especialidades médicas y luego los exámenes psicológicos y neurológicos. Pero esto no fue atendido por el tribunal de Paraná. Díaz Bessone está imputado como integrante de una asociación ilícita, en el marco de un plan sistemático de persecución y exterminio de militantes. Se trata de tres causas acumuladas por hechos ocurridos en Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay, y se le atribuyen la comisión de los delitos de allanamiento ilegal de domicilio, privación ilegítima de la libertad y aplicación de torturas en perjuicio de 31 víctimas, y tres casos de desaparición forzada de personas.

Compartir: 

Twitter
 

El edificio donde Díaz Bessone cumple arresto en Rosario.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.