ECONOMíA › JOSé ANTONIO OCAMPO, CANDIDATO DE AMéRICA LATINA PARA EL BANCO MUNDIAL

“El plan argentino es exitoso”

El prestigioso economista, ex titular de la Cepal, será entrevistado hoy por los 25 directores del Banco Mundial en la competencia para ocupar la presidencia de ese organismo internacional. Impulsan su candidatura los países latinoamericanos.

 Por Tomás Lukin

El economista colombiano José Antonio Ocampo será entrevistado hoy por los 25 directores del Banco Mundial en la contienda para ocupar la presidencia de la institución. El ex titular de la Cepal cuenta con el apoyo de los países de América latina como Argentina y Brasil, pero debe enfrentarse a una tradición que impone desde 1946 para ese cargo al candidato de Estados Unidos. Ocampo fue ministro de Desarrollo Económico y de Hacienda de los distintos gobiernos de Ernesto Samper y titular de Agricultura durante la presidencia de César Gaviria. En diálogo con Página/12, el prestigioso economista neoestructuralista destacó el comportamiento macroeconómico argentino y cuestionó las políticas de ajuste desplegadas por los países de Europa. El profesor de la Universidad de Columbia defiende la política contracíclica y la relevancia del Estado como agente de desarrollo, así como advierte la necesidad de una nueva arquitectura financiera internacional.

–¿Por qué los países de América latina exhibieron una mayor fortaleza para enfrentar la crisis internacional?

–La fortaleza se debe a la menor vulnerabilidad externa acumulada durante el auge 2003-2007, que se refleja en la reducción de la deuda externa y el incremento de las reservas internacionales. Son factores esenciales que permitieron a los países desplegar políticas anticíclicas durante la crisis. En Sudamérica también incidieron los altos precios de los productos básicos que, si bien cayeron al comienzo de la crisis, se recuperaron impulsados por la demanda de China. Los productos energéticos y mineros exhiben precios elevados en términos históricos y eso ayudó a mantener condiciones favorables para el crecimiento. Un último elemento relevante fue la rápida acción a comienzos de la crisis de los países desarrollados para evitar el colapso. Así la duración de la crisis para nosotros fuera más corta, mientras que las crisis asiática y de deuda latinoamericana se prolongaron seis y ocho años, respectivamente.

–¿Cree que las políticas de ajuste, como la flexibilización laboral impulsada por España, permitirán recuperar el crecimiento económico en Europa?

–Las políticas de ajuste contribuyen a profundizar la crisis. Los mecanismos de apoyo, la reducción de la deuda griega y la capitalización de los bancos ayudan a restablecer la confianza, pero los ajustes fiscales están profundizando la crisis en el corto plazo. En el mediano plazo lo que me parece más complejo de Europa es la ausencia de una estrategia de crecimiento. La obsesión del ajuste durante la crisis hizo desaparecer la posibilidad de una nueva estrategia de crecimiento para la Eurozona.

–¿Cómo evalúa la evolución de la economía argentina desde 2003?

–El comportamiento de la Argentina ha sido sobresaliente en materia de crecimiento económico y sus cuentas fiscales y externas. Las perspectivas de aquellos que pregonaron que el abandono de la convertibilidad y la reestructuración de la deuda iban a ser un absoluto fracaso no se cumplieron. Argentina es una de las economías más dinámicas de la región. Eso no quiere decir que no haya problemas económicos, como pueden existir en todos los programas, como la inflación, la existencia de una tendencia a la apreciación del tipo de cambio, la necesidad de una reforma tributaria más estructural. El plan macroeconómico argentino es exitoso y el escenario que se pintó que iba a terminar en un colapso del crecimiento y una hiperinflación no se dio.

–¿Los déficit fiscales son un problema?

–Las finanzas públicas deben ser sostenibles con políticas anticíclicas de corto plazo. Como ministro de Hacienda de Colombia hice medidas de ajuste por la tendencia ascendente del déficit. Cuando no hay una situación fiscal sostenible, la posibilidad de que la macroeconomía se salga de control es muy alta. Existen otras fuentes que conducen a las crisis, como la ausencia de buenas regulaciones financieras y los desequilibrios de balanza de pagos. La sostenibilidad de las finanzas públicas exige políticas anticíclicas a corto plazo con más austeridad en los períodos de auge y menos en los períodos de crisis para reactivar la economía con el gasto público. Se debe tener superávit fiscal durante los períodos de auge.

–Considera factible superar la tradición que indica que la dirección del Banco Mundial esté encabezada por un norteamericano, mientras que la conducción del FMI queda en manos de un europeo.

–Esa regla es contraria a los principios del multilateralismo. Estoy en esta contienda porque creo que hay posibilidades de cambiarla. Espero que sea en esta ocasión pero, si no, vamos a dejar sembrada una nueva forma de elegir al presidente del Banco Mundial. Si la elección se basa en el mérito, tengo muchas posibilidades. Si termina siendo en base al poder de voto, las posibilidades serán menores. Es difícil y dependerá de que el grupo de economías emergentes y en desarrollo permanezca unido.

–¿Que cambiaría del Banco Mundial?

–Propuse tres grandes objetivos para el BM. El principal objetivo seguirá siendo la lucha contra la pobreza, priorizando a los países más pobres, pero también a los de renta media. El segundo es la contribución a la defensa de bienes públicos globales, principalmente la lucha contra el cambio climático. El tercero es utilizar el banco como foro de diálogo y discusión de políticas para enfrentar los retos de la reestructuración económica global. Para esos objetivos hay cuatro instrumentos: el financiamiento, la investigación, el trabajo con el sector privado y la cooperación con otros organismos multilaterales.

Compartir: 

Twitter
 

José Antonio Ocampo, candidato al BM, debe enfrentarse a la tradición que dispone ese cargo para EE.UU.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.